Hemos hablado antes de uno de los hoteles más encantados que se conocen, el cual se conoce como el hotel Cecil. Eso no significa que haya otros hoteles que se disputen este título. De hecho también hemos hablado de otros como, como el Hotel del Coronado, donde se basó la novela y película de Stephen King “1408”. Sin embargo, muchos creen que el Hotel Crescent los supera a todos con diferencia.

El Hotel Crescent fue construido en 1886 como un lugar de descanso para la gente rica y famosa. Se construyó en medio de una zona montañosa en las montañas de Ozark, en Arkansas. Los invitados podían disfrutar del lujo del hotel y al mismo tiempo de la naturaleza que les rodeaba.

En 1908 hubo cambios en el Hotel Crescent y solo se usaba como hotel durante el verano. Durante el resto del año se utilizó como centro universitario y conservatorio para mujeres. Se mantuvo como conservatorio hasta 1934 y era realmente un lugar increíble para alojarse. Tenía aire fresco de montaña, más de setenta habitación, un enrome salón de baile, cuatro casas de invitados de lujo y muchas más cosas.

Sin embargo, cogió fama de ser el hotel más embrujado de los Estados Unidos. ¿Cómo pudo ocurrir esto? Sigue leyendo y lo sabrás…

1 – El comedor de cristal

Durante los muchos años que el Hotel Crescent estuvo en servicio, muchos coincidieron que había cosas que no podían explicar. No eran casos aislados fruto de personas que se asustaban fácilmente. Eran hechos que empezaron a llamar la atención a muchos parapsicólogos de la época dieron para muchos estudios en el hotel.

Uno de los puntos más “encantados” del Hotel Crescent era el llamado comedor de cristal. Era donde más actividad paranormal había según muchos expertos. Para hacernos una idea, las mesas y sillas se movían solas volviendo locos a los cuidadores del hotel. En fiestas navideñas el árbol de navidad y los regalos que había debajo cambiaban de sitio constantemente.

Por si fuera poco, hubo testigos que decían haber visto personas con vestimentas victorianas en el comedor de cristal. Solo se podían ver durante unos pocos segundos hasta que desaparecían de repente. Se dicen que la figura espectral que más se veía era el de un hombre sentado que esperaba a su amada. Algunos testigos incluso veían a gente bailar en la sala en mitad de la noche.

2 – El fantasma de la habitación 419

Parece que todos los hoteles supuestamente encantados tienen una habitación más “paranormal” que otras. En el caso del Hotel Crescent había una habitación más temida que otras y era la 419. En este caso se decía que en la habitación habitada el fantasma de una mujer llamada Teodora. Muchos de los que se alojaron en la habitación 419 denunciaron que pasaban cosas muy raras, como por ejemplo objetos moviéndose sin motivo. Algo muy normal era volver a la habitación y encontrar todo patas arriba y revuelto. Sin embargo, la habitación no había sido abierta y seguía cerrada con llave.

Algunos testigos incluso pudieron ver a la mujer llamada Teodora rodando por los pasillos del hotel. Según decían, estaba desorientada y buscando la llave de su habitación, que era la 419.

Hay varias historias sobre el fantasma de Teodora y la habitación 419. La más comentada es la siguiente. Durante una temporada el Hotel Crescent fue usado como hospital para enfermos de cáncer. No está claro si Teodora era una paciente o una enfermera, pero parece que murió en su habitación mientras residía en el hotel.

La habitación 218

Curiosamente el Hotel Crescent tiene otra habitación encantada que es la 218. Tanto la 419 como la 218 son las más solicitadas por los visitantes y turistas. En este caso parece ser que el fantasma que hay en la 218 es el de un trabajador irlandés que murió en la construcción del hotel.

En el caso de este fantasma, le encanta cerrar las puertas de golpe y pegar golpes en las paredes. Según algunos testigos, también le encanta jugar con las luces y cambiar los canales de la televisión que hay en la habitación. Más arriba te hemos dejado un video sobre este fantasma en particular.

3 – La historia de Norman Baker

Como se ha dicho, el hotel también se usó como conservatorio hasta 1934. Sin embargo, en 1937 un hombre llamado Norman Baker reabrió el hotel para convertirlo en una clínica y lugar de recuperación para enfermos de cáncer. Norman Baker se jactaba de haber curado a miles de personas con cáncer y tener un remedio infalible contra la enfermedad.

Mucha gente enferma se desplazó a la clínica que había sido el Hotel Crescent para encontrar la cura a su enfermedad. Por desgracia para muchos fue su último destino y acabaría muriendo en este edificio en medio de las montañas.

Se supo después que el remedio milagroso del supuesto médico Norman Baker, eran semillas de melón mezcladas con agua de montaña. El líquido no solo había que beberlo sino que se aplicaba directamente a los tumores después de abrirlos con un bisturí.

No hace falta decir que muchos enfermos estaban en terrible agonía y no paraban de quejarse por los dolores. Lo que hacía Norman Baker y sus ayudantes era enviarlos a la cuarta planta del edificio para aislar las quejas y gritos de dolor. Cuando morían eran incinerados en el sótano del edificio.

No se sabe exactamente cuantas personas murieron en el “hospital” de Norman Baker, pero finalmente sus métodos fueron denunciados y fue detenido. Se le condenó por fraude y pasó cuatro años en prisión. Al poco tiempo de salir murió de cáncer, y algunos piensan que su fantasma volvió al Hotel Crescent. Son varias personas quienes aseguran haber visto a Baker, al cual habían reconocido por antiguas fotografías.

4 – Un fantasma de mucho prestigio

Como ya has podido comprobar, hay más de un fantasma en el Hotel Crescent. Uno de los más prestigiosos es sin duda el de Irene Castle, la cual fue una bailarina y actriz muy conocida, sobre todo el Broadway. Estaba casada con otro famoso bailarín llamado Vernon Castle y hay incluso películas sobre esta famosa pareja.

Cuando Vernon murió, Irene se desplazó a Eureka Springs para estar con su hijo, muy cerca del Hotel Crescent. La celebridad solía ir al hotel para almorzar, asistir a fiestas e incluso se alojó más de una vez. Diez años más tarde Irene Castle murió y se dice que su fantasma ha seguido visitando el hotel.

Uno de los casos más inexplicables ocurrió cuando una pareja denunció que alguien había entrado en su cuarto de baño. Su hija pequeña estaba dándose un baño y cuando salieron un momento escucharon a una mujer tener una conversación con su hija. Ambos hablaban de bailes, fiestas y eventos que habían ocurrido años atrás.

La madre entró al baño pero solo estaba la hija. Cuando la preguntaron con quién hablaba, dijo que con una señora muy guapa. Le había dicho que hace mucho tiempo bailaba y había sido famosa. La niña recordaba que la había hablado del nombre “Castle”. Los encargados del hotel inspeccionaron la habitación y alrededores y no vieron nada fuera de lo normal. ¿Era el fantasma de Irene Castle o fue algo preparado?

5 – La puerta a lo desconocido

Parece que el Hotel Crescent tiene de todo, y eso incluye una supuesta puerta dimensional. Esta nueva etapa del hotel llegó en 1997 cuando una pareja llamada Marty y Elise Roenigk lo compró. Debido a su reputación como hotel encantado, decidieron llamar a unos famosos médiums para saber que había de verdad en los rumores.

Los médiums contratados fueron los prestigiosos Ken Fugate y Carroll Heath, los cuales comenzaron sus investigaciones. Una de las cosas interesantes que descubrieron era que el hotel Crescent tenía un portal que llevaba al mundo de los muertos. Se encontraba directamente encima de la morgue del sótano, que se había utilizado cuando era un hospital.

Según dijeron los médiums, buena parte de las cosas extrañas que se podían ver en el hotel era precisamente por esta puerta al más allá. Curiosamente en la zona de la morgue es donde la mayoría de trabajadores del hotel dicen haber escuchado cosas que no pueden explicar. Una de las cosas que más escuchan son las ruedas de camillas por los pasillos, recordando cuando los que morían eran llevados a la morgue para su cremación.

6 – Los tours nocturnos de lo paranormal

No hace falta decir que toda esta actividad paranormal y la leyenda de que el Hotel Crescent está encantado, se ha convertido en un gran negocio. Precisamente el hotel es masivamente visitado por estos rumores sobrenaturales.

No es de extrañar que se hayan organizado giras nocturnas para los visitantes como si un pasaje del terror se tratase. Hay varias actividades que los clientes del hotel y los turistas pueden hacer en estos tours. No solo se visitan algunas partes del hotel donde se supone que hay más actividad paranormal. También hay campamentos en los alrededores del hotel donde se cuentan historias de miedo alrededor de una hoguera.

Los tours suelen empezar a las doce de la noche y hay incluso espectáculos donde se mezcla la comedia y el terror. Suelen durar una hora y normalmente se hacen los viernes por la noche. Muchos hay dicho que en estos tours han visto cosas inexplicables, sobre todo en las zonas del hotel donde más fenómenos paranormales suele haber. ¿Propaganda o personas que se dejan llevar por el entorno?

Sea como sea, una visita al Hotel Crescent es siempre una experiencia, sobre todo para los amantes de lo sobrenatural.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here