Desapareció sin dejar rastro y los aullidos alertaron a su dueña

Quien haya sido dueño de algún perro sabe sin duda que son animales propensos a dar paseos por su cuenta, sobre todo si son de naturaleza inquieta. Algo así debió sucederle a Maverick, pues en una de sus incursiones nocturnas se topó con un hoyo por el cual no pudo salir, debido a su gran profundidad.

Tras varios días atrapado y sin comer, el animal comenzó a agonizar

Cuenta su dueña, Lisa Van Valkenburgh, que tras buscar al animal por todas partes, temió que cayese en el lago que transcurre cerca de su casa. Cuál fue su sorpresa al oír los desesperados ladridos de Maverick, el cual pudo ser rescatado sin problemas gracias a la labor de los servicios de rescate.

foto-1

Los bomberos pudieron extraer con seguridad al animal tras excavar durante dos horas

Presentaba síntomas de deshidratación, así como varias contusiones y problemas de vejiga derivados de la terrible experiencia que ha tenido que pasar.

Para proceder a su rescate, no bastó simplemente con entrar en el hoyo ya que, al estar sumido en el barro, necesitaron introducirse en el hueco por debajo, por lo que tuvieron que bordear hasta llegar a donde se encontraba el animal y así eliminar todo el lodo que impedía sacarlo del agujero.

Los dueños lo llevaron rápidamente a la clínica al ver el pobre aspecto del perro

Tras varias horas en la clínica, pudieron estabilizarle. Lo encontraron los veterinarios, además de las abrasiones en la piel del animal y un diente roto, fueron grandes cantidades de arcilla que mostraba la proyección de rayos-x en el interior de su estómago.

Tuvo que permanecer ingresado mientras le suministraban antibióticos por vía intravenosa, para intentar paliar la lamentable condición en la que se encontraba.

Actualmente, Maverick se recupera rápidamente en su hogar

foto-2Aparte de ligeros cambios en su alimentación, el perro ya está volviendo a la normalidad y jugando con los demás animales de la casa, provisto de unos pañales que resuelven sus problemas de incontinencia.

¿Qué le hizo perseverar durante tanto tiempo? ¿Su instinto de supervivencia? ¿La esperanza de volver junto con la gente que le quiere? Amantes de los animales o no, deben quitarse el sombrero ante tal increíble hazaña.

No era la primera vez que este animal ponía en peligro su vida

Amante del peligro o un imán para la mala suerte, lo cierto es que Maverick a sus doce años ya ha sobrevivido a un atropello y salir ileso tras quedar atrapado en una trampa para mapaches, todo ello antes de llegar con su nueva dueña.

Han aprendido la lección y tomarán precauciones

Maverick ya no campa a sus anchas por el jardín, en lugar de llevar el collar eléctrico, que como se ha visto no es muy efectivo, han optado por utilizar el clásico método de amarrarlo con una correa, bastante más eficaz y siempre pensando en la seguridad del animal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here