Llevan existiendo muchos años, pero por muy útiles que hayan sido, los espantapájaros siguen siendo siniestros e inquietantes. No es de extrañar ya que es una figura humana colgada en medio del campo y que parece que está muerta. Su uso es muy beneficioso para las cosechas, pero eso no quita que se hayan formado toda clase de historias de terror alrededor de estos muñecos para asustar a los pájaros.

Hoy en día los espantapájaros han cambiado mucho y ya no dan tanto miedo como antes. Sin embargo, las figuras originales si daban miedo y no solo a los pájaros. Se podían encontrar en cualquier parte del mundo y se confundían muchas veces con personas o incluso con posibles fantasmas. Puede que sea el motivo por el que siempre han asustado a mucha gente.

Los espantapájaros han generado muchos casos extraños a lo largo de la historia que se siguen recordando. Algunos son más conocidos que otros y te contamos los más extraños alucinantes que se han documentado.

1 – El caso de Ethel Winifred Collins

Para empezar hablaremos de un caso que estuvo en todos los periódicos ingleses por su siniestro desenlace. Ocurrió en una zona rural donde la gente trabajaba en el campo para ganarse la vida. Una de las tareas que tenían era limpiar los campos de maleza y otras cosas que no servían. El trabajo era tedioso y monótono, pero era algo que se tenía que hacer.

En 1953 un grupo de personas estaban limpiando uno de estos campos en la localidad de Llangain, en Gales. Su trabajo era sencillo y era recoger arbustos, hojas y otras cosas para ser quemadas en una hoguera. Entre la maleza encontraron un  espantapájaros, por lo que lo cogieron y lo tiraron a la hoguera.

Según el espantapájaros se quemaba, algunos de los trabajadores observaron que bajo las viejas ropas había algo parecido a huesos humanos. Cuando las llamas se apagaron fueron a mirar más de cerca que eran esos supuestos huesos. Pudieron ver que entre los restos de la hoguera había una calavera y una dentadura postiza.

Llamaron a la policía y una investigación pudo identificar a un hombre llamado Ethel Winifred Collins. Era un hombre de unos 70 años que había desaparecido unos meses antes y se había dado por desaparecido. Los trabajadores habían confundido los restos de Collins con un espantapájaros.

2 – El espantapájaros ahorcado

Otro de los casos más famosos con espantapájaros es el de Albert Engel, el cual era un artista aparte de granjero. Vivía en Wisconsin y en 1916 fabricó un espantapájaros que parecía muy real. Habían visto su creación al pasar por su granja y se había corrido la voz del realismo de este muñeco de tamaño real. Todos los vecinos de la comunidad se quedaron impresionados con la creación de Albert Engel, y de hecho muchos se interesaron en como lo había hecho para hacer algo parecido en sus campos.

Algunos vecinos se acercaron a la casa de Engel para preguntarle como había hecho el espantapájaros. Sin embargo, su familia dijo que Engel llevaba varios días sin pasarse por allí y que posiblemente se había ido a la ciudad para tratar algún asunto. En un área donde nunca ocurrían cosas extrañas, no dieron importancia a esto.

Algunos vecinos quedaron un poco decepcionados al no poder preguntar a Engel sobre el espantapájaros que colgaba de un árbol en su campo de maíz. Uno de los vecinos más impacientes se acercó al campo de maíz para ver el espantapájaros más de cerca. Según se acercaba vio que algo no estaba bien. Cuando estuvo al lado del árbol pudo ver que era el propio Albert Engel el que estaba colgado.

La gente lo había confundido con un espantapájaros porque Engel se había ahorcado con un sombrero de paja. Estos sombreros eran muy típicos en los espantapájaros de la época para así hacer pensar a las aves que eran personas de verdad. En este caso engañó a un montón de vecinos que al ver al hombre colgado a distancia, pensaron que era una de las últimas creaciones de Engel. Nadie podía suponer que había sido un suicidio.

3 – El uso de espantapájaros en la guerra

¿Quién iba a pensar que los espantapájaros pudieran luchar en las guerras? En la primera guerra mundial se pudo ver que estos muñecos podían ser muy útiles en batalla. Ocurrió en el año 1914 en el primer año de la guerra y fue cuando las tropas francesas se tuvieron que enfrentar al batallón alemán Baden.

Claramente el batallón Baden era superior a las fuerzas francesas y estos lo sabían. Tuvieron que improvisar algo y aprovecharon la espesa niebla que había para trazar un plan. Recogieron palos y hojas para hacer espantapájaros con algunos uniformes sobrantes que tenían. Con la niebla parecían soldados franceses parados en medio de la nada.

Algunos franceses fueron enviados adonde estaban los alemanes para hacer de cebo. El regimiento Baden cayó en la trampa y persiguió a los franceses hasta donde estaban los espantapájaros. Cuando los alemanes atacaron a los muñecos que servían de señuelo, los franceses atacaron desde diferentes puntos en una perfecta emboscada. Murieron más de cien soldados del regimiento Baden, dando la victoria a los franceses ese día.

El éxito de esta emboscada marcó un precedente en esta guerra y muchas otras. Se empezaron a usar espantapájaros de manera habitual para engañar al enemigo y hacerle caer en trampas. Como se puede ver, los espantapájaros sirven para mucho más que asustar cuervos.

4 – Aprovechar a los muertos para cuidar los campos

Por increíble que parezca, hubo un tiempo donde se puso de moda aprovechar a los fallecidos para que fueran usados como espantapájaros. A principios del siglo XX hubo muchos reportes en diferentes países de granjeros que en lugar de enterrar a sus muertos, los ponían en los campos de cultivo.

Uno de los casos más conocidos ocurrió en 1906 en Estados Unidos, donde un agricultor de origen húngaro llamado Eugene Plozy usó a su esposa fallecida como espantapájaros. Hubo muchos casos parecidos en los siguientes años donde parecía que se había vuelto una moda hacer esta siniestra práctica. Algunos dicen que la culpable fue la prensa por dar tanto bombo a esta práctica, la cual fue imitada en muchos otros sitios.

Otro caso ocurrió en Holanda en la ciudad de Ámsterdam en 1910. En este caso se repitió lo que había ocurrido en Estados Unidos. Un agricultor que había tenido un feliz matrimonio de muchos años, decidió usar a su esposa muerta para una última tarea matrimonial conjunta.

Al fallecer su mujer la vistió con una de los vestidos que tenía, y la ató a un poste en medio de su campo de cultivo. Sin embargo, los vecinos pronto vieron este extraño espantapájaros y se dieron cuenta que algo no iba bien. No tardaron en denunciarlo a las autoridades y fue detenido.

5 – Una pelea de vecinos

Como todos sabemos, muchas veces hay roces con los vecinos que pueden ser bastante serios. No es fácil convivir con ciertas personas y muchas veces se crean situaciones realmente desagradables. ¿Qué tienen que ver los espantapájaros con las peleas de vecinos? En 1911 hubo un caso que se hizo famoso en California fue el de Mary Haman y su vecino Luigi Lugo.

Ambos se llevaban a matar y tenían sus casas y tierras unas al lado de las otras. Ni siquiera vivían en un apartamento, sino en sus respectivas casas, pero eso no hacía que se odiaran menos. No se podían ni ver, y Luigi Lugo aprovechó eso para hacer enfurecer a su vecina Mary Haman.

Lo que hizo Luigi fue poner un espantapájaros en el límite de sus tierras, que era una copia exacta de si mismo. Lo puso muy visible para que Mary lo pudiera ver desde su casa. La visión de un espantapájaros que iba vestido igual que Luigi hizo que Mary se volviera loca. Lo que pasó es que la mujer cogió un hacha y atacó al espantapájaros cortándole la cabeza y todos los miembros.

Aunque solo era un muñeco que se parecía a Luigi, fue detenida por vandalismo. Al final fue puesta en libertad al no haber heridos y solo se la multó por destrozar una propiedad privada. El caso del espantapájaros “asesinado” por esta guerra de vecinos se hizo popular en toda California y fue la comidilla de todo el mundo durante meses.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here