¿Es ético hacer horribles experimentos con otras especies para nuestro beneficio?

¿Qué separa a los humanos de los animales? ¿No somos los seres humanos animales también? Por tanto, ¿Qué justifica que experimentemos con otros animales y muchas veces les expongamos a torturas que son impensables para la mayoría de las personas? Estas preguntas y muchas otras parecidas llevan años preguntándose por parte de mucha gente y grupos que son conscientes del sufrimiento de los animales. Se busca un cambio en este tipo de experimentos, los cuales ya tienen formas alternativas de hacerse sin usar seres vivos. Los animales usados en experimentos sufren más de lo que creemos, por lo que esta campaña tiene mucho sentido.

La compañía de cosméticos LUSH, la cual está orgullosa de no usar animales de ninguna manera en sus productos, lanzó una campaña hace poco que mostraba lo cruel que puede ser la experimentación con seres vivos.

foto1Esta compañía pensó que la mejor manera de concienciar a la gente era involucrarlos emocionalmente. Lo que se le ocurrió fue exponer a un ser humano a muchos de los “tratamientos” que sufren estos animales de laboratorio en todo el mundo. Para dicha campaña una mujer llamado Jacqueline Trade se presentó voluntaria para que le hicieran algunas de estas pruebas. Se metió en un traje que simulaba la piel humana y se dispuso a soportar algunas de las desagradables pruebas que se hacen habitualmente.

foto2Todo lo que le hicieron a Jacqueline son los mismos procedimientos que le hacen a los animales en los laboratorios, y no es algo fácil de ver. La ataron para que no tuviera movimiento, y le pusieron un aparato para que no pudiera cerrar la boca. Esto solo para empezar. Se empezó con echarla comida licuada garganta abajo hasta que las arcadas eran insoportables y apenas podía respirar.

Jacqueline paso por lo mismo que los Animales Usados en Experimentos

A continuación se le echaron en los ojos los mismos productos químicos que se usan en algunos experimentos animales. En este punto, esta activista lo estaba pasando bastante mal, y muchos de los espectadores podían confirmarlo viendo todo el proceso por el que estaba pasando. Sin embargo, una de las reglas a seguir era que no podía quejarse durante el suplicio, al igual que los animales que no pueden hablar para quejarse de lo que les están haciendo.

foto3Toda esta campaña se realizó en un escaparate abierto en Londres, para todos los viandantes que quisieran verlo. Los medios de comunicación también estuvieron para hacer fotografías y grabarlo todo. De hecho, algunas personas se horrorizaron al ver lo que le estaban haciendo, y llegaron a pensar que todo era real.

foto4Esta forma de concienciar a las personas es de gran impacto, porque normalmente la gente no piensa en estas cosas. Ni siquiera lo hace cuando usa muchos productos que previamente han sido testeados con animales para saber si tiene efectos secundarios o alérgicos. Millones de animales se matan anualmente para pruebas de investigación clínica, cosméticos y otras modalidades. ¿Se debe seguir haciendo? Cada uno tiene su opinión sobre ello, pero es algo que debe desaparecer cuanto antes y usar otros medios para lograr nuestras metas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.