A lo largo de la historia ha habido casos extremos de hambrunas donde la gente ha tenido que recurrir a casi todo. En la era colonial americana hubo muchos de estos casos, y uno de los más terribles fue el de la colonia de Jamestown. Es difícil imaginar como de horribles eran estas hambrunas en colonias tan aisladas de sitios “civilizados”. Para hacernos una idea estas colonias normalmente se encontraban a semanas o incluso meses de otras colonias y ciudades grandes.

Uno de los problemas que tuvo la colonia de Jamestown es que estaba aislada por todos los flancos. Al este había una gran masa de agua y el oeste un gigantesco y frondoso bosque. Eran un punto en una enorme extensión totalmente vacía de personas como ellos. Cuando los colonos decidieron establecerse en el lugar sabían que sería complicado. Solamente otra colonia lo había intentado, la cual fue la colonia de Roanoke. Todos conocían la siniestra historia de esta colonia anterior que había desaparecido misteriosamente sin dejar rastro.

Aun así decidieron fundar su colonia es esta hostil pero rica zona. Tenían que adaptarse al lugar y lo harían de la manera de fuera. Los primeros años en Jamestown fueron muy duros como todo el mundo esperaba. En las primeras semanas de estar asentados fueron atacados por los indios Powhatan. Por este motivo lo primero que hicieron fue con construir una fortaleza. De esta manera podrían defenderse de los siguientes ataques indios.

La fortaleza se convirtió en la prisión de la colonia de Jamestown

Los constantes ataques de los indios hicieron que la vida en la colonia fuera muy complicada. Los ataques eran tan frecuentes que apenas podían salir de la fortaleza para abastecerse. Tenían constantes problemas de escasez de alimentos y empezaron a surgir las enfermedades. Los colonos empezaron a morir al cabo de algunos meses por problemas relacionados con la malnutrición.

Uno de los líderes de la colonia llamado John Smith vio que la cosa no iba por buen camino. Decidió reunirse con la tribu de los Powhatan para llegar a un acuerdo. No solo quería la paz sino que les dejaran cazar y también que les dieron comida para alimentar a la colonia. Lo cambiarían por cosas que tenían los colonos que entusiasmaba a los indios, como espejos, baratijas, etc. Sin embargo, muchos colonos no estuvieron de acuerdo en que los indios les dieran comida ya que eran el enemigo.

Aunque llegó a ciertos acuerdos con los indios, su liderazgo fue puesto en duda. Había una paz con los indios que pendía de un hilo. En 1609 John Smith tuvo un extraño accidente cuando un polvorín estalló sin un motivo aparente, Se piensa que pudo ser el atentado de un rival aunque no murió. Quedó malherido y volvió a Inglaterra a recuperarse. La relativa paz que había con los indios Powhatan quedó comprometida y las cosas empeoraron.

Al poco de marcharse John Smith de la colonia de Jamestown, los indios rompieron los tratados de paz. Lo que hicieron fue sitiar la fortaleza donde estaban los colonos. Cualquier que saliera de la fortaleza era asesinado al momento por lo que no había forma de salir.

La situación se volvió un infierno

Al quedar atrapados por los indios dentro de la fortaleza, todo se complicó como nunca lo hubieran imaginado. Los que salían fuera o intentaban escapar morían sin remedio por los Powhatan. Dentro de la fortaleza la cosa no era mucho mejor. Se había quedado sin nada de comer y el ambiente era caótico. Aun así no estaban totalmente abandonados. Tenían suministradores de alimentos y más colonos desde Virginia que llegaban en barco.

El problema era que hubo muchas tormentas en ese año y se perdieron muchos barcos. Solo tres barcos habían llegado con suministros y no fue suficiente para aguantar el estar atrapados por los Powhatan. Por si fuera poco, los barcos que habían conseguido llegar habían traído más colonos que comida, por lo que empeoraba la situación.

Al haberse roto el tratado de paz que había hecho Smith y los colonos atrapados, comenzó una espantosa hambruna. Los primeros en sucumbir fueron los caballos ya que los mataron para comérselos. Cuando se acabaron los caballos empezaron con los perros gatos e incluso las ratas. Las mascotas se habían convertido en ganado, y las ratas en una fuente de alimento. Con la llegada del duro invierno las cosas se pusieron mucho peor.

La colonia de Jamestown y el recurso del canibalismo

Cuando incluso las ratas se acabaron, el hambre se hizo insoportable. Durante un tiempo recurrieron a cocer todo lo que llevara cuero, como las botas, cinturones, bolsas y otras cosas. Las comían o por lo menos las masticaban. Por supuesto, esto era solo engañarse por un tiempo. No se tardó mucho en empezar a desenterrar los cadáveres para comerlos debido al hambre.

Esto se repitió continuamente durante el invierno. Durante muchos años se quiso ocultar esto. Incluso se habló que eran invenciones para desacreditar la colonia. Sin embargo, en 2013 se encontraron restos de la colonia que confirmaban que el canibalismo fue muy real. Se encontraron huesos humanos que tenían señales de mordeduras. Aparte muchos de los huesos habían seccionados como si fueran animales, posiblemente por un carnicero.

Aun así, se pudo comprobar que los cortes habían sido hechos de forma desesperada. La gente que desenterró los cuerpos y los cortó estaba muy hambrienta. Se centró la investigación sobre todo en el cuerpo de una chica joven que había sido totalmente consumida.

Hubo asesinatos para conseguir la carne

Llegó un momento en que la gente no se conformó con desenterrar cuerpos para conseguir la carne. Hubo varios asesinatos para poder comer. Al haber mucha gente enferma, los moribundos fueron sacrificados para poder empezar a comer. Así de desesperados estaban. Se tiene registro de un terrible crimen cometido por un colono, el cual mató a su esposa embarazada para comérsela. Fue descubierto y condenado a muerte por el crimen.

Aunque la colonia de Jamestown aceptó el comer cadáveres y muertos, no aceptaba que se matara a nadie. Era una medida desesperada que tuvieron que usar aunque siempre respetando la vida de los colonos. Por eso, los asesinatos eran perseguidos y los criminales eran ajusticiados sin piedad.

En 1610 su pesadilla acabó al llegar un barco con suministros y soldados que pudieron echar a los indios. Sin embargo, la tragedia ya se había producido. De 300 colonos que había en la colonia de Jamestown, solo sesenta quedaban vivos cuando llegó el barco. Fueron alimentados y cuidados, aunque el capitán del barco decidió finalmente subirlos al barco y llevarlos a Inglaterra. Sin embargo, antes de partir el gobernador mandó una orden de que se quedaran en Jamestown y continuaran la colonia.

La colonia de Jamestown continuó pero fue considerada durante mucho tiempo como la peor experiencia en la carrera del colonialismo. Finalmente la colonia se hizo más grande y fue de las más grandes y exitosas que se recuerdan en la colonización de América del Norte. Aun así, la hambruna que pasó fue la más terrible que se recuerda.

La Trágica Hambruna de la Colonia de Jamestown
Rate this post

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here