Si estas de vacaciones por Estados Unidos y decides pasarte por Ohio, pregunta por el Castillo Franklin. Seguro que te empiezan a contar todo tipo de historias, y no es para menos. El Castillo Franklin está considerado como uno de los lugares más embrujados de América. Solo echando un vistazo a este edificio nos hace comprender de qué están hablando. Los rumores de que había fantasmas en el castillo se remontan casi al mismo tiempo que fue construido. Fue un banquero alemán llamado Hannes Tiedemann el que mando hacerlo, ya que quería una casa lujosa y única. Para ello se lo encargó a una famosa compañía de la época, la cual construyeron un castillo de cuatro plantas.

foto-1El castillo tiene treinta habitaciones y un salón de baile que ocupa toda la cuarta planta. Tiene incluso una casa anexa donde se pueden guardar carruajes. El exterior de la casa se adornó con gárgolas y elaboradas esculturas. Las vistas desde la última planta dan una gran panorámica del lago Erie y se puede ver la ciudad de Cleveland. Una vez terminado el castillo, Tiedemann se mudó con su esposa y su madre. También contrató a varios sirvientes para hacerse cargo de los servicios.

Los primeros años en el Castillo Franklin fueron muy buenos y tuvieron varios hijos. Sin embargo, todo cambió de repente y la desgracia cayó sobre los que vivían en la casa. Todo empezó en 1881 cuando la madre de Tiedemann y su hija de quince años murieron con semanas de diferencia. Aunque su madre murió por causas naturales, se cree que su hija murió a causa de la diabetes. Aun así, comenzaron las habladurías de que había algo malo en el castillo. Incluso algunos acusaron a Tiedemann de tener algo que ver.

Comienzan las leyendas del Castillo Franklin

foto-2Se dice que durante este tiempo de desgracia, es cuando se empezaron a construir habitaciones escondidas y pasadizos secretos. El motivo por el que se construyeron todavía no está claro para nadie. Algunos dicen que lo hizo Tiedemann solo para estar entretenido en algo y alejar las recientes muertes de su mente. Otros dicen que fueron construidos para que pudiera cometer atroces crímenes. De hecho, se dijo que había matado a su nieta, a una sirvienta e incluso a su hija. También había rumores de que su mujer los hizo hacer para moverse en secreto ocultándose de su marido.

Cuando la mujer de Hannes Tiedemann murió, también se atribuyó a la maldición del castillo. Este se casó poco después y vendió el castillo a un elaborador de cerveza local llamado Mullhauser. Algunos dicen que dejar el castillo no le sirvió para librarse de la maldición, ya que miró poco unos años después de repente. Con el acabó el linaje de los Tiedemann ya que toda su familia había muerto antes que el.

La maldición continuó algún tiempo después

foto-3Parece que la maldición se tomó un respiro durante la estancia del cervecero en el castillo. Sin embargo, volvió cuando el castillo fue vendido a un grupo político alemán establecido en la zona. Aunque oficialmente este partido alemán solo hacía reuniones y fiestas en la casa, algunos rumores decían que usaban el lugar para espiar. Se dijo incluso que algunos años después se encontró una radio de onda corta oculta en los sótanos. Con los años, se dijo que los pasadizos fueron usados por los nazis para ejecutar personas. Se habló también de un nuevo túnel construido desde el sótano hasta el lago Erie.

El castillo fue vendido a James Romano, el cual fue a vivir allí con su familia. Al poco tiempo empezaron a experimentar extraños sucesos. Los hijos de Romano a menudo hablaban de sus “nuevos amigos” con los que jugaban en la cuarta planta. Solían pedir a su madre que les diera más galletas para sus amigos del castillo. Al principio pensaban que era cosa de niños y su imaginación, aunque el matrimonio también empezó a notar cosas inexplicables.

foto-4La mujer de James Romano notaba la presencia de la señora Tiedemann en la casa, y también escuchaba música de órgano que venía de varios sitios. Buscando explicaciones, la familia pidió la ayuda de profesionales para que investigaran el castillo. Según cuenta la historia, si acaso es real, en mitad de la investigación el equipo huyó aterrorizado de la casa. El siguiente paso fue pedir ayuda al sacerdote de la localidad. El sacerdote se negó a bendecir la casa cuando dio el primer paso dentro de ella.

Durante varios años más, la actividad paranormal pareció manifestarse en la casa. Finalmente los Romano decidieron vende las casa. Fueron los Muscatello los que la compraron.

Los Muscatello y el Castillo Franklin

foto-5Estaba claro desde el principio que los Muscatello querían sacar provecho económico del castillo. Empezó a ofrecer tours por la casa para cualquier que quisiera pagar por ello. Esto atrajo a mucha gente, incluidos programas radiofónicos e investigadores de lo paranormal. Se hicieron grabaciones y psicofonias para saber que había de verdad en la leyenda del castillo. Lo cierto, es que se consiguieron registrar ciertas cosas extrañas que no pudieron ser explicadas, como luces repentinas y voces.

El cabeza de familia de los Muscatello también empezó a buscar por la casa para encontrar más pasadizos. Su primer descubrimiento fue un pequeño alambique que debía ser de los tiempos de la prohibición. Sin embargo, el descubrimiento más escalofriante fue un panel oculto en la torre. Detrás había una pila de huesos humanos. Muchos dijeron que no eran huesos de personas, aunque nunca se ha sabido como llegaron ahí. Muchos se tomaron este hallazgo como la prueba de que Hannes Tiedemann era realmente un asesino. Otros piensan que fue Muscatello el que los puso para dar más que hablar de su “negocio”. La versión oficial de las autoridades fue que los huesos eran humanos y que eran muy antiguos. No se investigó mucho más.

No pudiendo tener el éxito esperado con el castillo, los Muscatello decidieron vender la casa. En este punto, la propiedad pasó por muchas manos. A lo largo de los muchos propietarios que tuvo, se hicieron renovaciones. Llegó a estar también varios años deshabitada. Hoy en día la casa sigue en pie, y de hecho la puedes ver en Google Maps en este enlace:

Castillo Franklin en Google Maps

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here