¿Sabías que el creador de Sherlock Holmes También era un buen Detective?

Seguro que si preguntan quién es Sherlock Holmes sabrás al momento de quién se trata. Posiblemente también sepas que su creador fue Sir Arthur Conan Doyle. Lo que puede que no sepas es que se consideraba a este escritor un excelente detective. De hecho, el New York times escribió en 1907 que se podía considerar a Sir Arthur Conan Doyle un detective incluso mejor que su propia creación –  Sherlock Holmes. ¿Qué ocurrió para que se le considerara un detective de élite?  Lo cierto es que se vio envuelto en un caso que llamó la atención a nivel mundial. Hay que reconocer que el caso fue tan aclamado porque el mismo se hizo cargo de la investigación, por lo que el revuelo fue aún mayor. Te contamos porque Sherlock Holmes también era un buen detective.

El caso de Arthur Conan Doyle

foto-1

En 1906 un hombre llamado George Edalji fue liberado tras cumplir condena por crueldad animal. Se le acusó de herir a caballos y ganado, como también escribir cartas amenazantes a diferentes mujeres. Cuando recobró la libertad le escribió a Doyle una carta para que le ayudara a demostrar su inocencia. Normalmente Doyle solía rechazar este tipo de peticiones. Sin embargo, recientemente su mujer había muerto y pensó que el caso le ayudaría como distracción.

Haciendo una primeras revisión del caso, notó que la condena de George Edalji podía ser debido también al hecho de ser indio y servir de cabeza de turco. Basó esto en las pocas y débiles pruebas que había contra él. De hecho, otro caballo había sido atacado mientras Edalji estaba en la cárcel. El escritor pensaba que el convicto recién liberado era inocente, pero realmente no tenía pruebas de que así era. Solo tenía su intuición de momento.

En una de las primeras reuniones que Doyle tuvo con Edalji, se fijó que sostenía el periódico cerca de la cara. Las agresiones a los animales habían tenido lugar por la noche y el culpable tuvo que traspasar varios obstáculos. La vista de Edalji era demasiado mala para que las acusaciones fueran ciertas. Si apenas podía ver por el día, no tenía sentido que pudiera hacerlo por la noche y hacer todo de lo que se le acusaba. Esto fue lo que hizo que Doyle se decidiese a coger su caso. En poco tiempo el caso de Edalji se convirtió en un símbolo de la injusticia en Inglaterra.

No todo el mundo estaba contento con lo que hacía Sir Arthur Conan Doyle

foto-2

El jefe de policía George Anson  en aquel momento no apreciaba que Doyle se metiera en el papel de un policía en un caso ya cerrado. El escritor no solo se le consideraba un detective novato, sino que encime Doyle le escribía cartas todos los días pidiéndole que abriera de nuevo la investigación. Le enviaba teorías constantemente y usaba su popularidad para mantener el caso en los periódicos. Esto crispaba los nervios al jefe de policía, y no podía hacer nada para pararlo. Doyle quería que se compensara a su defendido por el tiempo que había estado en prisión. Lo único que podía hacer Anson era rechazar las cartas y contestar que el caso ya estaba cerrado.

La cabezonería de Doyle

El escritor no se dejó disuadir por la policía y continuó sus esfuerzos para probar la inocencia de Edalji. Incluso llegó a recibir una carta anónima en tono amenazante diciendo que Edalji era realmente culpable y que dejara de defenderlo. Esto llevó a pensar a Doyle que los verdaderos culpables se estaban poniendo nerviosos y quería acallarle. Continuando con sus investigaciones, su primer sospechoso fue un marinero llamado Royden Sharp, ya que había maltratado animales anteriormente dejando heridas muy parecidas. En la carta amenazaba a Doyle con hacerle perder los riñones y el hígado.

foto-3

Se descubrió más tarde que la carta tan amenazadora no había sido escrita por un sospechoso, sino por el propio jefe de policía George Anson. El comisario estaba tan enfadado que pensó que la carta le asustaría y la haría retirarse de la investigación. Incluso se encontraron escritos de Anson diciendo con orgullo que había engañado a “Sherlock Holmes”. Sin embargo, a pesar de los intentos del jefe de policía, Doyle siguió con el caso. En 1907 Edalji fue liberado de los cargos de maltrato animal y pudo volver a su antiguo empleo de abogado. Sin embargo no se le pidió perdón ni le dieron una indemnización. Esto enfadó bastante a Doyle.

Sin embargo, los esfuerzos de Doyle tuvieron un gran impacto en la justicia británica. Todo el revuelo que se montó alrededor del caso de Edalji llevó a crear un corte oficial de apelaciones para facilitar el proceso de los abogados defensores. Aun así, el caso nunca fue resuelto. El sospechoso de Doyle no fue realmente  investigado por la policía, y todo se quedó en nada. Nunca se identificó a la persona que atacaba el ganado y caballos por la noche.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here