La época Victoriana da para muchos artículos ya que tenían una forma muy peculiar de ver las cosas. Hicieron cosas increíbles que ayudaron a progresas en todos los campos. Sin embargo, también hicieron otras que hoy en día serían inaceptables. Hemos hablado de muchas de estas prácticas que dejan con la boca abierta, pero hoy hablaremos de una sobre como mantener la línea. Se trata de la dieta de la tenia.

La belleza a lo largo de la historia ha variado mucho, y la era victoriana tenía su propia opinión sobre ello. Recordemos que esta época victoriana se extendió entre 1830 y el año 1900. En lo que se refiere a las mujeres, lo que estaba de moda era tener la piel muy pálida, los ojos dilatados, las mejillas y labios sonrosados y una gran delgadez. 

El conseguir este estereotipo de belleza era muy importante y se recurría a remedios bastante extremos. Si había que ponerse enfermos para tener este aspecto tan frágil, no había ningún problema. Algunos se daban baños de arsénico o bebían pequeñas cantidades de amoníaco, aun sabiendo que era venenoso. Se ponían corsés muy apretados, los cuales algunas veces ocasionaban desmayos y problemas de salud.

¿De donde vino esta moda de tener el aspecto de un vampiro? Por increíble que parezca, fue el aspecto consumido que tenían los afectados por la tuberculosis. Resultaba muy atractivo en esos tiempos. Una de las formas de mantener la línea era con dietas también extremas. La más extraña sin duda era la dieta de la tenia.

¿Qué era la dieta de la tenia?

dieta de la tenia o solitaria

La mayoría de las prácticas de la era victoriana para estar delgados ya han desaparecidos. Beber veneno o ponerse ropa apretada hasta el infinito ya no está de moda. Sin embargo, por increíble que parezca, la dieta de la tenia o solitaria sigue existiendo en nuestros días.

La idea detrás de la dieta de la tenia es muy simple. Se toman unas pastillas que contienen huevos de la tenia solitaria. Una vez que los huevos eclosionan, el parásito crece dentro del individuo e ingiere cualquier cosa que el huésped coma. De este modo se podía perder peso y comer de todo sin preocuparse de pasarse con las calorías.

En la era victoriana la idea de usar tenias solitarias era tan lógica que se hizo muy popular. Había incluso artículos y guías de cómo hacer correctamente y mostrando sus ventajas. Lo que hacía “perfecta” esta dieta, era que no se pasaba hambre, algo que ocurría con otras dietas.

Una dieta que ocasionaba ciertos problemas

Como muchos pueden imaginar, la dieta de la tenia tenía sus inconvenientes. Es lógico pensar que meterse un parásito en el cuerpo no podía ser demasiado bueno. En la era victoriana no eran tontos y también asumían eso. Sin embargo, había una idea generalizada de que estar bella requería sacrificios y sufrimiento.

Este sacrificio duraba hasta que se llegaba al peso ideal. Luego había que librarse del parásito, y para ellos se usaban los métodos tradicionales usando por la medicina. En aquella época era usando pastillas también o algunos objetos especiales. Aquí es donde viene uno de los tratamientos más escalofriantes sobre como eliminar las tenias.

Uno de los dispositivos fue inventado por un médico llamado Meyers Sheffield. Se trataba de un cilindro con algo de comida que era introducido por la boca del paciente hasta su tracto digestivo. Era una especie de endoscopia pero a lo bestia. La idea era que la tenia se introdujera en el cilindro y así atraparla y sacarla.

Este tratamiento no era nada efectivo, y aun en el caso de que la tenia quedara atrapada, solo sacaban parte de ella. No hace falta decir que en muchos casos el paciente literalmente se ahogaba y quedada cerca de la asfixia total.

¿Se sigue utilizando la dieta de la tenia hoy en día?

En la actualidad usar huevas de tenia para adelgazar puede parecer una locura, pero no en algunas partes. Por suerte no es algo general, pero siempre se ha escuchado que hay clínicas que siguen usando el procedimiento. Esto ocurre sobre todo en países en desarrollo. Sin embargo, la idea de que un gusano gigante viva en el aparato digestivo no es algo que guste a la mayoría.

Aun así, muchos países modernos tienen prohibidas las pastillas con huevos de tenia. ¿Por qué prohibir una cosa que ya no existe? Si lo hacen es por algo, y nos da una idea de que puede que sigan más presentes de lo que nos pensamos. La realidad es que lo mejor para adelgazar es el remedio más sencillo. Consumir menos calorías de las que se gastan. Dicho de otra manera, hacer más ejercicio o comer un poco menos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here