Se han hecho muchas películas sobre el nacimiento del anticristo. Puede que una de las más famosas sea la película de Roman Polanski de 1968 La Semilla del Diablo. Solamente la idea de que una mujer embarazada esté en medio de un grupo satánico y es algo aterrador. En esto se basa esta película protagonizada por Mia Farrow y John Cassavetes. Fue la primera película de Polanski en Estados Unidos y ya han pasado 50 años desde que consiguió el reconocimiento mundial por esta película. Sin embargo, hay muchas cosas que la gente no sabe de este inquietante film, lo cual te contamos a continuación.

1 – Pensaban que La Semilla del Diablo tenía una maldición

Esto suele pasar bastante sobre todo cuando se habla del diablo. Otras películas como “El Exorcista” pasaron por lo mismo, y es que hay que tener cuidado cuando el argumento se sobre Satán. En el caso de La Semilla del Diablo algunas cosas les pasaron a los que estaban en el proyecto. El productor William Castle tuvo que dejar el rodaje de urgencia por un fallo renal. El compositor de la banda sonora Krzysztof Komeda tuvo un extraño accidente y quedó mal herido y en coma. Fue llevado a Polonia donde murió a los pocos meses. Nunca llegó a recuperar la conciencia.

Sin embargo, puede que lo más recordado sea lo que le pasó a la mujer de Roman Polanski, la cual estaba embarazada. Sharon Tate y otras seis personas estaban teniendo una fiesta en su casa cuando miembros de la familia Manson entraron y los mataron a todos. Esto ocurrió solo un año después del estreno de La Semilla del Diablo.

2 – ¿El inquietante vínculo con Los Beatles?

La Semilla del Diablo fue rodada en un edificio de lujo localizado en Manhattan. El edificio se llamaba Dakota, y fue el mismo lugar donde John Lennon fue asesinado en los años ochenta. Lo que mucha gente no sabe es que Lennon escribió una canción en 1968 para la hermana de Mia Farrow. El mismo año se hizo la película. Por otro lado, Los Beatles grabaron una canción llamada “Helter Skelter”, la cual se escuchó durante la matanza de Sharon Tate y sus invitados. Parece ser que Manson veía mensajes ocultos en la canción relacionados con el caos.

3 – Mia Farrow era vegetariana y tuvo que comer carne cruda

Roman Polanski estaba obsesionado con cada pequeño detalles del rodaje. Tenía una idea muy clara de lo que quería y se debía hacer sin protestar. Mia Farrow era vegetariana pero en una escena tenía que comer hígado crudo. Polanski la convenció para que lo comiera delante de la cámara y Farrow así lo hizo. Según dijo posteriormente lo pasó fatal ya que iba contra sus convicciones.

No fue lo único desagradable que Polanski le hizo hacer a Mia Farrow. En la escena donde la actriz cruza una avenida con mucho tráfico sin mirar, todo fue real. La idea era que Farrow (que simulaba estar visiblemente embarazada) tenía que cruzar una calle de Park Avenue y hacerlo sin mirar a los lados. Farrow estaba algo preocupada con esa escena de riesgo. Polanski se rió y la dijo que nadie se atrevería a atropellar una mujer en estado. El propio Polanski se puso la cámara al hombro y cruzó la calle con Farrow. Lo hizo en la parte más alejada, por lo que Mia Farrow se hubiera llevado el primer golpe.

4 – Durante el rodaje Farrow recibió los papeles del divorcio

Durante el rodaje de La Semilla del Diablo la actriz Mia Farrow recibió los papeles de divorcio de su entonces marido Frank Sinatra. Se los dieron enfrente de todo el equipo de rodaje y de reparto. Farrow se había casado con el muy joven y Sinatra la sacaba casi 30 años de edad. Dejó incluso su carrera de actriz por el, aunque con el tiempo se empezó a aburrir. Precisamente la  película de Polanski era para ella un retorno al cine. A pesar del divorcio, siguieron siendo buenos amigos hasta la muerte de Sinatra.

5 – Los actores podían haber sido otros

Al principio se había pensado en otros actores. Por ejemplo, se pensó en Jane Fonda para el papel principal, aunque la actriz lo rechazó para hacer Barbarella. Polanski entonces pensó en su propia mujer Sharon Tate, pero pensó que luego pensó que no sería demasiado ético. Finalmente fue Farrow basándose en su trabajo en televisión y su popularidad por haberse casado con Sinatra. Para el personaje masculino, antes de John Cassavetes el papel fue ofrecido a Robert Redford, Jack Nicholson y Warren Beatty.

6 – Cassavetes no lo llevó muy bien con Polanski

John Cassavetes era director aparte de actor, y sabía bastante de dirigir películas. Su forma de trabajar era sobre todo basado en la improvisación. Esto fue un problema debido a que Polanski trabajaba de otra forma y no quería nada improvisado. Esto provocó varios enfrentamientos entre ambos ya que Cassavetes no podía sacar todo lo que quería de su personaje. En varias entrevistas dijo lo duro que había sido trabajar con el director polaco.

7 – Tony Curtis también está en la película

En una de las escenas, Rosemary llama a Donald Baumgart, uno de los personajes que queda ciego de una forma misteriosa. Polanski quiso que Mia Farrow si quedara confusa en esta escena por lo que cambió la voz de la persona que estaba al otro lado del teléfono. La voz le resultaba muy familiar a la actriz pero no sabía muy bien quien era. Esto fue precisamente la confusión que quería Polanski para la escena. El director llamó a Tony Curtis y le hizo tener esta conversación con Mia Farrow. Se puede decir que Curtis actuó también en La Semilla del Diablo.

8 – Hay una referencia al Drácula de Bram Stoker

El edificio donde se rodó la película se llamaba Dakota, pero en el libro se le dio  nombre de “The Bramford”. La escritora Ira Levin se inspiró en la novela de Bram Stoker Drácula, y así se mantuvo también en la película.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here