¿Has oído algo sobre los fantasmas del cine Capitol? No hablamos de los populares cines que hay en la Gran Vía de Madrid, sino un cine que está en Estados Unidos en el estado de Utah.

Los casos de fenómenos paranormales en muchas partes del mundo es algo que escuchamos continuamente. Ya hemos hablado de casas con fantasmas, hoteles encantados, pueblos con extrañas historias y muchas cosas más. Sin embargo, ¿Hemos hablado alguna vez de un cine encantado? Lo cierto es que pensamos que no, pero no es un problema. Hay un cine en la ciudad de Salt Lake City llamado Capitol, y parece que si hay presencias extrañas.

Se puede pensar que es otro de esos lugares donde hay una leyenda urbana de fantasmas o maldiciones. Sin embargo, en este caso hay mucho más ya que la misma policía ha confirmado que ha visto cosas inexplicables. Incluso un famoso programa de fenómenos paranormales ha dedicado un episodio entero a este cine.

La historia de los fantasmas del cine Capitol

El Cine Capitol se inauguró en 1913, aunque su primer nombre fue el de Orfeo. Su construcción fue muy elaborada para la época ya que se utilizaron materiales nuevos para la época. Al principio no era un cine, sino un teatro para hacer representaciones. Se pensó desde el primer momento que no solo fuera un teatro corriente, sino uno de los mejores del país.

Tenía sitio para dos mil personas y cuando se abrió había dos represtaciones diarias. La gente venía de todos los sitios para ver este novedoso teatro y las obras que ahí se hacían. Sin embargo, llegó el año 1923 y las películas de cine entraron con fuerza en el mundo del entretenimiento.

Se tomó la decisión de que el teatro fuera reconvertido en un cine, y es cuando se cambió su nombre de Orfeo a Capitol. El local se amplió y la primera película sonora se proyectó en 1929. Aunque principalmente se ponían películas, de vez en cuando se seguían haciendo obras teatrales. Varias veces al año llegaban grupos teatrales de renombre para actuar en el Capitol.

El principio de los fantasmas del cine Capitol

En julio de 1949 hubo un terrible incendio en el cine que casi lo destruye por completo. A pesar de que el edificio se vio envuelto en llamas, solo hubo una muerte. Se trataba de un joven empleado del cine llamado Richard Duffin, el cual tenía la función de acomodador.

El cine fue reconstruido y se volvió a abrir al cabo de algunos meses. Todo volvió a la normalidad, aunque al poco tiempo empezaron a ocurrir cosas extrañas. Los trabajadores del Capitol notaron que las luces se encendían y apagaban solas, las puertas se cerraban de golpe y los ascensores funcionaban por su cuenta.

Otra de las cosas que ocurrían era que los equipos para proyectar las películas no funcionaban bien, a pesar de haber sido verificados varias veces. Hacían cosas extrañas y parecía que funcionaban de forma autónoma. Muchos pensaban que era el fantasma de Richard Duffin, el cual seguía estando presente en el cine.

Curiosamente, el cine Capitol no era el único sitio encantado ya que otros lugares de la población de Flint tenían extrañas historias. Cerca del cine había un hotel que se decía que también tenía fantasmas. Estas creencias surgieron a partir de una serie de misteriosos asesinatos que tuvieron lugar en la zona y que nunca se solucionaron. Se piensa que pudo ser un asesino en serie que estuvo de paso, pero que nunca fue capturado.

Las pruebas de que el cine Capitol tiene fantasmas

Como ocurren con este tipo de cosas, mucha gente se mantiene escéptica sobre si existen los fantasmas o no. En el caso de los fantasmas del cine Capitol pasaba lo mismo. El ayudante de Sheriff Dave Murphy era una de estas personas. Antes de ser policía había sido guarda de seguridad y estuvo un tiempo trabajando en el cine haciendo la ronda nocturna.

Según sus testimonios el y otros guardas de seguridad habían experimentado los fenómenos extraños en sus propias carnes. Por la noche veían sombras moviéndose por los vacíos pasillos del cine. Escuchaban voces espectrales y música que venía de algún sitio indeterminado.

Sin embargo, lo peor fue cuando vieron sobre el escenario el fantasma que teóricamente habitaba en el cine. Según dijo Dave Murphy, había más de un fantasma en el edificio. Algunos pudieron ver también una mujer que iba vestida como si estuviera en el siglo 19. Paseaba por los pasillos sin rumbo fijo, y esto fue visto por varios vigilantes de seguridad.

El ataque y el episodio de “Paranormal Witness

Los fantasmas del cine Capitol parece que no se conformaron con hacer ruidos, mover cosas y hacer apariciones espontáneas. Dave Murphy fue atacado por “algo” durante una de sus rondas y esto confirmó que no querían a nadie dentro del edificio.

El programa de televisión “Paranormal Witness” se interesó por este caso y dedicaron un episodio del cine. Según los investigadores del canal de televisión, pudieron comprobar con sus equipos que efectivamente había una actividad poco usual en el lugar. Aunque no pudieron grabar un espectro, si vieron que algo realmente sobrenatural envolvía el cine Capitol.

Hoy en día el cine sigue abierto y proyectando películas. También hay obras de teatro y ballet, por lo que la actividad paranormal no parece afectar a las representaciones. Algunos piensan que toda la historia de fantasmas es realmente una forma de publicidad para este cine-teatro con arquitectura del renacimiento. Aun así, ¿pasarías una noche en el cine tu solo?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here