El SETI no ha podido confirmar la validez de dicha señal

foto-1

Desde siempre ha habido especulaciones sobre si la vida existe fuera de la Tierra; civilizaciones alienígenas, avistamientos de OVNIS….la literatura y el cine están plagados de claros ejemplos de una cultura dedicada exclusivamente a intentar darle sentido a estas inquietudes.

Parecía que dichos fans de lo desconocido tendrían premio al saberse que un satélite ruso detectó una señal anómala, proveniente de la estrella HD 164595.

Esta estrella está a unos 94 años luz de la tierra, y proviene de un astro parecido al planeta Venus. ¿Cuál es el problema? Que para enviar una señal de radio de tal calibre y que llegase hasta nuestro planeta, se necesitaría una energía equivalente al conjunto utilizado por todo nuestro planeta, cosa imposible de conseguir a menos que tengan una tecnología muy avanzada.

Desde el SETI no dan mucha importancia a la señal recibida

foto-2

Incluso entre los habituales defensores de presencia de vida extraterrestre, como lo es el astrónomo del SETI, Seth Shostak, dudan sobre su procedencia. Según los datos recogidos por el satélite ruso que llevó a cabo dicha observación en 2015, tan sólo pudo recoger dicha señal de radio en una sola ocasión, de los 39 intentos.

Steve Croft, astrónomo de la Universidad de Berkeley que colabora habitualmente con el SETI concluyó que no era una señal nada impresionante. “Aunque estuviese por encima del ruido medio unas 4.5 veces, existen muchas explicaciones que podrían haber ocasionado dicha señal, como una interferencia terrestre”, explicó el astrónomo.

Además, según siguió explicando, normalmente el SETI lleva a cabo una serie de protocolos para verificar si la señal recibida es fidedigna y realmente proviene de otra civilización, como detecciones múltiples de la misma señal, cosa que en este caso no se ha podido lograr.

En caso de que fuese real, tendrían que haberla enviado deliberadamente

foto-3

Y es que con la cantidad de energía requerida para mandar una señal desde tanta distancia. Recordemos que está a 94 años luz de nosotros, para que os hagáis una idea, Proxima Centauri, la estrella más cercana al Sol está a 4 años luz (equivalentes a 322 billones de kilómetros).

Por tanto, para lograr enviar una señal a un punto concreto del universo sería necesario que contasen con una tecnología mucho más avanzada, llevándonos más de dos siglos de adelanto tecnológico. Además de esto, tendrían que haber escogido un punto en el espacio infinito y lanzar dicha señal, lo cual hace que sea incluso menos probable su procedencia.

No es la primera señal de este tipo detectada por el SETI

Ya en 1977 hubo la que todavía es la señal que más esperanzas trae en la comunidad de defensores de inteligencia alienígena; la “señal wow”, como se le conoce, fue detectada por la radio antena el 15 de Agosto; una señal 30 veces más grande que el eco del Big Bang que aún a día de hoy no ha podido ser descartada como origen extraterrestre, siendo desechadas todas las teorías que apuntaban a que proviniese de nuestro planeta o fuese una interferencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here