En el año 2016 se hizo un descubrimiento importante el mundo de la literatura, aunque fue un hallazgo de los más peculiar. Se descubrió una colección privada de 13 mil libros sobre lo oculto y la brujería. Se encontró en la biblioteca nacional de Praga, y es que además se trataba de la biblioteca de las brujas de Heinrich Himmler. Para los que no sepan quién fue Himmler fue una alto oficial de las SS en la Alemania nazi. Era un gran amante de los libros y también de los temas esotéricos y de lo oculto. Su colección se olvidó en los años cincuenta, pero lo cierto es que Himmler consiguió reunir muchas obras muy extrañas y antiguas.

Es curiosa la atracción que sentían los nazis con todo lo oculto y relacionado con la magia. Pensaban que muchos de los rituales antiguos y ciertas prácticas oscuras podían ser viables para conseguir sus objetivos. No es de extrañar que invirtieran muchos recursos en excavaciones arqueológicas y antiguos libros que hablaban de lo paranormal, lo oculto, brujería e incluso el satanismo. En el caso de Himmler, aprovechó su poder para conseguir libros casi imposibles de conseguir, donde algunos incluso se pensaban que solo eran una leyenda.

La biblioteca de las brujas y la sección “H”

La fascinación que tenían los nazis con lo oculto se extendió a todos sus departamentos, y las SS alemanas no eran una excepción. En 1935 las SS crearon lo que llamaron la sección “H”, donde esta letra se refería a la palabra “Hexe” que básicamente significa bruja. Era realmente un proyecto que se dedicaba a buscar documentos de todo tipo sobre brujería, temas de ocultismo y lo sobrenatural.

Lo que hacían era investigar sobre todo en las biblioteca más antiguas de Europa, donde se centraron en casi 300 de las biblioteca más importantes del continente. Esta investigación se prolongó hasta el año 1944 por lo que pudieron juntar una de las mayores y más importantes colecciones sobre lo oculto. De hecho, se considera esta investigación como la más larga sobre lo sobrenatural en Europa.

Un historiador noruego llamado Horrisland fue el que identificó estos libros en Praga. Reconoció varios de ellos en la biblioteca nacional de la República Checa, y se puso manos a la obra para indagar cuantos podría haber de la biblioteca de las brujas de Himmler.

Todos los libros fueron conseguidos y catalogados por el llamado instituto Ahnenerbe. Precisamente este instituto fue creado para investigar todo lo relacionado con la arqueología y rutas históricas de la raza aria. Fue el propio Heinrich Himmler el que lo fundó junto a Richard Walther Darre, también de las SS y Herman Wirth, un profesor e historiados de antiguos símbolos y religiones.

El poder del ocultismo a favor del Tercer Reich

Cono se ha dicho, la Alemania nazi se tomaba muy en serio el mundo de lo sobrenatural, pero Heinrich Himmler lo llevó a otro nivel. Creía el poder del ocultismo podía realmente ayudar al tercer Reich para dominar el mundo. Consultó a muchos investigadores famosos de lo paranormal y lo planteó desde un punto científico. Con el tiempo se llegó a obsesionar con este tema. También se metió de lleno en la historia de las religiones celtas germánicas. Sin embargo, en lo que creyó fervientemente fue en la hipótesis del culto de brujería de la experta Margaret Murray.

Himmler empezó a plantear sus propias teorías, y de hecho incluso pensó que la inquisición fue la culpable de que se persiguieran alas religiones germánica paganas. Por tanto, estaba convencido de que la inquisición católica tenía un plan para acabar con la raza aria. Incluso se dice que descubrió que un antepasado suyo había sido quemado por brujo por la religión católica. Esto hizo que desarrollara un profundo desprecio a todo lo cristiano.

Himmler y la fundación del esoterismo hitleriano

Himmler también estaba muy metido en la astrología. Con todo lo que estaba conociendo con sus investigaciones y su cada vez más grande librería de las brujas, fundó lo conocido como esoterismo hitleriano. Básicamente se trataba de construir una nueva religión germánica pagana como había existido en el pasado. Más que una religión se pensaba que era un culto, y empezó a aprobar fiestas paganas que habían desaparecido hace siglos.

Dado el poder por su puesto en las SS, nadie le cuestionaba nada. No era el único obsesionado con lo oculto, y de hecho se ha hablado mucho de donde pudo surgir este extremo interés en lo oculto de los colaboradores de Hitler. Se hacían ceremonias en este nuevo culto pagano donde incluso Hitler asistía. Muchas se hicieron a unos 30 kilómetros de Praga en el castillo de de Houska. Se decía que en este castillo había una de las varias puertas del infierno que existen.

Ahora hay 13 mil volúmenes de la librería de las brujas de Himmler, donde algunas tienen un valor incalculable. ¿Consiguió algo este oficial de las SS con tantos libros esotéricos y sobre el diablo? Lo cierto es que hay muchas teorías sobre los logros de los nazis en el tema de lo oculto. Por supuesto, esto ha sido algo que han aprovechado los directores de cine y escritores sobre todo. Si lograron algo en sus investigaciones, nunca lo sabremos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here