Ya sabemos que en el mundo ocurren cosas extrañas, y algunas no tienen ningún sentido. De hecho, son tan absurdas y misteriosas que parecen sacadas de una película de Hollywood. Uno de estos casos es el que vamos a contar, y es el caso de Bobby Dunbar, ocurrido en Louisiana en 1912. Parece algo sacado de un episodio de “En los límites de la realidad”, pero fue muy real y tuvo una gran repercusión en todo el país. Lo más inquietante es que le pasó a una familia muy normal, lo cual mostraba que le puede pasar a cualquiera.

1 – La desaparición de Bobby Dunbar

la resurrección de Bobby Dunbar

La familia Dunbar era la típica familia que podías encontrar en Estados Unidos a principios de siglo. Fue durante unas vacaciones en 1912 cuando su vida dejó de ser normal. El 23 de agosto toda la familia decidió pasar el día en el lago Swayze, ya que en Louisiana hacía un calor insoportable aquel verano. Era ideal para darse unos baños en el lago y pasar un día lo más fresco posible.

La familia estaba compuesta por el matrimonio Lessie y Percy Dunbar y su hijo de cuatro años Bobby. Mientras la pareja se estaban dando un baño en el lago, habían dejado al pequeño Bobby en la orilla a la vista. Era prácticamente imposible que le pasara nada al tenerlo todo el rato controlado. Sin embargo, lo que parecía imposible ocurrió y en un despiste Bobby Dunbar simplemente desapareció.

Lessie y Percy no daban crédito a lo que había pasado porque solo habían dejado de mirar unos segundos mientras se daban el chapuzón. Aun así, pensaron que no podía haberse alejado demasiado. No había nadie en los alrededores y por tanto el  pequeño Bobby tenía que estar muy cerca. Por desgracia no fueron capaces de encontrarlo y el miedo se convirtió en pánico. Decidieron llamar a la policía viendo que Bobby Dunbar había desaparecido.

La policía comenzó una búsqueda por la zona del pequeño Bobby, y finalmente avisaron a la policía estatal para ampliar la búsqueda. Se llegó a pensar que Bobby podía haber gateado hasta el agua y se podía haber ahogado. Buscaron en el lago e incluso usaron dinamita en el agua con la esperanza de que el cuerpo saliera a flote. Aunque el lago Swayze era bastante seguro, en zonas cercanas había zonas pantanosas con caimanes. No descartaron que un caimán pudiera haber atrapado a Bobby. Por ello, comenzó una caza de caimanes por el área para abrirlos y ver si Bobby pudo haber sido comido.

Ninguna de estas medidas tuvo éxito y el pequeño Bobby no aparecía por ningún lado. Los padres estaban desesperados y pensaban que ya nunca volverían a ver a su hijo. Nadie sabía lo que había pasado, y aparte de haberse ahogado o ser comido por un caimán,  y ya se hablaba incluso de un secuestro. Pasaron 8 meses y cada vez había menos esperanzas de que el niño apareciera. Sin embargo, el caso de Bobby Dunbar dio un giro inesperado que devolvió esperanza a los padres.

2 – La polémica sobre el reencuentro

la desaparición de Bobby Dunbar

Después de ocho meses la policía tuvo noticias esperanzadoras sobre el caso de Bobby Dunbar. Habían encontrado un niño con la misma descripción de Bobby en Missisipi. Según algunos testimonios, habían visto al niño con un hombre llamado William Cantwell Walters, el cual era un vendedor ambulante. Los padres de Bobby fueron informados y se abrió la esperanza de que el pequeño estuviera vivo y hubiera sido la víctima de un secuestro.

El vendedor ambulante fue detenido y el niño que iba con el fue enviado a los servicios sociales. El hombre dijo que el niño se llamaba Charles Bruce Anderson y era el hijo ilegítimo de su hermano y una mujer llamada Julia Anderson. Según dijo, la mujer le había dejado a cargo del niño mientras buscaba trabajo e intentaba estabilizar su vida. Aunque varias personas cercanas a William Cantwell confirmaron su historia, fue detenido y el niño fue puesto en custodia de la justicia.

Los padres de Bobby Dunbar fueron llamados para identificar al niño y saber si era suyo. En este punto hay mucha polémica porque hay varias versiones de lo que pasó. Algunos periódicos de la época dijeron que el niño reconoció a Lessie Dunbar y la llamó “mamá”. En otros medios dijeron que tanto Lessie como su marido Percy no estaban seguros de que el niño fuera Bobby.

El niño estaba muy sucio y claramente no había sido cuidado adecuadamente. Por ello lo bañaron y Lessie pudo ver que el niño tenía algunas cicatrices y una marca de nacimiento que reconoció como los de su hijo. Por increíble que parezca, el niño fue entregado a los Dunbar y se lo llevaron a casa y ni hubo más preguntas sobre el tema. Sin embargo, algún tiempo después Julia Anderson apareció en la comisaría preguntando donde estaba su hijo y confirmando la historia de William Cantwell.

Según dijo Julia, había tenido algunas problemas para conseguir encontrar trabajo, y lo que había dejado el niño a cargo del vendedor ambulante. Solo se lo había dejado para unas semanas, pero finalmente habían pasado meses sin saber del niño. Ahora quería a su hijo de vuelta y exigió a la justicia que el devolvieron a su hijo. La policía llamó al matrimonio Dunbar y les pidió que volvieran con el niño para ver si reconocía a Julia Anderson.

3 – Más misterio en el caso de Bobby Dunbar

Para hacer las cosas más misteriosas aun, cuando Julia vio al niño tampoco estuvo seguro de si era su hijo. Parece increíble que ninguna de las partes tenía la certeza de si un niño de solo cuatro años podía ser su hijo. Tanto en el caso del matrimonio Dunbar como el de Julia Anderson, habían pasado varios meses sin ver a su hijo. Pero eso no es excusa para no poder reconocerle nada más verle. Pues esto era lo más increíble en el caso de Bobby Dunbar.

Al día siguiente Julia volvió a la policía pero esta vez diciendo que estaba segura que el niño era suyo Charles. Los medios de comunicación ya se estaban haciendo eco de esta historia sobre la desaparición de Bobby Dunbar y el niño encontrado después. ¿Era realmente Bobby o era Charles Bruce Anderson? ¿Por qué había tantas dudas y se pasaba de reconocerle a no estar seguro de quién era?

Mientras tanto, la justicia no tenía claro que hacer. Ya habían entregado el niño a los Dunbar para que se lo quedaran, y de paso dar por cerrado el caso de Bobby Dunbar. Tampoco querían seguir aireando la polémica sobre quién era realmente el niño y a quién pertenecía. Era una mala publicidad para la justicia y daba la impresión de que no sabían por donde se andaban (lo cual era cierto). Finalmente, Julia Anderson tuvo que dejar al niño con la familia Dunbar porque no tenían dinero para contratar abogados y entrar en un pleito judicial.

Por otro lado, la familia Dunbar decía que estaban seguros que el niño era su hijo Bobby. El niño se adaptó sin problema a su vida con Lessie y Percy, e incluso parecía que reconocía su antigua casa. William Cantwell, el vendedor ambulante que supuestamente se había hecho cargo del niño, fue condenado a dos años de prisión por secuestro. Siempre mantuvo su inocencia, aunque no le sirvió de nada.

Todo parecía que había vuelto a la normalidad. El caso de Bobby Dunbar se había solucionado y todo había salido bien. La familia Dunbar tenía de nuevo a su pequeño y Bobby era feliz creciendo en su casa de toda la vida. La demás familia de Lessie y Percy también confirmaron siempre que realmente era Bobby, y no había ninguna duda sobre ello. Pasaron los años y todo quedó zanjado de esta manera.

4 – La reapertura del caso décadas después

Bobby Dunbar, o el supuesto Charles Bruce Anderson, creció feliz en la familia y siendo adulto se casó y tuvo cuatro hijos. Murió en los años sesenta y siempre tuvo claro que el era realmente hijo de Lessie y Percy Dunbar. Sin embargo, uno de los hijos de Bobby llamado Bob Dunbar Jr quiso asegurarse y esclarecer el misterio que había ocurrido en 1912. En el año 2004 Bob junto a su hermana Margaret consintieron en hacerse una prueba de ADN, y compararlo con un primo suyo.

Lessie y Percy Dunbar habían tenido otro hijo aparte de Bobby, del cual no había ninguna duda de que era legítimo. Por tanto, Bobby Dunbar había tenido un hermano que a su vez había tenido hijos. Estos hijos eran los primos de Bob y Margaret Dunbar, y eran perfectos para hacer la comparativa con la prueba del ADN.

Bob y Margaret se hicieron la prueba y uno de sus primos hizo lo mismo para comparar su ADN. El resultado fue que no tenían ningún tipo de vínculo familiar, por lo que Bobby Dunbar era realmente Charles Bruce Anderson. Todos estos años Julia Anderson estaba en lo cierto y era realmente su hijo, y lo mismo lo que había dicho el encarcelado William Cantwell.

El caso fue reabierto y los descendientes de la familia Anderson fueron avisados de este hallazgo. Por un lado William Cantwell fue exonerado de su delito de secuestro, ya con muchos años de retraso. Sin embargo, poco se podía hacer para solucionar nada al haber pasado tantos años de este enigmático caso.

5 – ¿Qué paso con el verdadero Bobby Dunbar?

La verdadera pregunta es ¿Cuál fue el destino del desaparecido Bobby Dunbar? Lo cierto es que nadie sabe lo que realmente pasó. Después de saber la verdad al haberse hecho la prueba de ADN, la mayoría piensa que las primeras teorías pueden ser las correctas, y es que se hubiera ahogado en el lago o lo que fue atrapado por un caimán.

Sin embargo, hay otras teorías sobre lo que pudo pasar, y una de las más fuertes es que Lessie y Percy Dunbar le hicieron algo a su hijo, y el niño Charles Bruce les vino muy bien para tapar su secreto. Posiblemente nadie sepa lo que realmente ocurrió nunca al haber pasado tantos años. El caso de Bobby Dunbar sigue generando dudas y preguntas incluso hoy en día.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here