Ideal para aguantar altas temperaturas sin costar demasiado

Se trata de un material textil que permite, además de transpirar la piel, que el calor que irradiamos pueda escapar a la superficie, de modo que el cuerpo está siempre fresco.

Lo han descubierto ingenieros de la Universidad de Stanford

foto-1

Tras estudiar la composición de los plásticos y prendas de la actualidad, se dieron cuenta de que era mucho más eficiente en términos de conseguir una temperatura mucho más agradable, de modo que no sea necesario el uso del aire acondicionado en verano.

El estudio, publicado en  Science, se basa en la utilización de nanoporos que permiten que el sudor de la piel se evapore, no quedándose pegado en nuestra ropa y a consecuencia, desaparecería esa sensación de sudor.

Lo novedoso está en la tela intermedia del tejido

Las prendas normales ya permiten que nuestra piel transpire, sin embargo, su trabajo se queda a medias, ya que estos investigadores van más allá, no acumulando la temperatura corporal  en la ropa, permitiendo que esta salga hacia fuera. Es similar al invento de muchas ollas, que poseen un agujero para permitir que el vapor escape hacia fuera. Aquí sería algo similar, con nuestro calor corporal siendo expulsado naturalmente a través de los nanoporos.

Para diseñarlo tuvieron que emplear varias técnicas químicas y de fotones

foto-2

Lo que se trataba era de modificar la composición de poliestireno, un polímero utilizado en la mayoría de los plásticos y prendas (no tenéis nada más que observar la etiqueta, casi seguro que tendrán algún porcentaje de poliéster, que no es sino otro derivado de este polímero).

Después de mucho estudio, se dieron cuenta de que el poliestireno, entre sus muchas propiedades, atrapa la temperatura interior, es impermeable y permite que la luz pase a través de este material.

Por suerte, una variante química de este polímero es trasparente a la radiación solar además de opaca, lo que permitiría solventar los dos problemas anteriores de un golpe. Si a esto se le añade un tratamiento químico para crear los citados nanoporos, se obtiene un compuesto interesante en términos textiles que enfriaría al usuario, sin dejar que se empapase en sudor.

El secreto está en la triple capa

foto-3

Entre las dos capas de poliestireno se introduce otra capa de algodón, que consigue darle un toque más resistente al tejido  a la par que no reduce su capacidad de transpiración.

Gracias a lo anterior la temperatura corporal, llevando puesto este tejido, puede rebajarse entre 2 y 3 grados, respecto a un tejido normal.

¿El futuro de las prendas deportivas?

Con la moda del running y otros deportes al aire libre, no sería raro ver este tipo de prendas para deportistas, tanto aficionados como profesionales, que necesiten este tipo de tecnología en su ropa para rendir mejor en los entrenamientos.

No hay que olvidar que esto tiene un efecto positivo a escala global; si todo el mundo utilizase estas prendas, en verano no sería necesario el aire acondicionado, lo que equivale a menos consumo y menos calentamiento global a largo plazo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here