¿Qué entendemos por un héroe? Hay muchos tipos de heroísmo y muchos son olvidados a pesar de haber hecho cosas importantes para la humanidad. Cuando pensamos en héroes que han salvado el mundo, solemos pensar en superhéroes con poderes, científicos descubriendo fórmulas contra la extinción o guerreros rechazando invasiones alienígenas.

 Sin embargo, existen héroes reales que salvaron nuestro planeta de verdad. Estos héroes no nos salvaron con tácticas guerreras o complicadas estrategias. Lo hicieron pensando de forma clara y crítica y no perdiendo los nervios. Muchos de ellos no son recordados, pero muchos les debemos estar aquí ahora mismo. En este artículo recordaríamos héroes que salvaron al mundo de verdad, y no en las películas.

1 – Stanislav Petrov – El hombre que previno una guerra nuclear

Stanislav Petrov

Stanislav Petrov

Posiblemente no te suene el nombre de Stanislav Petrov, pero el 26 de septiembre de 1083 hizo algo muy importante. Petrov era un oficial soviético destinado en una base secreta cerca de Moscú. Esta base controlaba lo satélites militares soviéticos en plena guerra fría. El peligro de un mutuo ataque entre la USSR y los Estados Unidos siempre estaba a la orden del día.

Cuando Stanislav Petrov llevaba solo unas pocas horas haciendo su turno en la base, saltaron todos los sistemas de alarma. El sistema de satélites soviéticos decía claramente que los Estados Unidos habían lanzado cinco misiles balísticos intercontinentales desde una de sus bases.

En circunstancias normales el protocolo era devolver el ataque con el lanzamiento de otros misiles con cabezas nucleares. Sin embargo, Petrov mantuvo la calma. Sabía que el sistema de alarmas estaba en sus primeras fases y había muchos fallos. Había muchas probabilidades de que el supuesto ataque no fuera real. También quedaba la duda de que el ataque si lo fuera.

Lo que hizo Petrov fue apagar la alarma y decirle a su supervisor que había sido un fallo del sistema. Finalmente tenía razón y todo había sido un error del sistema. Si Petrov hubiera decidido hacer caso a esa falsa alarma hubiéramos tenido una guerra nuclear en 1983. Según dijo en una entrevista, se dejó llevar por el instinto. Si los Estados Unidos hubieran querido realizar un ataque devastador, hubieran lanzado más misiles y no solo cinco. Su razonamiento salvó a millones de personas.

2 – Vasili Arkhipov y la otra crisis nuclear

Vasili Arkhipov
Vasili Arkhipov

Otro de los momentos más tensos en la guerra fría fue durante la crisis de los misiles en Cuba. En este caso, en 1962 tuvimos todas las papeletas para entrar en la tercera guerra mundial. Un oficial de la marina llamado Vasili Arkhipov estaba destinado en un submarino soviético B-59 en 1962. Recibió la orden de para en el caribe cerca de donde estaba el bloqueo de los Estados Unidos.

El submarino llevaba un arma nuclear que tenía que ser entregada en territorio cubano. Para ocultarse de las fuerzas navales americanas, el submarino se mantuvo en las profundidades del océano. No fue suficiente porque la marina americana los detectó y empezaron a lanzar cargas de profundidad. 

Hostigados por las cargas de profundidad, el submarino perdió todo contacto con la superficie. No era capaz de comunicar con nadie, incluyendo Moscú para recibir órdenes. Aparte de Vasili Arkhipov, había otros dos oficiales en el B-29. Debido a las explosiones asumieron que estaban bajo ataque, por lo que decidieron lanzar la bomba atómica que llevaban.

Sin embargo, para hacer el lanzamiento del misil, los tres oficiales tenían que estar de acuerdo. Vasili Arkhipov se negó al lanzamiento y dijo que las cargas de  profundidad eran para hacerlos salir a la superficie y no había ninguna guerra. Lo había notado por la secuencia de las cargas, que eran más de aviso. Salieron a la superficie y se encontraron con los barcos de guerra americanos. Como había supuesto Arkhipov, no había ninguna guerra en marcha. Si hubieran lanzado el misil si la hubieran tenido.

3 – La curiosa historia de Henrietta Lacks

Henrietta Lacks
Henrietta Lacks

La historia de Henrietta Lacks es una de las más curiosas de este artículo. Era una mujer de origen muy pobre que salvó a millones de personas sin saberlo. En 1951 notó que tenía un bulto cerca de la cerviz y fue al médico. Se le tomó una muestra y resultó ser un cáncer.

En los años cincuenta los tratamientos de cáncer no eran tan efectivos como los de ahora, por lo que había pocas esperanzas para Henrietta Lacks. Sin embargo, los médicos notaron algo extraño en las muestras de tejido de la mujer. En los casos con de muestras de otros pacientes las células solían morir rápidamente, pero en el caso de Henrietta las células seguían vivas y multiplicándose.

Por desgracia para la mujer, se multiplicaban a una velocidad asombrosa, por lo que cualquier tratamiento era inútil. Henrietta murió a los pocos meses. Sin embargo, las células de la mujer seguían vivas después de su fallecimiento. Seguían multiplicándose y parecía imposible matarlas, lo cual era algo nunca visto.

Los investigadores mandaron muestras a profesionales por todo el país. De estas inusuales células se empezaron a hacer estudios, y uno de los investigadores llamado Jonas Salk fue el primero en conseguir un gran logro. Jonas Salk consiguió crear la vacuna contra la polio a partir de las células de Henrietta.

Esto solo fue el principio, ya que las increíbles células de esta mujer consiguieron docenas de adelantos en la medicina. Por ejemplo, la vacuna contras el Zika se consiguió gracias a ella. También comenzó con el proyecto del genoma humano. Esto ha ayudado mucho en el campo de la virología y sobre el envejecimiento de las células.

4 – La sangre especial de James Harrison

James Harrison
James Harrison

Otro caso parecido al anterior es el de James Harrison, un australiano con unas condiciones muy especiales. En este caso supo que había algo en el que podía ayudar a la humanidad. Harrison llevaba donando sangre desde que era muy joven, pero fue unos años después cuando descubrieron algo interesante.

La sangre de Harrison contenía un anticuerpo que podía prevenir una rara enfermedad en recién nacidos conocido como síndrome urémico hemolítico. Esto ocurre durante el embarazo cuando la madre es Rh negativa y el bebé es Rh positivo. Puede ser peligroso para el bebé el cual puede nacer con ciertas carencias como anemia o ictericia.

Gracias a los anticuerpos en la sangre de Harrison se pudo crear un medicamento que previene estos problemas. Para conseguir crear suficiente suero para todo el mundo, Harrison ha estado donando sangre desde los años sesenta hasta nuestros días. Se ha estimado que gracias a esto, ha salvado la vida de más de 2 millones y medio de bebés.

5 – Alexander Akimov – El héroe de Chernobyl

Alexander Akimov
Alexander Akimov

Ya hemos hablado de lo que pasó en Chernobyl antes en este blog, pero hay una persona a destacar en este suceso. Alexander Akimov estaba como supervisor en el turno nocturno de la planta número cuatro de Chernobyl. Cuando se enteró de que algo malo estaba ocurriendo, al principio Akimov no se lo creyó. De hecho, estuvo reportando información falsa a sus superiores durante las primeras horas.

Fue un grave error, aunque lo arregló más tarde esa noche. Cuando se dio cuenta de lo grave de la situación por lo dañados que estaban los reactores, hizo todo lo posible para solucionarlo. Akimov fue el primero que declaró la emergencia cuando el reactor fue apagado, aunque el daño ya estaba hecho.

El reactor había explotado y la radioactividad se había filtrado al exterior. En lugar de evacuar, Akimov y su equipo se quedaron activando las bombas de agua para enfriar el reactor. Sin embargo, no había energía por lo que se tuvieron que quedar para bombear agua manualmente. Por desgracia no había trajes protectores para todos.

El trabajo de este equipo fue la perdición para muchos, pero se consiguió frenar mucho los efectos de la catástrofe. Murieron muchas personas pero el desastre pudo haber sido mucho peor. En este caso no solo Akimov fue un héroe sino muchos otros también que se quedaron en la zona.

6 – Otro ataque nuclear evitado por Zbigniew Brzezinski

Zbigniew Brzezinski
Zbigniew Brzezinski

Parece que el mundo ha estado a puto de acabar muchas veces en tiempos modernos por las armas nucleares. En este caso fue un hombre llamado Zbigniew Brzezinski el que salvó la situación. El 9 de noviembre de 1979 Brzezinski  era un consejero de seguridad para los Estados Unidos, y recibió una llamada a las tres de la mañana.

Un jefe militar llamado William Odom le dijo que el sistema de defensa aeroespacial americano NORAD decía que había un ataque soviético. Este sistema había reportado que unos 250 misiles habían sido lanzados desde un submarino soviético por lo que Estados Unidos estaba en peligro.

Brzezinski pidió que se hiciera una segunda comprobación del ataque. Tenía que asegurarse antes de ordenar un contraataque contra la USSR. En la segunda verificación se contaron 2200 misiles, por lo que parecía un ataque general contra la nación. Esto dejó a Brzezinski dudando de lo que estaba pasando. Estaba todavía medio dormido pero algo no le cuadraba.

La reacción de Brzezinski fue pedir por otra verificación. El protocolo era llamar al entonces presidente Jimmy Carter y aconsejarle el ataque defensivo con misiles. Sin embargo, en la tercera comprobación se dieron cuenta que era una falsa alarma. No había ningún misil soviético. El problema había sido un circuito integrado en el sistema de comunicaciones. Gracias a las dudas de Brzezinski no hubo un contraataque que hubiera provocado una guerra.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here