En los años ochenta el actor Ralph Macchio se había hecho un nombre con las películas de Karate Kid. Había empezado como uno de los personajes de la película de Francis Ford Coppola “Rebeldes”, de donde salieron otro puñado de actores famosos. Sin embargo, su salto a la fama fue con “Karate Kid” donde se hicieron también más secuelas con bastante éxito. Aunque el actor siempre será recordado como el karateca alumno del maestro Miyagi (Pat Morita), en 1984 protagonizó una película totalmente diferente, aunque siguiendo la filosofía de Karate Kid. Esta vez no hacía karate sino que tocaba la guitarra. Hablamos de Cruce de Caminos.

foto-1

En este caso Macchio hace de un talentoso guitarrista clásico llamado Eugene Martone, el cual combina su amor por la música clásico con el blues. La película trata básicamente en encontrar una supuesta canción perdida que tenía Robert Johnson y que nunca se llegó a dar a conocer. Para ello contacta con el músico de blues Willie Brown, el cual se compromete a ayudarle para llegar un cruce de caminos, donde tiene que aclarar un asunto con un misterioso personaje.

Una película de culto que no envejece con el paso de los años

foto-2

El film fue todo un éxito en taquilla y se convirtió en una película de culto por muchos motivos. No solo la historia era oscura y fascinante, sino que la banda sonora y los duelos de guitarra dejaron a todo el mundo impresionado. Macchio no sabía tocar la guitarra pero le dieron un curso avanzado para que por lo menos sus manos se sincronizaran con lo que se escuchaba. Aun así, se contrató a dos virtuosos de la guitarra para las partes con este instrumento. Los afortunados fueron Steve Vai y Ry Cooder.

Os contamos algunas cosas de esta clásico de los ochenta que seguro que te sorprenden. Si no la has visto todavía, te animamos encarecidamente de que la pongas la primera de tu lista de películas para ver.

Ralph Macchio y sus partes a la guitarra

foto-3

Como se ha dicho, Macchio no toca realmente la película durante la película. Ensayó mucho para que los movimientos de su mano coincidieran con los temas de Steve Vai y Ry Cooder nota por nota. Esto es cierto hasta la parte final donde en el duelo toca la versión de Steve Vai de los “5 caprichos de Paganini”. No toca las notas realmente donde deben ir, sino que sube y baja del mástil usando los mismos patrones.

Fue el instructor musical Arlen Roth el que hizo de tutor de Macchio. De hecho, tocó varias partes durante la película. Sin embargo, las primeras partes de temas clásicos fueron realizados por William Kanengiser, un virtuoso guitarrista de música clásica. En la película podemos ver a Macchio tocando el tema de Mozart “Rondo Alla Turca”, pero es Kanengiser quien la toca. En este video podemos ver como toca precisamente esta versión:

La parte final donde Eugene consigue batir al demoniaco guitarrista Jack Butler (Steve Vai) está efectivamente basada en los caprichos de Paganini. Curiosamente, según la leyenda Paganini venció su alma al diablo para conseguir tocar el violín como lo hacía. En la película Steve Vai es de alguna manera la versión guitarrera de Paganini al haber vendido su alma al diablo. Como curiosidad, originalmente se había pensado en Keith Richards para que hiciera de Jack Butler.

La Telecaster de Eugene en Cruce de Caminos

La guitarra que compra Eugene cuando están en camino al Delta de Missisipi, es una Fender Telecaster de 1970 CBS. Eran muy fáciles de conseguir en los años ochenta, y el material con las que se hacían eran muy resistentes para llevarlas de un sitio a otro en las giras. Estas guitarras tenían la fama de poder aguantar cualquier inclemencia del tiempo, incluido la lluvia, viento, frío, calor, etc. De hecho, decían que si se cubría de nieve y luego se tocaba, sonaría igual de bien.

Una curiosidad sobre Robert Johnson

foto-4

En el comienzo de Cruce de Caminos podemos ver a Robert Johnson tocar y cantar con un tono de voz bastante alto. En realidad Johnson tenía una voz más profunda. Cuando grabó sus temas en los años treinta, el problema era que sus canciones eran demasiado largas para las grabadoras. Lo que hicieron fue ralentizar el equipamiento para que entraran, lo cual aumentaba el tono. En los últimos años se consiguió volver a dar el verdadero tono de voz de Johnson con técnicas modernas de sonido.

La banda sonora costo bastante hacerse

foto-5

Ry Cooder fue el encargado de hacer la banda sonora, y no le fue fácil. Tardó un año entero en hacerla. Para que el sentimiento del blues fuera más verdadero, se aceptó rodarla en el Missisipi Delta. El guionista de la película John Fusco ya tenía experiencia en este sentido, ya que de joven había estado haciendo autostop y viajando en trenes de mercancías por esta zona de los Estados Unidos. Lo hizo precisamente para investigar sobre las antiguas leyendas del blues. En este enlace tienes toda la información de la banda sonora y quién participó.

foto-6

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here