De todos los aventureros y descubridores que han existido, puede que Marco Polo sea de los más conocidos, con permiso de Cristóbal Colón. Nació en Venecia en 1254 y aparte de descubridor también fue un intrépido comerciante. Recorrió buena parte de Asia central y China cuando todavía no existían mapas que mostraran la geografía de esta parte del mundo. Cuando volvió de sus aventuras, trajo historias que permitieron a los europeos conocer cosas de Asia, lo cual era hasta ese momento desconocido. En los “Viajes de Marco Polo” dibujó la geografía de Asia, describió la cultura y vestimentas de su gente, y contó muchas cosas sobre su vida. De todos modos, hay cosas interesantes de su vida que quizá no conozcas.

Marco Polo empezó muy joven sus aventuras. Solo tenía 17 años cuando acompañó a su padre y a su tío hacía Asia para llegar a la corte del entonces emperador Kublai Khan. Era la primera vez que abandonaba su hogar. También era la primera vez que veía a su padre y a su ti, ya que habían estado viajando desde su nacimiento. Hay que recordar que en aquellos tiempos los viajes tardaban años en realizarse.

No fue el primer occidental en explorar China

foto-1

Aunque su libro trajo muchos conocimientos a Europa de esta parte del mundo, no fue el primero en visitar China. Como se ha comentado antes, su padre y su tío ya habían visitado Asia y conocían al emperador Kublai Khan. El viaje que hizo siendo joven fue la segunda parte de los viajes que ya habían hecho sus familiares. Su padre y tío habían entablado una buena amistad con el emperador, y le habían contado muchas cosas de la cultura europea. Le hablaron del cristianismo y del Papa que había en Roma.

Parece ser que el emperador quedó muy interesado en la religión cristiana. Pidió que le trajeran más cristianos en su siguiente viaje para que le contaran más cosas sobre esta religión. También solicitó que le llevaran aceite sagrado de la lámpara de Jerusalén. Consiguieron lo que había pedido y se lo llevaron en el viaje en el que fue Marco Polo. Sin embargo, no le pudieron llevar los cristianos solicitados.

Viajó 24.000 kilómetros a lo largo de 24 años

foto-2

Cuando Marco Polo dejó Venecia con su padre y su tío, no volvió hasta 24 años después. Se calcula que en todo ese tiempo recorrió unos 24.000 kilómetros entre sus viajes por tierra y mar. Por algunos mapas que hizo, se piensa que recorrió incluso partes de la costa de Alaska mucho antes que otros descubrieran estas tierras.

Cuando volvió a Venecia se encontró que estaba en guerra con la Republica de Genova y cogió las armas para luchar. Después de una lucha naval, fue capturado por los genoveses y enviado a prisión. En la cárcel se hizo amigo de otro prisionero llamado Rustichello de Pisa, el cual era escritor. Su temática era el romance popular y Marco Polo le empezó a contar sus aventuras por Asia. Según le iba narrando sus aventuras, Rustichello comenzó a escribirlas. El libro final fue “Los viajes de Marco Polo”.

Fue el que introdujo en Europa el dinero hecho con papel

foto-3

Mucho antes de que Europa empezara a imprimir sus propios billetes, el imperio mongol ya lo estaba haciendo. En su libro describió como era este dinero imprimado. Lo contó de una forma poco ortodoxa, ya que decía que el emperador era un alquimista y podía transformar los árboles de donde se cogen las moras en dinero. Decía que este papel resultante era más valioso que el oro o la plata. También contó el sistema en que se basada esta moneda hecha de papel.

La confusión con los rinocerontes

foto-5

En aquellos tiempos la gente era más supersticiosa que ahora, y Marco Polo no era una excepción. Tenían ilustrados a los unicornios como caballos con un solo cuerno, y solo podían ser domados con la ayuda de una mujer joven. En el libro Marco Polo no hablaba de los unicornios como criaturas bellas y tranquilas. Las ilustró como seres feos y peligrosos, con pelo pies de elefante y un cuerno negro en medio de la frente. Los historiadores luego estuvieron de acuerdo en que estaba describiendo a un rinoceronte.

En el libro también se habla de sus encuentros con magos y hechiceros. En la corte del emperador conoció también a varios astrólogos que podían preveer el tiempo que iba a hacer. Marco Polo creía en la magia, y también en los malos espíritus. Las leyendas y mitos que oyó por el camino las daba como hechos reales. Hablo en sus libros de espíritus malignos que vivían en los desiertos y que desorientaban a los viajeros con sus cánticos. De esta manera se perdían en el desierto y perecían.

Se hizo bastante amigo del emperador

foto-4

En su libro Marco Polo dice que se hizo un amigo cercando del emperador Kublai Khan. De hecho, se llegó a convertir en su consejero más cercano. Cuando finalmente decidió volver a Venecia, el emperador le dio un salvoconducto para que estuviera a salvo en su viaje de vuelta. Le costó un poco convencerlo, ya que el Kublai Khan no quería que se marchara. El salvoconducto que era una placa de oro grabada, le permitía también conseguir suministros en su viaje. La placa mostraba que estaba bajo la protección del emperador.

De todos modos, puede que muchas de las historias estuvieran un poco exageradas. Tanto Marco Polo como su escritor y compañero de prisión eran grandes contadores de historias, mucha gente duda de ciertas cosas en sus aventuras. Algunos historiadores piensan que un buen número de sus aventuras son historias que oyó a otros mercaderes durante sus viajes.

Sirvió de inspiración a Cristóbal Colón

 

Los viajes de Marco Polo inspiraron a muchos otros exploradores. Uno de ellos fue Cristóbal Colón. De hecho llevó una copia de su libro en su viaje al nuevo mundo. En los años sesenta hubo un grupo de viajeros que decidieron hacer el mismo camino que hizo Marco Polo en su libro, pero lo hicieron con coches y camiones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here