¿Fumar es bueno o malo? Independientemente de que fumes o no, intenta ser objetivo y responde la pregunta. Posiblemente la mayoría habrá respondido que es malo, o por lo menos no ve ventajas en consumir tabaco. Lo cierto es que hay muchas personas que todavía defienden el consumo de cigarrillos, puros y otros elementos relacionados con la industria del tabaco. No es de extrañar y es comprensible por varios motivos.

La cantidad de dinero que las compañías de tabaco han invertido en su producto es enorme. Son un poderoso sector de la economía y tienen todos los recursos para hacer que el tabaco parezca incluso saludable. Esto hace años era más evidente y muchas cosas serían impensables hoy en día. Te damos algunos ejemplos.

No hace muchos años, la industria del tabaco usaba los dibujos animados para ir adoctrinando a los niños para que fumaran de adultos. Literalmente pagaban dinerales para incluir sus productos en series y dibujos animados infantiles. Incluso cuando se empezó a saber lo dañino que era el tabaco, no pararon en sus campañas para hacer que la gente comprara sus productos.

Tuvo que haber regulaciones propuestas por los propios gobiernos y su sanidad, para que la industria del tabaco cambiara su estrategia. Aun sabiendo las terribles enfermedades que provocaba el tabaco, las compañías tabacaleras se gastaron fortunas por intentar taparlo. Dicho de otro modo, sabían que estaban vendiendo un peligroso veneno pero seguían mintiendo para seguir teniendo beneficios.

1 –  La manipulación de las cantidades de nicotina

Una de las cosas que la industria del tabaco negó en su momento fue que manipularan la nicotina en sus productos. La nicotina es uno de los elementos más adictivos que podemos encontrar en los cigarrillos y puros. Las tabacaleras saben perfectamente como es de adictiva la nicotina, y por eso llevan añadiendo más cantidades desde el año 1954. Esto al final salió a la luz y el caso fue llevado al congreso de los Estados Unidos en 1994.

Las compañías de tabaco se apresuraron a negar que pusieran más nicotina para enganchar a más gente al tabaco. Sin embargo, varias filtraciones de las propias compañías de tabaco demostraron que si se manipulaban las cantidades de nicotina para hacer el tabaco más adictivo. Esto llevó a regulaciones más severas para controlar la fabricación de cigarrillos y puros.

2 – La opinión de la industria del tabaco sobre sus peligros

Hoy en día es una tontería negar el vínculo que hay entre el tabaco y varias enfermedades que provoca. Algunas de ellas con una mortandad muy alta, como son varios tipos de cáncer provocados por fumar. Sin embargo, durante muchos años la industria del tabaco consiguió tapar esta información y convencer a la gente que no era tan peligroso como parecía. Es lo que tiene hacer buenas campañas de marketing invirtiendo grandes cantidades de dinero.

Durante décadas las compañías tabacaleras negaron, distorsionaron y minimizaron los daños provocados por el tabaco. Sin embargo, era algo de lo que se llevaba hablando durante mucho tiempo. Internamente en las compañías había mucha gente que sabía que el tabaco provocaba enfermedades que llevaban a la muerte, pero se mantuvo en secreto.

Ya en los años cincuenta hubo varios estudios que mostraban que fumar provocaba enfermedades que podían ser mortales. Las compañías tabacaleras lo seguían negando y de hecho hubo varios juicios sobre este asunto. No fue hasta 1964 cuando oficialmente se habló de los vínculos del tabaco con muchas enfermedades y ser el motivo de miles de muertes. Aun así, algunas compañías seguían defendiendo su postura de que el tabaco no era malo.

Uno de los casos más sonados fue el del presidente de la Philip Morris, el cual dijo que fumar no tenía riesgo alguno. De hecho, dijo que no suponía un riesgo para las mujeres embarazadas. Reconoció que fumar durante el embarazo hacía que los bebés fueran más pequeños. Sin embargo, dijo que aun siendo más pequeños eran iguales de sanos que cualquier otro bebé. De hecho, también declaró que algunas mujeres prefierían bebés más pequeños.

3 – Sobre el peligro de los fumadores pasivos

Se puede pensar que las manipulaciones de la industria del tabaco solo afectaban a la gente que fumaba. Lo cierto es que sus mentiras también afectaron a los fumadores pasivos. Las compañías tabacaleras hacían investigaciones internas para saber si sus productos eran realmente nocivos. Como se puede suponer, muchos de los estudios mostraron que el tabaco era realmente muy dañino. No es de extrañar que estos estudios fueran tan secretos y confidenciales.

En el caso de los fumadores pasivos, estos estudios pudieron demostrar que el tabaco era también peligroso para los que no fumaban. Sin embargo, fue en 1986 cuando un informe demostró el peligro que tenía con los fumadores pasivos, y la industria del tabaco intentó desacreditar este informe por todos los medios. El informe decía que los no fumadores podían también caer enfermos con enfermedades respiratorias.

Las compañías de tabaco simplemente negaron que fuera verdad. Decían que no había ninguna prueba de ello. De hecho, decían que realmente no existía una sola prueba legítima que dijera que el tabaco era malo para la salud. Esto lo dijeron cuando ya tenían varios estudios internos que demostraban lo contrario.

4 – Las mentiras sobre los cigarrillos “Light”

Mucha gente que fumaba y sabía los riesgos que tenía el tabaco, vieron una esperanza en los nuevos cigarrillos “Light”. Contenían menos nicotina y alquitrán por lo que eran más seguros de fumar. Esta tabaco “Light” tuvo un efecto curioso sobre los fumadores. Les daba la sensación de que fumaban menos y no afectaba tanto a su salud. Podían seguir con su vicio pero sin correr tantos riesgos.

Lo cierto es que es una de las grandes mentiras del tabaco. Se pudo demostrar en el 2006 en un estudio que los cigarrillos “Light” no eran más seguros que los cigarrillos normales. De hecho, el estudio mostraba que estos cigarros más “seguros” causaban incluso más daño por la falsa idea de que no dañaban tanto a la gente.

Para empezar, la gente que fuma cigarrillos “Light” piensa menos en dejar de fumar. De hecho, fuman más cigarrillos pensando que están a salvo. Por otro lado, se ha demostrado que no existen los cigarrillos seguros. Todos provocan problemas en los pulmones, problemas coronarios y quitan años de vida.

5 – Regalar muestras gratis de cigarrillos en colegios

¿Qué pensarías si un traficante de drogas fuera regalando muestras de droga en las puertas de los colegios? ¿Te parecería mal que un traficante diera pequeñas muestras gratis de cocaína, heroína, hachís u otra sustancia a los niños? Pues por mucho que te sorprenda, la industria del tabaco lo hizo en el pasado cuando las cosas no estaban tan reguladas.

Hace décadas una de las estrategias de la industria del tabaco para captar nuevos clientes, era repartir cigarrillos gratis de muestra. Iban con furgonetas por los barrios de las grandes ciudades dando estas muestras como si fueran muestras de un champú o una nueva chocolatina.

También lo hacían cerca de los colegios para engatusar a los incautos jóvenes que iban a estudiar. Muchos niños menores de edad se hicieron fumadores gracias a esta campaña de marketing poca ética que duró muchos años. Sin embargo, esta práctica que ahora sería ilegal tuvo su máxima repercusión muchos años después.

Muchas personas con enfermedades terminales por culpa del tabaco empezaron a denunciar a las compañías tabacaleras. Eran personas entre los 40 y los 55 años que habían recibido sus primeros cigarrillos en forma de muestras a los 9 o 10 años. La práctica de dar muestras gratis en los colegios había creado miles de adictos al tabaco, los cuales ahora tenían cáncer de pulmón u otras enfermedades graves.

Debido a estas demandas, varias compañías de tabaco tuvieron que pagar cantidades millonarias a los demandantes. Se volvieron a condenar estas campañas de marketing del pasado donde daban cigarrillos a los niños para que probaran sus productos. Ahora nos puede parecer una locura, pero antes las cosas eran de otra manera.

Muchos seguirán recordando la existencia de los cigarrillos de chocolate y de otros sabores. ¿Quién los promocionaba? Debido a que no podían dar cigarros de verdad a los niños pequeños, las grandes compañías de tabaco invirtieron en estos cigarrillos falsos de chocolate para ir “acostumbrando” a los futuros y potenciales fumadores.

6 – El poderoso marketing de la industria del tabaco

Como se ha dicho antes, uno de los grandes poderes de la industria del tabaco es lo mucho que invierte en publicidad. Pocas compañías en la historia han tenido tanto éxito en cuestión de marketing. Si quieres vender un veneno muy tóxico al público, lo tienes que hacer parecer algo bonito y deseable.

Las campañas de marketing del tabaco han estado en todas partes. Algunos ejemplos son la película “Grease”, “Los teleñecos” o incluso “¿Quién engañó a Roger Rabbit?”, donde las compañías de tabaco invirtieron una buena cantidad de dinero. Como siempre, la idea era enganchar a las nuevas generaciones a este peligroso hábito. Esto pasaba igual en series de televisión, series infantiles y anuncios de todo tipo.

Finalmente hubo muchas regulaciones que paró los pies a la industria del tabaco. La gente ahora es más consciente de los peligros de fumar, pero lo sigue haciendo. De hecho, el tabaco sigue siendo una industria millonaria muy poderosa, junto a otras como la del alcohol. ¿Por qué se siguen vendiendo venenos que se sabe que matan a tantas personas? Es una pregunta que contestaremos en otro artículo porque la respuesta es larga.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here