Un profesor japonés tiene un modo muy peculiar de incentivar a sus alumnos, y lo cierto es que es increíble. Este profesor ha perfeccionado el arte de hacer verdaderas pinturas de calidad en una simple pizarra y usando solo tizas. Como se puede ver en las fotos, el resultado es realmente espectacular. Si alguno piensa que se conservan estas piezas de arte, la respuesta es no. Una vez terminadas son fotografiadas para que quede solo su recuerdo. Luego son borradas y preparadas para la siguiente obra de arte. Conseguir una técnica tan depurada es algo que lleva muchos años, pero este profesor parece que lo ha conseguido y muy bien.

foto-1

foto-2

foto-3

foto-4

foto-5

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here