Los que vivimos en Europa tenemos suerte de que muchas catástrofes naturales son poco frecuentes. No tenemos que preocuparnos de horribles huracanes, tifones, devastadores terremotos o tsunamis. No pueden decir lo mismo lugares como Asia o América por ejemplo. Saben que cada cierto tiempo van a recibir la visita de un fenómeno natural que puede ser muy destructivo. En los últimos meses hemos podido ver en los medios como los huracanes han arrasado en zonas del Caribe y Estados Unidos. Los huracanes están entre los fenómenos de la naturaleza más devastadores que existen. Esto nos lleva a preguntarnos como sobrevivir a un huracán.

Lo primero es saber ¿Qué es un huracán y como se crean? Son tormentas tropicales que generan unos vientos increíblemente fuertes. Se forman de forma muy rápida y se producen a partir de pequeños grupos de tormentas. La parte “buena” es que tiene ciertas épocas bien conocidas por lo que se pueden tomar medidas y precauciones para estar seguros. ¿Qué hacer para sobrevivir a un huracán? Si por alguna circunstancia se ves en medio de un huracán, te damos unos buenos consejos que te pueden mantener con vida.

1 – Prepararse con antelación para sobrevivir a un huracán

Si tienes la mala suerte y están en un lugar por donde va a pasar un huracán, hay que prepararse bien mucho antes. Dependiendo del donde estés, hay sitios donde ya venden kits especiales para sobrevivir a un huracán. El kit debe incluir agua, comida, ropa y mantas. Aparte de esto hay que conseguir linternas, pilas y una radio que funciona con pilas para tener las últimas noticias. Hay que recordar que en los huracanas suele haber inundaciones, lo cual provoca cortes de electricidad. Los cortes de agua corriente también son frecuentes, por lo que es buena idea llenar las bañeras hasta arriba de agua. También se pueden llenar bolsas de agua y meterlas en el frigorífico para que se congelen y así tenerlas para después.

Por supuesto, si tienes la oportunidad de evacuar la zona hay que hacerlo. Si las autoridades lo están aconsejando hay que hacerlo cuanto antes. Algunas veces la orden de evacuación no llega por diferentes motivos. ¿Qué hacer entonces? Si estás en una zona por debajo del nivel del mar, cerca del mar, en un barco o una casa móvil, hay que largarse cuanto antes. No son cosas estables y es mejor buscar terrenos más seguros.

2 – ¿Cuál es el mejor lugar para esconderse en un huracán?

Como la mayoría sabrá, un sótano es la zona más segura durante un huracán. Hay que estar alejado de las ventanas y puertas. Si tu casa no tiene un sótano lo mejor es buscar habitaciones interiores de la casa sin ventanas. Los mejores sitios suelen ser armarios y cuartos de baño (si no tienen ventanas). Los cuartos de baño suelen dar una protección añadida debido a las tuberías adicionales que hay en las paredes. A falta de estas cosas, refugiarse debajo de algún mueble pesado es una buena solución.

3 – El ojo del huracán

Seguro que has oído hablar del ojo del huracán, ya sea por películas o documentales. Hay un momento donde puedes pensar que el huracán a pasado, pero hay que tener cuidado con esto. El ojo del huracán es el punto central de la tormenta y es una zona muy calmada y silenciosa. Esto significa básicamente que lo peor está por venir. No hay que dejarse engañar por la quietud del momento y salir de nuestro refugio. Este ojo del huracán pasará y la segunda parte del huracán impactará con toda su fuerza. Los vientos al borde de este punto central suelen ser los peores y más destructivos.

4 – Hay que evitar los generadores

Puede que pienses que tener un generador funcionando en la casa sea una buena idea, pero no es así. El principal motivos es que los generadores crean monóxido de carbono por lo que puede ser peligroso si se está en un sitio cerrado. Al no poder abrir ventanas y puertas, hay peligros de intoxicarse. Si vas a usar un generador, lo mejor es tener algún tipo de alarma conectado al generador que nos avise que los niveles de monóxido de carbono son peligrosos.

5 – ¿Qué hacemos si el huracán nos coge en un coche?

Se puede dar la circunstancia de que el huracán nos pille dentro de un vehículo. En este caso hay que tener en cuenta varias cosas. Como se ha dicho, con los huracanes suelen provocar inundaciones y conducir un coche puede ser muy peligroso. Si quedamos atrapados en una inundación dentro de un vehículo, hay que subirse al techo del vehículo. Una vez arriba hay que mantener la calma. Hay que moverse lo mínimo para evitar extraños movimiento del coche. La ayuda llegará tarde o temprano y el techo es el lugar más seguro.

6 – El triangulo de la vida

Estando dentro de una casa no significa que se esté totalmente a salvo. El huracán puede provocar que haya derrumbamientos y no interesa estar dentro del edificio. Si quedamos atrapados en la casa y no podemos salir, hay varias cosas que podemos hacer antes del derrumbamiento decisivo. Lo primero es no coger ascensores por lo que las escaleras son la forma más segura de moverse. Si la cosa se pone fea, solo podemos protegernos de los cascotes. Una de las formas de protegerse del derrumbamiento es el llamado triangulo de la vida.

Lo que tenemos que hacer es coger una plancha, madero o mueble muy sólido, y ponerlo atravesado para colocarnos debajo (ver imagen más abajo). Hay que asumir una posición fetal para protegernos al cabeza. La pieza de madera o lo que sea, evitará que las paredes que se caer llegue adonde estamos. El triangulo de la vida es muy efectivo y ha salvado muchas vidas. Es una manera confirmada de sobrevivir a un huracán.

7 – Si estás en una playa, sal de ahí cuanto antes

Algunas veces un huracán te puede coger por sorpresa y hay que improvisar. Si te ves en una playa y un huracán te coge por sorpresa, hay que ser rápido en tomar decisiones. Hay que correr y olvidarse de las cosas que tenemos puestas en la playa. En todo caso coge lo de más valor (tarjetas de identificación, tarjetas de crédito, teléfono, etc.). Pero que sea rápido. Hay que alcanzar el punto más alto de tierra posible. Si no es posible, lo mejor es atarse a una zona alta de un árbol. También es aconsejable buscar algo que flote por si nos vemos arrastrados por el agua.

Por otro lado, si el huracán nos coge nadando en el agua o practicando algún deporte acuático en el mar, hay que actuar rápidamente. Notaremos que llega un huracán si vemos cambios bruscos en cuestión de segundos. Tenemos muy poco tiempo para actuar, pero debemos nadar hacía la orilla de inmediato. Si no tienes tiempo de llegar a la orilla, hay que nadar hacía mar abierto. Esto pude parecer ilógico, pero debemos alejarnos de la zona donde habrá restos de casas y barcos destrozados. Esto puede provocarnos heridas y matarnos. En mar abierto podremos flotar durante un tiempo hasta que recibamos ayuda.

8 – No usar equipos electrónicos durante un huracán

Se debe evitar usar aparatos electrónicos durante un huracán. Esto incluye ordenadores portátiles, teléfonos y tablets por ejemplo. Solo hay que usar el teléfono si hay una situación de emergencia en la que no quede más remedio. Incluso cuando la tormenta haya pasado, no hay que tocar los aparatos. La humedad del ambiente puede provocar calambres, en algunos casos de bastante potencia.

9 – Algunas cosas es mejor ponerse casco sin ir en moto

Cuando un huracán está en su punto más fuerte, hay que protegerse como sea. Si tienes uno o varios cascos de moto o bicicleta es buena idea ponérselo. Todo vale para proteger nuestra cabeza. Esto nos ahorrará más de una lesión si algo nos golpea. Por otro lado, tampoco debemos quitarnos los zapatos. Proteger nuestros pies nos garantiza que podremos movernos con rapidez si hiciera falta. Usar un calzado en condiciones que nos proteja es indispensable. Incluso es aconsejable dormir con el calzado puesto. Esta será una buena manera de sobrevivir a un huracán.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here