Una de las cosas que hace que los seres humanos seamos únicos es nuestra inventiva y creatividad para inventar cosas. Muchas veces no nos importa el riesgo que esto pueda conllevar si se puede conseguir cambiar el mundo. A lo largo de la historia miles de inventores tuvieron éxito en cosas que nadie podía imaginar y nos llevaron a tener una tecnología más moderna. Sin embargo, muchos de estos inventos acabaron con sus creadores, lo cual no era algo que esperaran. A continuación hablaremos de varios inventores que perdieron la vida precisamente debido a lo que inventaron. Para muchos de ellos, puede que incluso mereciera la pena.

Thomas Andrews y su Titanic

foto-1

Thomas Andrews fue el arquitecto jefe del famoso transatlántico Titanic y tuvo el honor de hacer el primer viaje en la nave de su creación, Andrews sabía de antemano que su barco podía ser vulnerable en aguas heladas y con icebergs. Por este motivo al principio había ordenado reforzar el casco y poner más botes salvavidas. Al final los costes iban a ser demasiado elevados y el casco no se reforzó. En lugar de los 46 botes salvavidas, solo se pusieron 20.

Cuando el Titanic chocó contra el iceberg el 15 de abril de 1912, el arquitecto ayudó a mucha gente para que llegaran a los botes. Sin embargo, el prefirió quedarse en su barco. La última vez que se le vio, estaba en un salón de primera clase fumando. Su cuerpo nunca fue recuperado.

El inventor de la prensa

foto-2

El inventor William Bullock fue el creador de la prensa moderna. Mientras estaba instalando su máquina en Filadelfia, trató de poner un correo en una polea con la mala suerte de que su pierna quedó aplastada en uno de los mecanismos de la máquina. Debido al accidente se le engangrenó la pierna y había que amputársela. Murió durante la operación por complicaciones.

Jean-Francoise Pilatre de Rozier

foto-3

Rozier fue un profesor francés de química y física, aparte de ser el verdadero precursor de la aviación. Creo el primer vuelo en un globo de aire caliente en 1783. También fue el primer experimento donde se usó hidrógeno como propulsor. Rozier tuvo algún que otro percance con el hidrógeno, donde en una ocasión perdió el pelo y las cejas por una llamarada. Esto hizo que renunciara a usarlo al ser demasiado inflamable.

En 1975 se propuso cruzar el canal de la mancha en globo. Comenzó el viaje con otro pasajero, pero por desgracia tuvo un accidente y ambos murieron.

El proyecto Manhattan

foto-4

Louis Slotin fue un físico nuclear americano que trabajó en el proyecto Manhattan. Después de la guerra este físico continuó experimentando con plutonio. Tuvo un accidente al intentar realizar una fisión, lo cual liberó una gran cantidad de radioactividad. Cuando se dio cuenta lo que había pasado cubrió el material con su propio cuerpo mientras que el resto del equipo huyó del lugar. Murió dos semanas después de haber sido expuesto a la radiación.

El especialista e inventor Karel Soucek

foto-5

Soucek diseñó un barril especial a prueba de golpes y lo usó para tirarse con el en las cataratas del Niágara. Sus inventos parecían funcionar bien ya que salió con vida de todas sus pruebas temerarias. Uno de sus inventos fue una cápsula mejorada también resistente a las colisiones. La idea fue probarla tirándola desde el tejado de un edificio en Houston hasta un pequeño contenedor de agua para amortiguar algo el golpe. Sin embargo, la capsula no cayó en el contenedor y Soucek murió a causo del impacto. Algunos amigos suyos le habían intentado convencer de que no lo hiciera, porque lo veían una temeridad.

La primera motocicleta

foto-6

Sylvester H. Roper fue el inventor de la primera moto. Lo que era realmente era una bicicleta a la que le añadió un motor. En 1986 estaba probando una de sus creaciones y había llegado a la velocidad de 64 kilómetros por hora. De repente se cayó de la moto y murió. En la autopsia revelaron que fue debido a un ataque al corazón, pero no se sabe si fue por el accidente o el ataque fue antes. Tenía 72 años cuando ocurrió.

El complicado invento del submarino

foto-7

Fue Horace Lawson Hunley el que inventó el submarino y lo cierto es que hubo muchas dificultades con este invento. Su primer prototipo dejó atrapado a siete marineros bajo el agua y todos murieron. Esto hizo que volviera a revisar todo el diseño de su invento, y al final consiguió un nuevo modelo mucho más seguro y mejorado. Esta vez quiso probarlo el mismo, por lo que se incluyó en la tripulación por si surgían problemas. Por desgracia este intentó también falló y el submarino no pudo volver a la superficie. Toda la tripulación murió incluyendo a Hunley.

Marie Curie y sus estudios sobre la radiación

foto-8

Quizá sea el caso más conocido por todo el mundo. Marie Curie fue una física y química polaca que fue pionera en la investigación de la radioactividad. Por sus descubrimientos ganó el premio Nobel dos veces. Aparte de de sus teorías sobre la radioactividad y descubrir dos elementos, también fue la inventora de las radiografías o máquina de rayos X. Sin embargo, tantos años expuesta a estos materiales le pasaron factura y murió en un hospital francés. Se dice que se protegía poco de las radiaciones, y de hecho solía llevar tubos de ensayo con plutonio en los bolsillos de su bata.

Alexander Bogdanov y la eterna juventud

foto-9

Alexander Bogdanov fue un médico ruso entre otras cosas, ya que también fue escritor, político e inventor. Estuvo en la cárcel por formar parte activa en la revolución bolchevique, y a punto estuvo de ser ejecutado. Sin embargo finalmente se le absolvió y volvió a dedicarse a la medicina. Se obsesionó especialmente con la sangre, y estaba convencido que las transfusiones de sangre eran un sistema para conseguir la eterna juventud. El mismo se puso como conejillo de indias para demostrar sus teorías.  Sin embargo, en una de las transfusiones se inyectó sangre contaminada con malaria y tuberculosis. Murió solo dos días después. Luego se supo que la sangre no era compatible, algo que en 1928 no se sabía.

El gran salto de la torre Eiffel

Franz Reichelt fue un inventor que además era muy temerario. Su profesión habitual era la de sastre, y creo un abrigo que decía que podía servir de paracaídas. Para probar que su abrigo anti caídas funcionaba, decidió demostrarlo en la torre Eiffel frente a todos los medios de comunicación, Esto se filmó, como podemos ver más abajo. Desgraciadamente el abrigo no funcionó como se esperaba y cayó en barrena desde la torre. No sobrevivió a la caída, aunque alguien le tenía que haber dicho de hacer una prueba antes de dar ese salto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here