Ya han pasado unos cuantos años desde la caída de la Unión Soviética. Esto ha permitido que la información de lo que ocurría en esos años sea más abierta a todo el mundo. En el caso del avistamiento de ovnis o incluso supuestos contactos, se pudieron encontrar algunos casos bastante interesantes. Parece que la guerra fría tuvo muchos de estos encuentros que se mantuvieron en secreto por muchos años. Te contamos algunos de los informes más conocidos sobre fenómenos ovni ocurridos en la Unión Soviética. Algunos son realmente alucinantes, y el gobierno soviético se los tomó muy en serio.

1 – El curioso caso de Ucrania

Uno de los casos de fenómenos ovni más notorio en la URSS fue lo ocurrido en Ucrania. Varios soldados soviéticos se convirtieron en piedra de un modo literal. No se sabe exactamente la fecha en la que esto ocurrió, pero se piensa que fue a finales de los años setenta. El informe decía que durante un entrenamiento del ejército soviético en Ucrania, un objeto redondo y plateado apareció en el cielo. Los militares dispararon un misil tierra-aire al objeto y lo derribaron.

Según testimonios de los soldados que estaban en las maniobras, fueron al lugar donde se había estrellado el objeto. Del objeto salieron cinco seres, los cuales describieron como figuras humanas con la cabeza más grande de lo normal y los ojos negros. Entonces una intensa luz comenzó a brillar y se escuchó un ruido insoportable. En un destello los seres desaparecieron. De los 25 soldados que habían ido a investigar, solo 2 sobrevivieron. Los otros quedaron de pie convertidos en piedra. Según el informe los cuerpos petrificados de los soldados y la nave fueron enviados a Moscú.

2 – El accidente del bosque de Topolovka

En los años sesenta se estaba haciendo un estudio geológico en el bosque de Topolovka. Un equipo de experimentados geólogos había puesto un campamento después de un percance con uno de sus caballos, el cual se había quedado atrapado en el barro. Lo consiguieron sacar de las arenas movedizas, pero decidieron descansar hasta el día siguiente.

Durante la noche mientras dormían, escucharon una tremenda explosión. Salieron de sus tiendas de campaña y se vieron rodeados de llamas. Se había producido un terrible incendio después de la explosión. Para escapar de las llamas el equipo de geólogos solo podía dirigirse a un río cercano. Estuvieron metidos en el río hasta que amaneció, salvándose de morir quemados por el incendio. Cuando las llamas se fueron reduciendo salieron del río para investigar lo que había pasado.

Consiguieron salvar parte del equipamiento que llevaban para hacer los estudios. Con lo que tenían decidieron buscar el origen de la explosión. Notaron al instante que los equipos de medida no funcionaban bien. Tampoco funcionaba ninguna radio y los compases no servían de nada. Finalmente encontraron el lugar donde se había producido la deflagración. Vieron que era una especie de nave que estaba destrozada. Todavía se podían ver luces que parpadeaban, aunque estaba hecho pedazos. Había una puerta que estaba abierta y de donde salía un espeso humo. Según los geólogos, pudieron vislumbrar como de la puerta colgaba lo que parecía un tentáculo, aunque con el humo no se podía ver bien.

Temiendo que pudiera producirse otra explosión, el equipo decidió alejarse y salir del bosque para contar lo sucedido. Cuando estaban de camino al pueblo más cercano, pudieron ver como varios helicópteros militares se dirigían al lugar donde estaba la nave. Esto les hizo pensar que era un equipo de rescate posiblemente encubierto al ser el ejército. Hicieron noche en el bosque y al día siguiente el jefe del equipo llamado Oleg Ivanovich volvió con dos miembros del equipo para hablar con los militares. Sin embargo, al llegar no había nada. Se habían llevado la nave y lo único que quedaba eran huellas de los soldados que habían estado ahí.

Cuando volvieron a la civilización contaron su historia, pero no tenían pruebas de lo que había pasado. Habían hecho fotografías de la nave estrellada pero ningún pudo ser revelada. Se piensa que las cámaras fotográficas habían tenido el mismo problema que las brújulas y el resto de equipamiento.

3 – El caso Odessa

De nuevo fue Ucrania la que tuvo un caso de fenómenos ovni que quedaron registrados por los mandos soviéticos. A principios de los años setenta hubo un caso que fue muy comentado en todo el país. Según dijeron los informes, una mujer joven estaba viajando desde Crimea a Odessa. Iba acompañada con un grupo de personas, de los cuales se separó al escuchar los llantos de un niño. Mientras buscaba la fuente de los sollozos sintió un golpe en la cabeza y quedó inconsciente según dijo. No recordaba nada de lo que había pasado.

Lo curioso es que la encontraron varios días después de una intensa búsqueda. No recordaba lo que había pasado en varios días, aunque se encontraba bien. La encontraron en la entrada de unas catacumbas que había en la zona. Le llevaron de vuelta a su casa en Crimea, aunque en los días siguientes algo cambió. Los padres de la chica notaron que estaba más distante y reservada. Lo más curioso es cuando descubrieron que estaba embarazada, aunque ella aseguró que no había tenido relaciones para ello. Meses después tuvo un hijo, el cual con el tiempo demostró que era más inteligente que la media. Era diferente a los otros niños de su edad, donde en lugar de jugar solo leía libros sin parar.

Cuando creció decidió visitar las mismas catacumbas donde habían encontrado a su madre. Fue con un grupo de amigos, pero lo extraño es que desapareció. Lo buscaron durante mucho tiempo pero fue inútil. No se volvió a saber nada de el, por lo que nadie sabe cual fue su destino.

4 – El incidente del lago Balkash

En este caso, fueron informes directamente extraídos del antiguo KGB soviético. Fueron cientos de personas los que pudieron presenciar estos fenómenos ovni, por lo que no es un simple caso aislado. Mucha gente pudo ver en los años sesenta como un disco plateado en el cielo volaba de un modo errático. Finalmente se estrelló en el lago Balkash y la zona fue acordonada por el ejército. El objeto no identificado fue transportado a unas instalaciones secretas en la ciudad de Stepnogorsk. Si piensas que esto no tuvo repercusión, sigue leyendo porque la cosa se pone más interesante.

El dirigente de la Unión Soviética en aquel momento era Nikita Khrushchev. Le contaron lo que había pasado y a los pocos días visitó Stepnogorsk. Un equipo de científicos ya estaba estudiando la nave y le dieron reportes directos a Khrushchev. Querían imitar la tecnología para usarlo en la tecnología soviética. No es el primer informe de la KGB que habla de naves extrañas estrelladas y luego recuperadas para ser estudiadas. Parece ser que en la región norte de Rusia la actividad de ovnis era más intensa que lo normal.

5 – El valle de la muerte

En Siberia hay una zona que se llama la zona de la muerte, y tiene muchas historias sobre leyendas de todo tipo. Se habla sobre todo de que mucha gente que visita el área se pone enferma, y se han documentado muchas muertes inexplicables. Todo esto ha provocado que a lo largo de los años muchos grupos de investigación hayan querido saber lo que allí ocurre. Una de las más recientes fue un equipo dirigido por Michale Visok, los cuales fueron a la zona para saber más sobre posibles fenómenos ovni. De hecho, estaban investigando la posible existencia de una antigua civilización extraterrestre.

El problema es que todo el equipo y el propio Visok se pusieron muy enfermos. Se tuvieron que ir rápidamente ya que temían por su vida. Los síntomas que presentaron eran parecidos a los de la contaminación por radiación. Lo cierto es que se han reportado historias sobre grandes explosiones en la zona. Algunos incluso pensaron que se estaba usando el valle de la muerte para hacer pruebas nucleares. Eso explicación que la gente se pusiera enferma. Sin embargo, el gobierno siempre negó que se hicieran estas pruebas en la zona.

6 – Fenómenos ovni y un héroe de guerra

Cuando se cuentan historias sobre avistamientos o contactos alienígenas, muchas veces se piensa que es mentira o quien lo cuenta no está bien de la cabeza. Sin embargo, cuando lo cuenta alguien con una gran reputación, es algo diferente. Realmente da que pensar si quién lo cuenta ha demostrado ser una persona cuerda y responsable. Es el caso del piloto ruso Arkady Ivanovich Apraksin. Ivanovich fue un héroe de guerra en la segunda guerra mundial. Después de la guerra se hizo piloto de pruebas en proyectos militares secretos.

Según unos informes desclasificados hace unos años, en 1948 estaba volando y probando un nuevo modelo de avión de guerra. Vio un objeto en el cielo alargado  que emitía una extraña luz. El objeto cambió el rumbo y golpeo el avión de Ivanovich desactivando todos los manos. Antes de caer al suelo, todos los sistemas volvieron a activarse y pudo volver a la base sin más incidentes. Contó a sus mandos lo que había pasado pero no le creyeron. De hecho, le dieron seis semanas de baja para que descansara. Oficialmente Ivanovich estaba estresado y había tenido una alucinación.

El piloto siguió haciendo pruebas para el ejército soviético y el incidente se olvidó. Sin embargo, al año siguiente volvió a pasar algo parecido mientras pilotaba otro avión de combate. Volvió a ver el mismo objeto, pero esta vez Ivanovich no quiso correr el riesgo de ser golpeado como la otra vez. Desvió el avión y aterrizó en la pista de un aeródromo a unos cien kilómetros de su base. Volvió a contar la misma historia a sus jefes, pero esta vez le dieron la baja absoluta pensando que estaba perdiendo la cordura. Dejó el ejército y al poco tiempo desapareció por completo.

Algunos piensan que Arkady Ivanovich Apraksin ni siquiera existió y forma parte de una teoría de la conspiración. Sin embargo, varios informes dicen que esto ocurrió de verdad. Aun siendo así, ¿Qué vio exactamente este piloto?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here