Hemos hablado antes de algunos personajes del circo Barnum, como por ejemplo el hombre serpiente o la mujer barbuda. Sin embargo, uno de los más recordados por su carisma y encanto fue Charles Stratton, más conocido como el general Tom Thumb. Entretuvo a millones de personas en su vida y pasó la mayor parte de su vida actuando en el circo Barnum. Hubo también cierta polémica sobre si el circo se estaba aprovechando demasiado de Charles Stratton, pero lo cierto es que le hizo ganar una fama que duraría para siempre. Te contamos la historia del general Tom Thumb.

Los comienzos de la persona más pequeña del mundo

El que sería una celebridad en el circo Barnum nació en 1838 en el pueblo de Bridgeport, Connecticut. Sus padres tenían una estatura normal, pero el joven Charles Stratton nació de una forma distinta. Dejó de crecer cuando tenía seis meses de edad quedando con un tamaño minúsculo. Phineas Taylor Barnum oyó que había un niño que era increíblemente pequeño. En su circo ya tenía a un gigante, por lo que ya andaba buscando la persona más pequeña del mundo como contraste. Charles Stratton tenía cuatro años pero solo pesaba 7 kilos, y medía 64 centímetros de altura.

Phineas Taylor Barnum se desplazó a Bridgeport y les hizo un ofrecimiento a los padres de Stratton. Les dijo que quería contratar a su pequeño hijo y les pagaría 3 dólares a la semana. El padre de Stratton era carpintero y se ganaba bien la vida, pero eso era mucho dinero para la época. También pensaron que era una gran oportunidad para su hijo, que de otra manera lo tendría muy difícil para ganarse la vida por su condición.

Una vez que cerraron el trato, Charles Stratton se fue a Nueva York bajo la tutela de Barnum. Muchos lo pueden ver como explotación infantil, pero hay que recordar que eran otros tiempos y las cosas se hacían de otra manera. En el caso del pequeño Stratton, fue una especie de “carrera de la vida” que le dio fama y fortuna.

¿Cómo se convirtió en el general Tom Thumb?

El circo Barnum tenía también un museo donde se mostraban curiosidades de todo tipo. En este museo también había una sección de curiosidades vivientes. Aquí se mostraban todo tipo de personas con peculiaridades, lo que muchos llamaban “fenómenos”. Sin embargo, P.T. Barnum tenía planes para el joven Stratton y le empezó a formar en el mundo del espectáculo. Esto significaba que presentaría espectáculos, entretendría al público y sería incluso un experto comediante.

Parece que esta formación fue una buena idea ya que Stratton resultó tener un talento innato para hacer espectáculo. En sus primeras actuaciones le vistieron de Napoleón Bonaparte, ya que se decía que Napoleón era bastante bajo. Se le presentó como un niño de 11 años cuando aun tenía cuatro. Barnum lo hizo para evitar precisamente evitar quejas sobre la explotación infantil. También le puso un nombre, que fue el general Tom Thumb.

En las actuaciones del general Tom Thumb el propio P.T. Barnum solía estar en el escenario. Estaba encantado con su nuevo empleado y siempre que podía aprovechaba para ayudarle y apoyarle en sus actuaciones.

El gran éxito de este joven showman

Los números del general Tom Thumb empezaron a tener un gran éxito y nadie se cuestionaba la edad del joven showman. Aparte de esto, en esos tiempos las exhibiciones de personas discapacitadas físicamente eran normales. Por su parte, el joven Charles Stratton estaba encantado al ser el centro de atención. No veía que tuviera un problema físico en absoluto, y de hecho lo veía como un don que le habían concedido.

Al poco tiempo de estar en el circo Barnum, el general Tom Thumb se hizo un miembro fijo, y de cobrar 3 dólares a la semana, pasó a cobrar 50 dólares. Eso era una gran cantidad de dinero en aquellos tiempos. Su madre pasaba mucho tiempo con el pequeño Stratton, el cual tenía un apartamento encima del museo Barnum. De hecho, finalmente se quedó a vivir definitivamente en el apartamento para cuidar a su hijo.

El viaje a Inglaterra del general Tom Thumb

En 1844 se presentó otra gran oportunidad para el pequeño Stratton. Barnum había dicho que el general Tom Thumb era originalmente de Inglaterra, lo cual no era cierto. El empresario pensó que era momento de hacer al general Tom Thumb una estrella internacional, y que mejor modo de hacerlo que viajando a Inglaterra. Aun así, había dudas de si los ingleses verían el espectáculo como dantesco y de mal gusto. Lo cierto es que los primeros espectáculos en el país británico no tuvieron mucho éxito.

Por suerte, algo ocurrió que lo cambió todo. Se dio permiso para hacer un espectáculo en al mismísimo palacio de Buckingham, donde asistiría la reina Victoria. El día del espectáculo fue descrito por el propio Phineas Taylor Barnum de esta manera:

La reina Victoria estaba de pie al final de la inmensa habitación donde se iba a realizar el espectáculo. Las puertas se abrieron y el general Tom Thumb entró de forma decidida como una locomotora. Parecía un pequeño muñeco de cera, y toda la nobleza que se había reunido quedó gratamente impresionada. Nadie se esperaba que pudiera ser tan pequeño.

El general avanzó de manera firme hasta el centro del salón, hizo una reverencia y dijo “buenas tardes damas y caballeros”.

Hubo una risa general como respuesta al saludo de Stratton. La reina se le acercó y le cogió de la mano llevándolo por la sala mientras le preguntaba cosas. La gente prestaba atención a las preguntas y las respuestas del pequeño general con entusiasmo.

La parte final del espectáculo

La parte del espectáculo que más hizo reír a todo el mundo fue la parte final. El general Tom Thumb tenía que abandonar el salón, pero el protocolo decía que no podía dar la espalda a la reina. Lo que hizo fue ir haciendo pequeñas carreras, dándose la vuelta y hacer una referencia. Repitió este varias veces hasta llegar a la puerta. En ese momento un perro que había en el salón le empezó a ladrar. El general Tom Thumb hizo que peleaba con el perro usando un bastón como si fuera una espada.

Todo el mundo río y aplaudió este final de espectáculo. Fue tal el éxito que Barnum y el general Tom Thumb fueron invitados de nuevo al palacio para actuar. Esto fue solo el principio ya que fue el comienzo de una gira de tres años por todo Europa.

La gran gira americana

La gira europea fue un éxito total. Esto hizo que Barnum pensara que ya era hora de hacer una gira por todo Estados Unidos. En 1856 esta gira comenzó pasando por todas las grandes ciudades del país. La gira duró un año y tuvo también un gran éxito. Estaba claro que el pequeño general era el alma del espectáculo de Barnum.

Las sorpresas no iban a acabar ahí ya que en 1863 ya que Charles Stratton anunció que se iba a casar. Su prometida era Lavinia Warren, otras de las “curiosidades humanas” que trabajaban en el museo Barnum. De la misma manera que Stratton, esta chica era muy pequeña también. Se la conocía profesionalmente como “la pequeña reina de la belleza”.  El propio Barnum preparó la boda por todo lo grande en la catedral episcopal de Nueva York.

La boda fue toda una noticia en los periódicos de Nueva York. Los titulares hablando de liliputienses enamorados. Centenares de personas se acercaron a la catedral para ver la boda y de hecho se formaron grandes colas. De hecho, después de la boda la pareja atravesó las calles de Nueva York donde había gente esperando para verles a lo largo de kilómetros.

Poco tiempo después de la boda el general Tom Thumb y su esposa se embarcaron en una gira mundial. Esta vez estuvieron en Australia y todo el continente asiático. Tuvieron un gran éxito como se podía esperar. Se ganaron un gran número de seguidores en todo el  planeta.

La muerte del pequeño general

La cosa no le fue nada mal a Charles Stratton. Ganó una gran cantidad de dinero y se había comprado una lujosa casa en Nueva York. Sin embargo, murió de un ictus a los 45 años debido a la condición que tenía. Los médicos dijeron que el ictus había sido por una deficiencia en la hormona del crecimiento.

Fue una gran perdida para el circo y todos sus seguidores en todo el mundo. Tuvo un inmenso funeral donde llegó gente de todos los lugares. No solo eso, sino que su tumba fue continuamente visitada por miles de personas de todo el mundo durante años. De hecho, cuando murió Barnum, fue enterrado cerca de la tumba del general Tom Thumb, el cual aparte de ser su empleado fue un gran amigo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here