Todo el mundo conoce a Hulk Hogan, o por lo menos casi todo el mundo. Es una de esas celebridades que aparecen en toda clase de eventos, ya sean películas, partidos deportivos, beneficencia o cualquier otra temática. Hulk Hogan es conocido sobre todo por su carrera en la lucha libre americana. Su fortaleza física junto a su amigable pero fanfarrona forma de ser, le hicieron un héroe durante varias décadas.

Para hacernos una idea de lo importante que fue y sigue siendo Hulk Hogan, se creó el término Hulkmanía. Este fornido luchador aparecía en película y series de televisión, peleando incluso con Sylvester Stallone en una película de Rocky. También había un gran negocio de productos de todo tipo que generó millones de dólares (camisetas, figuras, juguetes, etc.).

Aunque la época dorada de este gigante de la lucha libre fue en los ochenta y noventa, sigue siendo un icono en la cultura americana. Te contamos algunas curiosidades de Hulk Hogan que seguro que no sabías.

1 – En principio iba a ser un jugador de baseball

hulk hogan actualidad

La lucha libre no fue la primera opción de Hulk Hogan para hacerse deportista. Cuando era un adolescente en los años sesenta, tuvo una buena oportunidad para hacerse profesional en el baseball. Había sido jugador desde muy joven siendo estudiante, pero en principio tampoco era algo que perseguía como una carrera. Sin embargo, dos grandes equipos de baseball se fijaron en el, y fueron los New York Yankees y los  Cincinnati Reds.

Todo el mundo pensaba que se haría una famosa estrella de baseball al haber captado la atención de dos equipos tan importantes. Era un buen jugador y su espectacular forma física le ayudarían a llegar donde quisiera.

Sin embargo, el problema es que justo cuando el contrato con alguno de los equipos estaba cerca, Hulk Hogan se rompió el brazo. Esto truncó su carrera deportiva como jugador de baseball, y se refugió en el culturismo y la música (Hulk Hogan es también guitarrista y bajista). De momento, nada sabía que su vida estaría vinculada a la lucha libre.

2 – La oportunidad de entrar en la lucha libre

hulk hogan young

Como se ha dicho, el culturismo y la música fueron las dos pasiones de Hulk Hogan después de fallarle el baseball. Sus habilidades como músico resultaron ser excelentes, y fue músico de estudio durante diez años. Aparte de ser músico profesional, también estuvo en una banda llamada Ruckus tocando el bajo.

Con su banda tocaban en conciertos y también todo tipo de eventos, como eran los deportivos. Fue en una actuación en la ciudad de Tampa donde dos importantes luchadores de lucha libre se fijaron en el. Eran los hermanos Gerald y Jack Brisco, los cuales se quedaron sorprendidos del tamaño de Hulk Hogan. Su forma de actuar en el grupo, su musculatura y los comentarios que hacía entre cada canción, les llamaron la atención. Pensaron que sería un luchador perfecto para el millonario deporte de la lucha libre.

Los hermanos Brisco fueron a hablar con Hulk Hogan después de su actuación, y le invitaron a una reunión con el promotor Eddie Graham. En la reunión también estuvo un conocido entrenador de lucha libre llamado Hiro Matsuda. Esta reunión selló el destino de Hulk Hogan, ya que todos vieron el potencial de este gigante rubio que no sabía nada de este deporte.

Le ofrecieron la oportunidad de entrenar en lucha libre para ver si le gustaba. Hogan aceptó y quiso probar este nuevo deporte, aunque todavía no estaba seguro de si realmente merecía la pena.

3 – Hulk Hogan no empezó la lucha libre con buen pie… o pierna

Hiro Matsuda

Hogan siempre se ha caracterizado por muchas cosas, y una de ellas por ser un poco bocazas y fanfarrón. El mismo lo ha reconocido muchas veces, y es que su forma de ser le ha metido en más de un lío. Fue citado a la prueba para ser luchador con el entrenador Hiro Matsuda, el cual era conocido por ser un tipo bastante duro. Aun así, Hulk Hogan llegó pensando que lo sabía todo, y ese fue su error.

Parece ser que Hogan aprendió por su cuenta lo básico de la lucha libre, y así llegar a la prueba como un “campeón”. La prueba era en una pequeña ciudad americana y Hogan llegó diciendo a todo el mundo que era el mejor. Todo eso sin haber sido luchador profesional nunca.

Parece ser que las fanfarronadas llegaron a oídos de Hiro Matsuda, y la actitud de Hulk Hogan tampoco ayudó mucho. El día de la prueba Hogan pensaba que impresionaría a Matsuda, e incluso que le enseñaría un par de cosas. Fue un error ya que Matsuda se empleó a fondo, con la mala suerte de que le rompió una pierna a Hulk Hogan.

En una de las llaves de lucha libre, la pierna de Hogan se partió y ahí acabó la prueba. Tuvo que ir al hospital y Matsuda aprovechó para decirle que ya no se molestara en volver. Había fallado en la prueba y su carrera en la lucha libre había terminado. Sin embargo, le sirvió de lección a Hogan y cuatro meses después volvió a donde estaba Matsuda para que le diera otra oportunidad.

Matsuda se la concedió y esta vez si consiguió introducirse en el mundo de la lucha libre. ¿Le partió Matsuda la pierna a Hogan a propósito? Es algo que nunca quedó muy claro, pero no fue impedimento para que Hogan quisiera seguir en este deporte.

4 – Los principios de Hogan en la lucha libre

hulk hogan rocky

Hulk Hogan se inició oficialmente en la lucha libre en 1977, pero no mostraba su cara en el cuadrilátero. Al principio salía a luchar con una máscara y el nombre de  “El Súper Destructor”. Había varios luchadores que usaban ese nombre, por lo que era fácil confundirles, pero por algún lado había que empezar.

Se cambió el nombre unas cuantas veces, aunque no consiguió la fama hasta un par de años después. En 1979 decidió empezar as trabajar para Vince McMahon, el cual sería más tarde uno de los fundadores de la lucha libre profesional que conocemos hoy en día. Fue el propio McMahon el que le puso el nombre de “Hulk Hogan”, y al principio tenía que pasar por irlandés.

Con McMahon la cosa cambió por completo, y Hogan se convirtió en toda una revelación. Pronto empezó a ser conocido en todas partes, y no solo en la lucha libre. Se convirtió en un fenómeno de masa donde era invitado a toda clase de programas y eventos. Incluso fue invitado a actuar en la película “Rocky 3”, pero no salió como esperaba.

5 – Su actuación en la película de Rocky le metió en problemas

La fama de Hulk Hogan era ya incuestionable y todo el mundo quería verle en todas partes. Sin embargo, había un gran recelo en la lucha libre de aquellos tiempos en temas de aparecer en televisión o cine. El motivo era que querían que la lucha libre siguiera pareciendo real y no algo  reparado como si fuera una coreografía. Mucha gente realmente pensaba que las luchas eran totalmente reales.

Cuando Hulk Hogan fue invitado por Sylvester Stallone para aparecer en Rocky 3, mucha gente se lo desaconsejó. La industria de la lucha libre americana no se lo tomaría demasiado bien, pero Hogan aceptó hacerlo de todos modos. Esto le costó el trabajar en la federación WWF, ya que Vince McMahon le despidió.

Hacer la película de Rocky 3 le costó el trabajo a Hogan, pero pronto fue contratado por el AWA (American Wrestling Association). Curiosamente, Vince McMahon se hizo con la compañía AWA y le volvió dar a Hogan su empleo en la WWF. Hogan se hizo más grande aun por haber estado en una de las películas de Rocky.

6 – La Marvel se hizo con su nombre

hulk hogan peliculas

Muchos ya se habrán dado cuenta de la similitud del nombre Hulk Hogan con el personaje de la Marvel “El Increíble Hulk. Los abogados de la Marvel detectaron este parecido cuando Hogan se hizo muy famoso, sobre todo porque empezó a usar mucho la frase “El Increíble Hulk Hogan”.

La Marvel no vio bien que el luchador se aprovechara del nombre de su personaje de cómic, y así se lo comunicaron al WWF y a Hogan. Antes de llegar a demandas y juicios, todos llegaron a un acuerdo. Fue en 1984, y el trato fue que Marvel pudiera tener todos los derechos del nombre de Hulk Hogan durante 20 años. Eso significaba recibir todas las ganancias que se generaran del nombre.

Aparte de los beneficios del nombre durante tantos años, la Marvel también se quedó con un porcentaje de los productos que ya se vendían de Hulk Hogan. También recibirían cien dólares por cada combate que el luchador hiciera. Como se puede ver, la Marvel hizo el negocio del siglo por un simple problema de derechos del nombre.

Sin embargo, en 1994 se llegó a otro acuerdo donde Hogan y la WWF no perdería tanto dinero. Siempre que se usara el nombre de “Hulk Hogan” a secas, no tendrían que pagar nada. Por tanto, lo de “increíble” o simplemente “Hulk” quedaban prohibidos si no querían pagar un porcentaje de los beneficios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here