Los actos heroicos suelen relacionarse con situaciones complicadas donde algunas personas consiguen salvar vidas o evitar desastres. Suele ocurrir en momentos duros como pueden ser catástrofes, guerras o situaciones de supervivencia extrema. El ser humano tiene la capacidad de crecerse en ciertos momentos y demostrar su espíritu de sacrificio y honor. Sin embargo, ¿sabías que esto también lo pueden hacer los animales? De hecho, hay muchos animales condecorados a lo largo de la historia por haber hecho grandes proezas.

Ya hemos hablado en flipada.com de algunos de estos animales que ayudaron mucho en ciertos momentos difíciles. Un caso que gustó mucho fue el de la paloma mensajera que salvó cientos de vidas, y le rindieron todos los honores posibles.

Han existido varios momentos en la historia donde los animales han hecho cosas tan increíbles, que todos coincidieron que merecían una condecoración. No son solo unos pocos casos, sino que existen infinidad de ellos a lo largo de la historia. Estos son algunos de los más famosos.

1 – Un caballo poco común

Durante la guerra de Corea los soldados americanos usaban caballos para muchas de sus misiones en terrenos complicados. Hubo un animal al que le dieron el rango de sargento del ejército de los Estados Unidos, y fue un caballo llamado Reckless. Este caballo era un animal más inteligente de lo normal, y de hecho en los entrenamientos destacó bastante. Durante las batallas no entraba en pánico y parecía saber exactamente lo que tenía que hacer y lo que tenía encomendado.

Muchos animales se ponían frenéticos por los disparos y el ruido de las bombas, lo cual les hacía huir o paralizarse. Sin embargo, el caballo Reckless siempre se comportaba como se esperaba, tanto si llevaba munición como cuando sacaba a los heridos del campo de batalla.

Reckless hizo más de cincuenta misiones en zonas de combate y en todas hizo un trabajo extraordinario. El caballo fue herido dos veces por metralla, pero aun así siguió realizando sus misiones con éxito. Se ganó el respeto y la admiración de los soldados americanos durante todo su servicio. Cuando Reckless se retiró del servicio lo hizo con todos los honores. Durante su carrera militar ganó dos corazones púrpura, cuatro medallas al servicio coreano y una medalla de honor de los marines.

2 – Un perro llamado Lucca

Otro de los animales que recibió toda clase de honores y una de las medallas para animales de más prestigio en el Reino Unido, fue un perro llamado Lucca. Fue un perro que sirvió durante seis años Afganistán y estuvo involucrado en cientos de patrullas. Estaba entrenado para detectar materiales explosivos con su potente olfato, lo cual era importante para detectar minas y trampas explosivas.

Lucca salvó una gran cantidad de vidas en sus inspecciones y patrullas. Durante una de sus patrullas Lucca encontró una potente bomba que estaba preparada para causar una carnicería a paso de las tropas británicas. La bomba fue desactivada, pero había otra que estalló mientras el perro seguía buscando explosivos. Lucca quedó malherido con heridas y quemaduras por todo el cuerpo.

El perro fue llevado a la base británica y le tuvieron que cortar una de sus patas. Consiguió sobrevivir a pesar de las terribles heridas que había sufrido. En cuanto se recuperó fue llevado a Inglaterra para una merecida jubilación, y le fue entregada la medalla Dickin. También le dieron la medalla del corazón púrpura americana de veteranos heridos en combate.

3 – Una rata con honores militares

Las ratas no son el animal más popular entre la mayoría de la gente del planeta. Quitando ciertas partes del mundo donde estos animales son venerados como seres divinos, no se les tiene demasiado cariño. Sin embargo, una rata llamada Magawa fue uno de los animales condecorados por su valentía y servicio detectando minas terrestres. Realizó su trabajo en las zonas más peligrosas de Camboya, donde las minas explosivas son un grave problema.

La ventaja de las ratas es que son muy ligeras y no las detonan al ponerse encima de estas peligrosas minas. Sin embargo, con su olfato las pueden detectar sin problemas si son entrenadas adecuadamente. La rata Magawa sigue en activo aunque debido a su edad será jubilada dentro de algún tiempo. Lo único que recibe a cambio de su trabajo es comida y una buena vida. Gracias a este animal, muchas vidas han sido salvadas y también posibles heridos con terribles amputaciones.  

Magawa ha tenido varios reconocimientos porque ha demostrado ser muy buena detectando minas. Por ello se la ha condecorado y además se la propuesto para la medalla de oro camboyana, algo que solo han ganado seres humanos. Es uno de los más grandes honores militares del país y podría ganarla esta heroica rata.

4 – La Increíble historia del sargento Stubby

Original caption: Washington, DC: Meet up with Stubby, a 9-year-old veteran of the canine species. He has been through the World War as mascot for the 102nd Infantry, 26th Division. Stubby visited the White House to call on President Coolidge. November 1924

Otro perro que ganó mucha fama fue Stubby, el cual era muy pequeño y no demasiado agraciado. De hecho, ni siquiera era un perro de raza, pero eso no impidió que entrara en la lista de animales condecorados famosos. Era un perro callejero que fue encontrado vagando por calle y fue recogido en una academia militar como mascota. Cuando empezó la primera guerra mundial, un grupo de soldados decidió llevar a Stubby con ellos en el barco que iba a Europa.

Mientras viajaban en el barco, encontraron al Stubby, y el problema es que no se permitían mascotas. Sin embargo, el perro cayó muy bien a los oficiales y le permitieron quedarse. A su llegada a Europa fue adoptado por el 102 regimiento de infantería y pudo ver casi 20 batallas durante su servicio en el ejército.

Pudieron comprobar que Stubby tenía un olfato privilegiado para detectar ataques con gas. No solamente avisaba de estos ataques tan peligrosos, sino que resultó ser un increíble perro guardián a pesar de su pequeño tamaño. No podía atacar pero ladraba con tal fuerza, que alertaba de cualquier intrusión en la base. También lo usaron para encontrar heridos en edificios derribados por las bombas.

Por si fuera poco, Stubby era muy cariñoso con todos los soldados y le adoraban. Muchos de los soldados heridos o que estaban a punto de morir en la enfermería, tuvieron consuelo con este pequeño perro. Al acabar la guerra hizo varios desfiles celebrando la victoria, y para agradecerle el servicio prestado, fue nombrado sargento honorífico de infantería de los Estados Unidos.

5 – Un cerdo llamado Tirpitz

Durante la primera guerra mundial el abastecimiento de comida para los soldados era muy complicado. La forma de mantener las raciones de comida frescas no estaba del todo perfeccionada. Esto era complicado en viajes por mar donde había que estar meses navegando. En muchos barcos de guerra lo solucionaron llevando cerdos vivos para tener carne fresca cuando hiciera falta.

Uno de estos cerdos se encontraba en el barco de guerra alemán “Dresden”, el cual entró en combate con los ingleses en la batalla de las Malvinas (1914). En dicha batalla el “Dresden” fue torpedeado y se hundió rápidamente, dejando a los marineros casi sin tiempo de salvarse. Los supervivientes del barco nadaron como pudieron a la costa de las Malvinas, pero el cerdo nadó hacía las embarcaciones inglesas.

El animal fue recogido por los ingleses que iban en el barco de guerra HMS Glasgow, y se convirtió en la mascota de la tripulación. En modo de burla al almirante del Dresden, le pusieron al cerdo su mismo nombre Tirpitz. Incluso le dieron una medalla de honor por haber sido el último que abandonó el barco alemán que se estaba hundiendo. Claramente era una forma de guerra psicológica contra los alemanes para humillarlos.

El cerdo rescatado del barco alemán se convirtió en toda una celebridad. Fue llevado a Inglaterra donde el cerdo fue alojado en el hotel Grosvenor para ser vendido en una subasta. Se formó todo un evento social alrededor de Tirpitz, donde mucha gente fue a visitarlo. Finalmente en la subasta pagaron una gran cantidad de dinero por el cerdo. ¿Qué le pasó al final? Su fama no impidió que fuera sacrificado y se lo comieran, aunque su cabeza fue disecada y se puede ver en el museo de guerra de Londres. No fue un final tan honorable como el resto de animales condecorados que hemos comentado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here