Todos sabemos que la edad media fue una época dura y cruel, pero también fascinante por muchos motivos. Era una época donde había grandes contrastes en todas partes, con magníficos castillos medievales, reyes, nobles, súbditos, armaduras y épocas donde se alternaba la guerra y la paz. Una de las cosas que más recordamos de aquellos tiempos son los misteriosos caballeros medievales.

Hemos visto a los caballeros medievales en un gran número de películas, novelas, pinturas, y la historia los recuerda como guerreros de un gran valor y determinación. Se formaban en las llamadas órdenes de caballería, y eran temidas y respetadas en todo el mundo civilizado.

Las órdenes de caballería donde se juntaban estos guerreros tenían una gran influencia en la sociedad medieval. Sin embargo, cuando llegaban tiempos de guerra era cuando mostraban realmente su cara más terrorífica. Su efectividad en el combate y las guerras que se desarrollaban, les avalaba como temibles guerreros con los que había que tener mucho cuidado.

La siguiente lista te muestra las órdenes de caballería más temidas en la edad media. Estos caballeros medievales dominaron buena parte del mundo conocido, y cuando leas el artículo comprenderás los motivos.

1 – La orden de los Caballeros Templarios

Caballeros Templarios
Caballeros Templarios

Empezamos la lista con una de las órdenes de caballeros que seguramente ya conoces. Son los Caballeros Templarios y puede que sean los más famosos gracias al cine y la literatura.

Los Caballeros Templarios fueron una de las órdenes de caballería más poderosas de la edad media. Se formaron en Tierra Santa después de que los cristianos capturaran Jerusalén durante las cruzadas. Al caer esta ciudad sagrada en manos cristianas, muchos peregrinos comenzaron a viajar desde Europa para visitarla.

El problema era que muchos de estos peregrinos cristianos eran asaltados y asesinados. Estos hechos criminales se hicieron tan comunes, que un caballero cruzado francés decidió hacer algo al respecto. Junto a otros cuatro compañeros y amigos que habían luchado con el en las cruzadas, decidió formar una orden militar. Su misión era cuidar de que los peregrinos que iban y venían de Europa estuvieran a salvo.

Esta nueva orden de caballeros fue asentada en Jerusalén, y se llamaron de varias maneras antes de ser conocidos como los Caballeros Templarios. Con el paso del tiempo se les unieron otros caballeros y cruzados que querían imponer el orden en unas tierras que eran bastante violentas.

Sin embargo, estos Caballeros Templarios no solo se dedicaron a temas militares. Crecieron tanto que empezaron a tener una gran influencia financiera. De hecho, fundaron varios bancos que consiguieron un gran poder económico.

Aunque estos caballeros medievales habían conseguido tener una gran influencia económica y militar en Tierra Santa y parte de Europa, tenían una vida muy espartana. Su código de comportamiento les hacía llevar una vida sencilla y espiritual. No podían beber, jugar o usar un mal lenguaje. Estaban obligados a rezar y llevar una vida más cercana a la pobreza, aun teniendo mucha riqueza y poder.

2 – Los Caballeros Teutónicos

Caballeros Teutónicos
Caballeros Teutónicos

La orden de los Caballeros Teutónicos se formó durante la captura de Acre, una ciudad costera de Israel. Durante una de las muchas cruzadas que hubo en Tierra Santa, la ciudad de Acre fue sitiada y se formó un relativo estado de paz en la zona.

Aunque el estado en Acre era de guerra, todo el mundo estaba a la expectativa durante el bloqueo de la ciudad. Unos comerciantes alemanes que estaban en la ciudad, pusieron en marcha un hospital para cuidar a los enfermos. Muchos caballeros cruzados también ayudaron en estas tareas, y se involucraron en este hospital.

En 1198 el hospital se reconvirtió en una fraternidad religiosa y militar, pasándose a llamar la orden de los Caballeros Teutónicos.

Los Caballeros Teutónicos se convirtieron en una de las agrupaciones de caballeros más poderosas de Tierra Santa. No llegaron a tener el poder de los Caballeros Templarios, pero se convirtieron en una de las órdenes más respetadas y temidas de Tierra Santa. Sin embargo, cuando acabaron las cruzadas en aquel territorio las cosas cambiaron.

Una vez finalizadas las cruzadas, los Caballeros Teutónicos decidieron cambiar de aires. Decidieron abandonar tierra sagrada para dirigirse al Este de Europa y reconvertir a los paganos a la religión cristiana. Aunque perdieron influencia en Tierra Sagrada, la ganaron en el Este de Europa. De hecho, se convirtieron en la orden de caballeros más poderosa de esa parte del mundo.

3 – Orden de San Juan de Jerusalén

Orden de San Juan
Orden de San Juan

La Orden de San Juan de Jerusalén es otra orden de caballeros que se formó en Jerusalén durante las cruzadas. La formaron un grupo de monjes que pensaron en hacer un refugio-hospital que sirviera para acoger peregrinos que llegaran de Europa. Sin embargo, este hospital no era solo para cristianos, ya que cuidaba de personas de cualquier religión o creencia.

Empezaron siendo una orden religiosa y fueron incluso reconocidos oficialmente por la Iglesia. Sin embargo, cuando Jerusalén fue capturada en las cruzadas cambiaron algunas cosas. La Orden de San Juan de Jerusalén se dividió en dos grupos. Uno era de monjes que cuidaban a los peregrinos y el otro de caballeros medievales dedicados a la guerra.

Los Caballeros de la orden de San Juan estuvieron luchando en varios sitios, incluyendo Palestina, Rodas y acabando en Malta. Fue precisamente en Malta donde se asentaron y ayudaron a construir la ciudad de La Valeta, donde se convirtió en su capital. Protegieron Malta hasta 1798 y lo hicieron de una forma contundente y muy eficiente. De hecho, su armada marítima se hizo imbatible en las aguas de la isla de Malta.

4 – La Orden de Santiago

Orden de Santiago
Orden de Santiago

España tiene una de las órdenes de caballeros más famosas de la edad media. Comenzó como una orden religiosa, aunque con un fuerte sentido militar y de lucha dada la complicada situación que había. Se formó principalmente para luchar contra las hordas musulmanas que había en España. También se encargaba de la protección de los peregrinos que iban a Santiago de Compostela.

Las influencias religiosas y militares de la Orden de Santiago se basaron sobre todo en los Caballeros Templarios. La diferencia es que el estilo de vida era diferente que el de los templarios. Por ejemplo, podían casarse y no abrazaban una vida de pobreza. Les gustaba disfrutar de las riquezas y posesiones que tenían.

La Orden de Santiago fue la más poderosa y temida en España, y esto lo pudieron demostrar sobre todo en la Reconquista. Su fama se extendió por toda Europa por sus victorias contra la ocupación musulmana, donde recuperaron grandes zonas de territorio. De hecho, otras órdenes de caballeros tuvieron a la Orden de Santiago como un referente en temas de militares.

5 – La Orden de San Lázaro

Orden de San Lázaro
Orden de San Lázaro

La Orden de San Lázaro se formó poco después de la Orden de San Juan de Jerusalén ya mencionada. Se establecieron en Jerusalén durante la primera cruzada y se dedicaron al principio a cuidar a los leprosos de la ciudad. De hecho, eran los administradores de la leprosería que había fuera de Jerusalén.

Con los años y al haber muchos miembros que habían luchado en las cruzadas, convirtieron la Orden de San Lázaro en una entidad militar. Aunque una parte de la hermandad se encargaba de la leprosería, otra estaba dedicada a la guerra santa. Los caballeros medievales de San Lázaro estuvieron en muchas de las campañas que se hicieron en Tierra Santa.

Curiosamente, alternaban la guerra con la construcción de iglesias, capillas y hospitales. Sus inicios cuidando leprosos es algo que mantuvieron a pesar de combatir en innumerables batallas.

No es de extrañar que muchos de los caballeros de San Lázaro eran leprosos ellos mismos. Los caballeros medievales de otras órdenes que eran contagiados de la lepra, normalmente pasaban a la Orden de San Lázaro. Se sabe que muchos miembros de la Orden de San Juan pasaron a la de San Lázaro al contraer la enfermedad. Incluso leprosos que demostraban saber luchar podían unirse a esta orden de caballeros.

Aunque la Orden de San Lázaro no era de las más poderosas comparada con otras, era muy respetada. Su labor en la construcción de templos cristianos y hospitales, les hizo ganar mucha popularidad entre otros caballeros, la iglesia y la población civil.

6 – La Orden de Calatrava

Orden de Calatrava
Orden de Calatrava

Aunque la ya comentada Orden de Santiago fue la más famosa de las que había en España, hubo otras que lucharon en la Reconquista. Una de las más temidas entre los musulmanes era la Orden de Calatrava.

Durante las luchas que hubo entre cristianos y musulmanes, la Orden de Calatrava fue de las primeras que opuso resistencia en ciertas zonas. Mucho antes de que los cruzados decidieran recuperar todo el territorio español ocupado por los moriscos, los caballeros de Calatrava ya defendían muchas zonas de Castilla.

Estos caballeros que estaban bajo las órdenes del rey Sancho III de Castilla, también mantenían al área limpia de bandoleros y asaltantes de caminos. Fueron una fuerza clave para que los musulmanes no pudieran hacerse con muchos castillos y monasterios que había en Castilla. También fueron decisivos en echar a los musulmanes de lo que ellos llamaban al-Ándalus.

7 – Los Caballeros de Santo Tomás

Caballeros de Santo Tomás
Caballeros de Santo Tomás

Otro grupo de caballeros medievales que fueron muy conocidos son los Caballeros de Santo Tomás. Se crearon durante la tercera cruzada durante el sitio de Acre, el cual ya hemos mencionado en sección de los Caballeros Teutónicos.

Esta orden comenzó gracias a uno capellán que estaba presente durante las duras batallas en esta fase de las cruzadas. Pudo comprobar la cantidad de cruzados cristianos que morían o recibían terribles heridas. Por ello, organizó un grupo de voluntarios para atender a los heridos en el campo de batalla y enterrar a los muertos.

Este grupo de voluntarios pronto se transformó en una orden que daba santa sepultura a los cristianos que morían en Tierra Santa. También tenían hospitales para atender a los heridos en combate y por diversas enfermedades que había en la época. Fue tal su influencia que también se encargaba de negocios el intercambio de prisioneros cristianos con los sarracenos.

Debido a las muchas bajas que estaban teniendo los cruzados cristianos, el rey Ricardo I obligó a los miembros de la orden a que también lucharan. Es como nacieron los Caballeros de Santo Tomás, los cuales eran realmente monjes que se reconvirtieron en guerreros. Al ser un grupo reducido, luchaban junto a otras órdenes de caballeros con el mismo objetivo.

Aunque empezaron siendo monjes que enterraban muertos y curaban heridos, dieron muestra de un gran valor en el campo de batalla. De hecho, el propio rey Ricardo I quedó impresionado de la valentía que mostraban los monjes guerreros. Por eso precisamente se les concedió el estatus de caballeros, pasándose a llamar los Caballeros de Santo Tomás.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.