Si piensas que vives en un sitio con mucha densidad de población, puede que al leer este artículo cambies de opinión. La ciudad amurallada de Kowloon fue un claro ejemplo de cómo la gente puede vivir como las hormigas, en un espacio aprovechado al máximo. Algunos lo llamaban ciudad y para otros solo era un asentamiento que se había hecho gigantesco. De la ciudad amurallada de Kowloon solo quedan muchas fotos y el recuerdo, ya que fue derribado hace años. Sin embargo, fue el ejemplo claro de lo que es una “ciudad sin ley”, como las que había en el viejo oeste.

Si eres un amante del cine, puedes imaginar la ciudad amurallada de Kowloon como un compendio de edificios sacada de la película “El Juez Dredd”. Se convirtió en un montón de locales, pisos, casas y viviendas interconectadas entre ellas formando un enorme laberinto. La densidad de habitantes era muy alta y el hacinamiento era inimaginable para cualquier persona que viva en una ciudad.

El problema fue que kowloon se convirtió en un lugar perfecto para que el crimen se hiciera fuerte. Debido a la compleja estructura de Kowloon, se hizo muy difícil de controlar y las autoridades decidieron abandonarla a su suerte. La ciudad amurallada de Kowloon se convirtió en una red de edificios gestionada de forma independiente, y se convirtió en un pequeño mundo independiente dentro de Hong Kong. Te contamos algunas cosas asombrosas de lo que fue la ciudad de Kowloon.

1 – Comenzó siendo una fortaleza y luego un asentamiento militar

Si se miraba la ciudad amurallada de Kowloon desde arriba, recordaba a una fortaleza de tipo militar, y lo cierto es que no era causalidad. Desde los tiempos de la dinastía Qing, lo que luego se conoció como la ciudad de Kowloon fue una fortaleza para vigilar las incursiones británicas en la zona. En el siglo 19 se ordenó construir una gran muralla defensiva alrededor de esta fortaleza, aunque finalmente fue tomada por los británicos al acabar el poder de la dinastía Qing.

En 1915 la fortaleza amurallada fue utilizada principalmente para temas turísticos. Se le empezó a llamar la “ciudad china” ya que mucha gente de esta nacionalidad empezaron a habitar ciertas secciones de esta fortaleza. Sin embargo, en los años treinta ya vivían cientos de personas en el asentamiento, y el gobierno británico decidió demoler buena parte de los edificios. Sin embargo, se dejó la muralla intacta ya que estaba en buen estado y podía servir como línea defensiva.

Cuando comenzó la segunda guerra mundial, muchas cosas cambiaron en todo el mundo. Durante la ofensiva japonesa, toda la zona de Kowloon fue ocupada y utilizaron el asentamiento militar para construir un aeropuerto. Al acabar la guerra y con la rendición de Japón, el asentamiento comenzó a recibir de nuevo familias que crearon su hogar en Kowloon. La mayoría eran refugiados de la guerra, pero también empezaron a llegar criminales que vieron en la ciudad amurallada de Kowloon un buen sitio para realizar sus actividades.

Los británicos intentaron controlar el crimen en la ciudad, la cual cada vez era más grande debido a las continuas construcciones. Viendo que muchas de las actividades de estas mafias se mantenían “de puertas adentro” en Kowloon, se decidió no intervenir en la vida del asentamiento. Esto hizo que las normas y reglas que rigen cualquier ciudad en el mundo, ni siquiera existieran en Kowloon. Se convirtió en una “zona prohibida” para el resto de habitantes de la Hong Kong.

2 – El crecimiento de la ciudad amurallada de Kowloon

El crecimiento de este asentamiento fue rápido, y al poco tiempo muchos ya lo consideraban una ciudad dentro de otra ciudad más grande. En lugar de crecer a lo ancho, las construcciones de nuevas edificaciones se hacían sobre las ya existentes. La ciudad se estaba construyendo literalmente “habitación por habitación” haciendo que todo creciera de forma vertical.

Debido a la naturaleza de la ciudad de Kowloon, apenas existían arquitectos o profesionales de la construcción. Las casas se construían sin control y a un estilo muy parecido a como se hacen las “chabolas”, pero de forma vertical y sobre lo ya construido. Llegó un momento en que los niveles habían crecido tanto que la luz no llegaba a los niveles inferiores. Todo era un laberinto en el que cualquiera se podía perder con facilidad.

Muy pronto la ciudad amurallada de Kowloon se convirtió en un cúmulo de viviendas, locales y negocios sin sentido o lógica. Muchos de los apartamentos no tenían ningún tipo de ventana porque se habían quedado en las partes centrales de los edificios. En las partes inferiores de la ciudad de Kowloon siempre era de noche y por eso miles de luces fluorescentes siempre estaban encendidas.

Era tal el laberinto que se había formado, que se podía cruzar la ciudad de un punto a otro sin tocar el suelo. Se podía circular tanto por los pasillos de los  apartamentos como los techos de los edificios. Sin embargo, había una regla que todos tenían que respetar, y que ningún edificio podía tener más de catorce plantas. El motivo era que podía representar un peligro para el cercano aeropuerto. Muchos aviones que despegaban tenían que pasar por encima de los edificios.

3 – El Imperio del crimen en Kowloon

En los años cincuenta el asentamiento de Kowloon se había convertido en una enorme urbe descontrolada. La población no paraba de crecer y la presencia de la policía era casi inexistente. La mafia china conocida como las Triadas fue la que se hizo la dueña de la ciudad, y la llenó de fumaderos de opio, prostíbulos y salas de juego. La mafia se aprovechaba de algunos vacíos legales, donde no quedaba claro si la jurisprudencia de la ciudad amurallada de Kowloon era de China o de Hong Kong.

La policía no entraba en la ciudad a no ser que fuera algo muy grave. Pasaba algo parecido a lo que pasa en las favelas brasileñas, pero mucho peor. Cuando las autoridades tenían que entrar, lo hacían en grande grupos y fuertemente armados. Sin embargo, esto pasaba muy poco y los criminales solían estar tranquilos en su reinado. En los años setenta la impunidad de los criminales tuvo un revés inesperado, ya que las autoridades tuvieron que recuperar el control de Kowloon debido a muchas presiones externas y políticas.

4 – Las incursiones policiales de 1973 en la ciudad de Kowloon

Como se ha comentado, en los años setenta comenzaron campañas que querían eliminar la criminalidad y corrupción. Esto incluía a la ciudad amurallada de Kowloon y las Triadas que lo controlaban. La policía no estaba muy contenta con tener que entrar en la ciudad de Kowloon, pero no le quedaba más remedio por la presión que había. En 1973 se organizaron grandes redadas en el interior de la ciudad, y curiosamente muchos de los habitantes de Kowloon apoyaron estas medidas.

Hubo miles de detenidos y la Triada vio como su poder en Kowloon se debilitaba. Las grandes redadas se prolongaron durante todo el año hasta 1974, y parecía que en la ciudad amurallada de Kowloon había un cierto control donde volvía a imperar la ley. Sin embargo, la criminalidad era muy alta y las incursiones policiales se prolongaron hasta principios de los años ochenta.

La idea que había de Kowloon era que todos los habitantes eran criminales y peligrosos delincuentes, pero nada más lejos de la realidad. Lo cierto es que muchos de los residentes estaban atemorizados por las mafias que había. Por eso hubo un fuerte apoyo a la policía para acabar con la criminalidad. La reducción de poder de las Triadas hizo que aumentaran los negocios legales y las instituciones oficiales. En unos años Kowloon vio como había cientos de supermercados, peluquerías, colegios, oficinas y otros servicios parecidos.

El problema era el espacio que había en la ciudad amurallada de Kowloon, y por ese motivo muchos negocios tenían que ser compartidos. Por ejemplo, por el día había centros que se usaban como escuela, pero por la noche se convertían en salas de juego o incluso en prostíbulos.

Uno de los grandes logros de la ciudad fue implantar un sistema de agua corriente que recorría el laberinto de viviendas y locales. Tuvieron que poner miles de tuberías que atravesaban paredes, suelos y todo tipo de obstáculos. Para bombear el agua tuvieron que construir una potente instalación eléctrica que aguantara el tremendo uso. Aun así, se tenían que hacer turnos en el consumo eléctrico para que el sistema de agua funcionara.

5 – El plan para desmantelar la ciudad de Kowloon

Fue en los años ochenta cuando la ciudad de Kowloon se puso en la mira del gobierno británico y el chino. Aunque se habían hecho muchos progresos en temas de seguridad, la ciudad amurallada de Kowloon seguía siendo una “zona descontrolada” en muchos aspectos. Aparte de eso, las autoridades estaban muy preocupadas de las condiciones de vida de muchas familias. Las condiciones sanitarias no eran las mejores y siempre había peligro de alguna epidemia.

Se hizo un plan entre el gobierno británico y chino para compensar a las familias y negocios de la ciudad. Para ello se usaron 350 millones de dólares para entregar a los habitantes de Kowloon para que se fueran. El problema es que muchas de las personas no estuvieron de acuerdo con esta compensación, y tuvieron que ser sacados a la fuerza. Sin embargo, con el dinero que les dieron la mayoría de las familias vieron positivo la salida de la ciudad de Kowloon. Ahora tenían casas con ventanas y acceso a exteriores con aire fresco y luz natural.

Finalmente en 1993 la ciudad amurallada de Kowloon fue demolida y reconvertida en un parque público. Aun así se dejaron algunas cosas para recordar a la fortaleza que hubo antes, como por ejemplo el portalón de entrada en la zona sur. También se dejaron algunos edificios que sirvieron como oficinas en su momento. Sin embargo, ahora ya no tiene que ver nada con lo que fue.

6 – La ciudad amurallada de Kowloon en la cultura popular

Mucha gente ha coincidido con los años que la ciudad de Kowloon fue todo un experimento social en muchos sentidos. Para empezar, pudo mostrar como una ciudad sin un orden establecido y sin ayudas gubernamentales, podía subsistir y crecer durante años. Es cierto que el crimen imperaba en esta ciudad, pero se puede decir que se hizo sola y sin la supervisión británica o china.

Fue tal la repercusión que tuvo la ciudad amurallada de Kowloon en el extranjero, que acabó siendo parte de la cultura gracias al cine. Antes de que la ciudad fuera demolida en 1993, la película “Historia de un crimen” con Jackie Chan rodó varias escenas dentro de sus muros. Muchas de las escenas muestran explosiones, las cuales eran reales y parte de la demolición controlada.

En la película “Batman Begins” uno de los barrios de la ciudad de Gotham está basado en Kowloon. Se trata del barrio “The Narrows”, el cual te da la idea de cómo era vivir en la ciudad de Kowloon. Por si fuera poco, muchos escenarios en videojuegos famosos también han copiado los escenarios de Kowloon, siendo el más famoso Call of Duty: Black Ops. Gracias al cine y a los videojuegos, podemos ver como era meterse en la ciudad amurallada de Kowloon, y por supuesto con videos y fotos que quedaron antes de su demolición.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here