Antes de empezar, queremos avisar que algunos de los videos que vamos a poner a continuación pueden herir sensibilidades. Son personas que tuvieron un problema durante algunas de sus actuaciones y que fue grabado en cámara. El motivo por el que personas que hacen cosas arriesgadas atrae tanto, es porque hay una posibilidad de que algo vaya mal. Es así de sencillo. La mayoría de la gente ve estos números pensando que todo va a salir bien, pero también hay una parte de morbo y curiosidad por ver si ocurre un desastre. Es el mismo motivo por el que reducimos la velocidad al pasar por un accidente de carretera. Tenemos esa “necesidad” para ver lo que está pasando, aunque sea algo horrible.

Gracias a los medios tecnológicos en los últimos años, se han podido grabar muchos números de especialistas, magos y domadores donde algo no ha salido bien. Muchas de las grabaciones nos han dejado escenas impactantes. Veremos a continuación algunas de las más famosas de los últimos años, lo cual nos deja claro lo mucho que se arriesgan a veces.

La cámara de agua de Houdini

En el año 2009 se celebró un espectáculo de escapismo durante un intermedio en un juego de los Detroit Pistons. Quién hacía el número era la escapista profesional Kristen Johnson, y tenía que escapar de un gran tanque de agua. El número consistía en que fuera metida en el tanque con agua sin posibilidad de respirar y con las manos y pies atados con esposas. Todo parece que va bien al principio, pero a los 2 minutos y 50 segundos empieza a tener convulsiones y queda inconsciente.

Sus ayudantes vieron lo que estaba pasando y rápidamente quitaron la tapa y la sacaron del agua. Todo el mundo que había en el estadio pensó que habían visto a una mujer ahogarse (menos alguien del público que suelta una carcajada). Por suerte, después de unos segundos un ayudante levanta la mano diciendo que estaba viva. Kristen Johnson entonces recupera la conciencia y se retira andando por si misma. No tuvo consecuencias y pudo seguir con su trabajo de escapismo.

El accidente de Michael Mooney

En el siguiente número que salió muy mal, solo podemos decir “¿En qué narices estaba pensando esta persona?”. En esta ocasión este mago estaba frente el público en una pista de pruebas de Atlanta, donde tenía una capucha puesta y estaba encadenado a un coche. La idea era que tenía que desencadenarse en tres segundos antes de que el coche arrancara. Parece que no se pusieron de acuerdo, porque al contar 3 es cuando el mago empieza a intentar liberarse, y al mismo tiempo el coche arranca a toda velocidad. Como nos podemos imaginar antes de ver el video, todo fue muy mal. Fue volteado y se dio un fuerte golpe contra el suelo. Quedó inconsciente en la pista y un equipo médico lo atendió rápidamente. El resultado fue que se rompió ambas muñecas, algunos dedos y la clavícula.

Se puede decir que tuvo mucha suerte porque pudo haber muerto o quedar paralizado. Con este accidente se retiró y nunca más volvió a realizar números de este tipo. Viendo el video, no nos extraña que tomara esa decisión.

El número del ataúd no salió bien

En este caso se volvía a intentar emular uno de los trucos de Houdini. Una de las peores maneras de morir es sin duda ser enterrado vivo. Puede que este fuera uno de los motivos que movieron a Houdini a realizar el número de escaparse de un ataúd. Cuando lo hizo por primera vez en 1915, casi muere en el intento. Le enterraron bajo tierra solo dejando una mano fuera en la superficie. Más tarde tuvieron que sacar su cuerpo inconsciente de la tierra. Desde entonces, se han hecho varios números parecidos imitando a lo que hizo este gran mago. Solo unos pocos han tenido éxito.

Uno de los intentos más conocidos de intentar escapar de un ataúd, fue realizado por Bill Shirk en 1992. Para darle un giro aun más peligroso, el mago fue enterrado con una capa de cemento adicional. El problema al usar cemento es que se empieza a endurecer primero bajo la superficie. El cemento más cerca del mago fue lo primero en endurecerse. Sin embargo, salir a la superficie a través del cemento no fue el mayor de sus problemas. Debido a peso de todo lo que echaron encima, el ataúd se rompió y la tierra y el cemento lo inundaron.

Shirk tuvo suerte y lo consiguieron sacar aun con vida. Sin embargo, dos años antes otro mago llamado Joe Burrus no había tenido tanta suerte y murió haciendo el mismo número.

La rueda de la muerte

La rueda de la muerte es un número circense que puede salir bastante mal. Esto es lo que pasó en Las Vegas, donde el todo se hace sin la protección de una red. Aun con innumerables horas de entrenamiento, nadie garantiza que todo salga como debe ser. El especialista encargado de realizar el número era Junior Delgado, y el problema fue que toda la plataforma de movió hacia un lado, lo cual hizo a Delgado perder el equilibrio. La inesperada caída no le dejó tiempo para prepararse, y cayó a plomo con la cara por delante.

Fue llevado al hospital y esa misma noche el mismo dijo por medio de su cuenta de Facebook que había sobrevivido a la caída. Le tuvieron que operar de una pierna, pero por lo demás tuvo suerte ya que las heridas no fueron serias.

El incidente de “La Ciudad de los Leones”

Hemos dicho varias veces en esta Web que estamos en contra de los espectáculos con animales. Simplemente no es algo natural y los animales lo pasan mal, incluso cuando han nacido en circos o granjas. También da lugar a accidentes que pueden poner la vida de personas en peligro. En el espectáculo llamado “Ciudad de los Leones” en Ucrania, el domador Oleksie Pinko estaba haciendo un número con varios leones. Sin embargo, uno de ellos ese día estaba nervioso y agresivo.

Al principio solo es una de los leones el que ataca al domador, pero al rato el resto de los leones se unen al ataque. Apenas puede salir de la jaula mientras sus ayudantes intentan parar a la jauría. Fue llevado al hospital con varias heridas y operado de emergencia, aunque sobrevivió.

Viendo el video, se puede comprobar como los leones son golpeados con barras de hierro, lo cual no los tranquiliza precisamente. Por este motivo, en primer lugar no deberían existir este tipo de espectáculos. Los grandes gatos son impredecibles y deben estar en su hábitat natural. Debemos recordar que en los circos se obliga a la fuerza a los animales a realizar los números, la mayoría de las veces con métodos que implica dolor y castigos.

Otro número de escapismo

Parece que los números de escapismo son los que más riesgos tienen, y cuando hay tanques con agua la cosa se pone peor. En esta ocasión fue un joven escapista llamado Spencer Horsman el que tuvo problemas con una versión del tanque con agua creada por el mismo. Mientras estaba intentando quitarse las cadenas estando inmerso en el agua, se desmayó antes de escapar. Su equipo lo tuvo que sacar del tanque urgentemente, aunque se recuperó casi al instante. No es la primera vez que este especialista casi se ahoga con sus trucos. Claramente este artista debería dejar de jugar con el agua.

Atravesar cristales corriendo – no es una buena idea

Nuestro siguiente número fallido dejó al protagonista herido y humillado a partes iguales. No sabemos muy bien porque alguien querría saltar a través de diez paneles de cristal templado, el cual es bastante duro (cuatro veces más duro que el vidrio normal). El especialista Jesús Villa pensó que sería una buena idea para dar espectáculo. Lo intentó en Las Vegas, y la idea era ir saltando desde un trampolín rompiendo los cristales con un casco puesto en la cabeza. La prueba falló estrepitosamente como podemos ver en el video.

Aunque podemos ver como la gente en el video se ríe, como seguro que otras muchas hicieron al ver las imágenes, lo cierto es que Villa se rompió el cuello por varias partes y pasó varios meses en el hospital. Después del accidente puso un sitio Web para recibir donaciones y así poder pagar las facturas del hospital. Quiere también volver al trabajo de especialista cuando esté totalmente recuperado.

Es increíble que este hombre pudiera sobrevivir a esto

Para el siguiente especialista nos vamos a ir al año 1926, donde Fred Osborne hizo algo que te pone los pelos de punta al ver las imágenes.  Pilotando su motocicleta se lanzó por un acantilado con un paracaídas puesto. Hay que reconocer que valor no le faltaba a Osborne. El problema fue que el paracaídas no se abrió del todo y la moto y Osborne cayeron al vació desde unos 152 metros. Viendo el video, más de uno diría que es imposible sobrevivir, pero lo cierto es que lo consiguió gracias a los cables telefónicos y del telégrafo que frenaron la caída.

 

El desgraciado accidente de Samuel Koch

El siguiente caso es más triste ya que el joven protagonista quedó parapléjico. En un programa alemán muy popular se hacían retos de todo tipo con una gran audiencia televisiva. El programa había estado en emisión durante 30 años, y cuanto más complicado el reto, más audiencia tenía. El joven Samuel Koch apareció en el programa de televisión con el reto de saltar un coche en marcha con un calzado especial que le permitían saltar mucho más. Todo iba bien hasta que intentó saltar el cuarto coche. Uno de sus zapatos especiales falló y se golpeó contra el parabrisas del coche, cayendo con la cabeza.

Todo el mundo presente quedó conmocionado por el terrible golpe. Por si fuera poco, el padre del joven era el que conducía el coche. Se llevó a Koch al hospital donde le operaron de urgencia, donde estuvo en coma durante diez días. Aunque llevaba un casco, se rompió varias vértebras del cuello y quedó paralizado. Ahora es un activista para la investigación de lesiones de espina dorsal, donde también escribe libros de gran éxito.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here