La gente tiene asumidas muchas cosas en la vida que creen que son verdad. Por algún motivo dan por hecho que algunas cosas son como se las han contado o porque lo han creído así siempre. Estas equivocaciones comunes se suelen dar en muchos temas diferentes. Te contamos algunos de los más comunes que posiblemente has creído toda la vida, pero no son ciertas. Nunca es tarde para conocer la realidad.

1 – Se suele decir que las embajadas están en el suelo del país que los representan. Dicho de otra manera, una embajada de España en Inglaterra es suelo español según la mayoría cree. Pues no es cierto, ya que sigue siendo suelo inglés. Lo que ocurre es que se les concede a las embajadas y consulados privilegios como si estuvieran en su país. Lo mismo ocurre con toda la gente que trabaja en las embajadas. Estos privilegios los definen acuerdos y leyes internacionales.

2 – Hay una creencia de que cuando te pica una medusa, hay que orinar en la zona para anular el veneno. Lo cierto es que no ayuda, y de hecho puede empeorar la situación. Las picaduras de medusa reaccionan al agua dulce, y la orina es como agua al no tener tanta sal como el agua de mar. Lo aconsejado es lavar la picadura con agua de mar y buscar atención médica.

3 – Si preguntas a alguien que es lo que significa la palabra “vértigo”, te dirá que es tener miedo a las alturas. Lo cierto es que no es así. El miedo a las alturas se llama acrofobia, que es una palabra que viene del griego. La palabra “vértigo” viene del latín y define la sensación de movimiento cuando se está quieto. Dicho de otra manera, es marearse estando parados, lo cual puede ser provocado por estar en las alturas.

4 – La forma de cómo funciona un microondas suele ser confundida por mucha gente. Muchos piensan que cocinan de dentro hacia afuera, pero no es así. Lo cierto es que lo hace mediante flujos eléctricos que inciden en el objeto o los alimentos que hay en el microondas. Este es el motivo que muchas veces cuando cocinamos algo congelado, la parte externa está caliente pero el interior de la comida sigue estando frío.

5 – ¿Quién no ha escuchado hablar del famoso festival de la cerveza Oktoberfest? Como dicen el propio nombre, se supone que este festival es en octubre, pero no es así. Lo cierto es que empieza en septiembre y acaba en la primera semana de octubre. El festival dura más de 15 días, por lo que lo intenso de la fiesta cervecera realmente es en septiembre.

6 – En la edad media se inventaron muchas cosas, pero algunas han sido algo tergiversadas por el cine y la literatura. De hecho, una de las invenciones achacadas a la edad media es el  cinturón de castidad. Se ha creído siempre que era para que las mujeres no tuvieran relaciones mientras sus maridos estaban luchando. Pues lo cierto es que esto no es verdad. Los cinturones de castidad se inventaron en la era Victoriana (siglo XIX) y no se usaban para evitar relaciones sexuales con hombres. Era un dispositivo para que las mujeres no pudieran masturbarse.

7 – Las series de televisión y el cine nos han dicho que no se puede denunciar a una persona desaparecida las primeras 24 horas. Lo cierto es que es mentira. Se puede denunciar la desaparición de cualquiera en cualquier momento. La diferencia es que la policía puede tardar más en actuar dependiendo de las circunstancias. Si es una persona adulta con un historial de escapadas para irse de fiesta, esperarán 24 horas antes de empezar a buscar. Sin embargo, si es un niño desaparecido o una persona mayor la policía actuará rápido.

8 – Cuando hace mucho calor, la gente se suele poner ropa más clara. Se dice que así se evita el calor. Lo cierto es que no es la mejor ropa para protegerse del calor. Es cierto que la ropa blanca reflecta el calor del sol de nuestros cuerpos, lo cual es bueno. De hecho, en los lugares donde hace mucho calor se suelen pintar las casas de blanco por este motivo. Sin embargo, con la ropa blanca el mismo proceso ocurre en nuestro cuerpo. La ropa blanca reflecta el calor de nuevo hacía nuestros cuerpos.

Por este motivo la mejor ropa para aguantar mejor el calor es la oscura o negra. De hecho, lo puedes ver en muchos países donde la temperatura es muy alta. Las ropas oscuras son más eficientes liberando calor de nuestros cuerpos. Por supuesto, hay que usarlas intentando no estar expuestos directamente a los rayos del sol.

9 – El alcohol nos caliente cuando hace mucho frío. Hay gente que lo sigue creyendo y es totalmente falso. De hecho, ¿quién no ha visto alguna película con un perro San Bernardo con un barril de coñac al cuello? Supuestamente rescataban personas perdidas en la nieve y el coñac las haría entrar en calor. Lo cierto es que es al revés. El alcohol baja la temperatura de nuestro cuerpo. El motivo es porque permite que más sangre llegue a la superficie de nuestro cuerpo, lo cual saca más calor de nuestro organismo.

Lo que ocurre es que este mismo flujo de sangre que llega a la superficie de nuestro cuerpo, caliente la piel. Esto nos da una sensación de calor. Es una respuesta nerviosa que es enviada a nuestro cerebro, pero no significa que nuestro cuerpo se esté calentando.

10 – No bañarse haciendo la digestión. Esto se ha creído durante muchos años,  y es increíble como se ha llevado a rajatabla durante décadas. En algunos casos se decía que había que esperar dos horas después de comer para bañarse. En otros solo era media hora, pero la idea era evitar un corte de digestión. Lo cierto es que esta creencia surgió porque al comer la sangre se concentra más en nuestro estómago. Esto no significa que te vaya a dar un corte de digestión si te bañas después de comer. En todo caso te podría dar un calambre, lo cual se soluciona saliendo del agua hasta recuperarse. Hoy en día hay gente que lo sigue creyendo.

11 – La gente mayor se vuelve más refunfuñada. Se suele decir que la gente más mayor tiene mal carácter y tienda a ser más arisca y malhumorada. Pues no es cierto. Hay de todo en este mundo, y el que es malhumorado de joven lo puede ser de viejo. Hay estudios que han demostrado nuestra personalidad no cambia demasiado después de cumplir los treinta años. Si eres una persona con buen humor a los cuarenta, lo más seguro es que lo seas a los 70 y 80. El problema son algunas enfermedades neuronales o de ictus, lo cual puede cambiar el carácter de cualquiera. Sin embargo, estando sanos no tiene que hacernos más enfurruñados en la vejez.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here