Buenas noticias para aquellos que suelen suspirar mucho: Los científicos han dicho que es muy buen para nuestra salud. De hecho, si no suspiráramos nos moriríamos. Lo que han descubierto es la región del cerebro que transforma la respiración normal en suspiros que nos mantienen vivos. Primero hay que empezar explicando los principios básicos.

Fisiológicamente hablando, los suspiros son una manera de mantener nuestros pulmones inflados. Un suspiro es una respiración profunda pero no es de naturaleza voluntaria. Empieza como una respiración normal, pero antes de exhalar nos tomamos un segundo para respirar una segunda vez. Aunque no te des cuenta, hacemos esto unas doce veces cada hora, y aun más cuando estamos estresados o tenemos ansiedad. Esto es algo bueno para nosotros. Si no hacemos esto cada poco tiempo, los alveolos de nuestros pulmones finalmente colapsarían causando un fallo pulmonar. Este es uno de los motivos por los que los primeros pulmones de acero causaban tantos problemas. No estaban programados para esta respiración adicional para llenar los pulmones.

foto-1Es nuestro cerebro el que controla como respiramos, y no solo hay un tipo de respiración. La parte del cerebro que se encarga de esto tiene varios tipos de neuronas para lograrlo. Cada neurona funciona como un botón que activa el tipo de respiración. Uno de los botones regula la respiración normal, otra los suspiros y las otras pueden controlar los bostezos, los estornudos, la tos o incluso el reír y llorar mientras respiramos.

Lo que han visto los científicos es que los suspiros realmente necesitan un bajo número de neuronas comparado con otras cosas. Estos descubrimientos podrían llevar a comprender mejor algunas enfermedades respiratorias y ha poder solucionarlas. De hecho, se podrían empezar a encontrar medicamentos que pudieran regular los suspiros y así mejorar la salud de nuestros pulmones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here