Una de las series con más éxito de la televisión es sin duda “Buffy, la caza vampiros”. Durante siete temporadas entretuvo a gente de todas las edades y mezcló todas las temáticas, desde el terror, humor, romance e incluso lo musical. Han pasado casi 20 años desde que apareció en pantalla y hay cosas que puede que no sepas o no recuerdes. Por ejemplo, la serie se hizo como secuela de una película. En los años ochenta el escritor y guionista Joss Whedon no tenía ni idea de cómo hacer una película que diera un giro al género de terror. Había visto un montón de películas de terror que la habían gustado. En muchas aparecían chicas rubias que eran asesinadas en un callejón oscuro, y pensó lo que pasaría si fuera al revés. La rubia mata al monstruo.

foto-1

Con esta idea en mente escribió la historia y junto al director Fran Rubel Kuzui hicieron “Buffy, la Caza Vampiros”. La actriz fue Kristy Swanson como Buffy y Donald Sutherland como su vigilante. Sin embargo, la película salió diferente de cómo Whedon la había pensado. El quería que fuera más oscuro y que diera más miedo, aunque con toques de comedia. La película según Whedon tenía más comedia que otra cosa.

Unos años después la productora que tenía los derechos de la película le dijo a Whedon si quería hacer una serie de televisión. Le dieron vía libre para inventarse cualquier cosa. Esto le dio la oportunidad de volver al terror genuino y mezclarlo con todo lo que se le pasara por la cabeza. Pensó en hacer Buffy de la forma que había pensado originalmente. Así nació la serie.

Los actores de la serie

foto-2

Para los papeles principales se pensaron en varios actores y actrices. En un principio se pensó en Katie Holmes como Buffy y Ryan Reynolds como Xander. Se les llegó a ofrecer el papel, aunque Holmes lo rechazó para continuar sus estudios. Reynolds por su parte era un gran fan de los trabajos de Whedon, pero no se veía haciendo de estudiante de instituto. Acababa de terminar sus estudios y por lo visto no le gustó mucho esa época.

Con el papel de Giles tuvieron más suerte y acertaron a al primera.  Anthony Stewart fue la primera persona que hizo el casting y fue el que cogieron. Algunos opinaron que no era una buena elección, pero para Whedon y el equipo fue perfecto. Era como si el papel se hubiera escrito para el.

El personaje de Buffy

foto-3

La actriz Sarah Michelle Gellar primero hizo el casting para ser Cordelia Chase antes de ser Buffy. Eran unos momentos donde todo se estaba ajustando y no se sabía lo que podía funcionar o no. Al principio no pensaron en Gellar como una posible Buffy, ya que la veían demasiado inteligente y responsable para hacer el papel. Buffy tenía que ser algo más salvaje y problemática, y Gellar era simplemente encantadora según los productores. Hizo algunas escenas como Cordelia y las hizo muy bien.

Mientras tanto Charisma Carpenter hizo el casting para Buffy antes de hacerlo para el papel de Cordelia. Al final le dieron el papel de Cordelia y finalmente le dieron a Gellar el de Buffy. Según Carpenter este cambio le pareció estupendo porque no se veía preparada para llevar todo el peso de la serie como personaje principal.

El personaje de Willow tuvo cambios después del episodio piloto

foto-4

La gran amiga de Buffy era Willow y fue difícil dar con una actriz para el papel. Había contratado a alguien para el piloto de la serie pero simplemente no funcionaba. Con la serie ya empezada tenían que encontrar a alguien. Whedon lo tenía claro. Quería a alguien que no fuera una súper modelo y que se mostrara tímida de una forma natural. Mientras estaban buscando por diferentes sitios, apareció Alyson Hannigan. Cuando llegó al casting nadie se fijó mucho en ella, pero cuando leyó su parte para hacer de Willow todo el mundo se quedó impresionado. Le daba al personaje fuerza y a la vez dulzura, que era lo que estaban buscando los productores.

La dificultad para encontrar a alguien para hacer de Ángel

Para hacer de Ángel, el novio vampiro de Buffy, había unos cuantos candidatos antes de que David Boreanaz hiciera el casting. La lista fue inmensa y según la directora de casting Marcia Shulman las audiciones se hicieron eternas pero no encontraban a actor para hacer de Ángel. Un amigo de Shulman le dijo un día que había un chico vecino suyo que todas las mañanas paseaba a su perro por la zona. Según las descripciones de Shulman, parecía que el chico podía encajar. Se trataba de David Boreanaz. Le llamaron para hacer una prueba y por lo visto le salió muy bien.

Whedon no le acabó de convencer la prueba de Boreanaz. No era exactamente lo que estaba buscando. No estuvo seguro de darle el papel hasta que les preguntó a las mujeres que había en la sala de casting. Parece que en el momento que David Boreanaz entró para hacer la prueba, se quedaron enamoradas. Whedon luego dijo que se alegra de haber hecho caso a las mujeres, porque el actor bordó el papel.

foto-5

El tema original fue cambiado por una versión más rockera

La primera versión de Buffy era un órgano tocando una especie de música siniestra y luego una tema más rockero. Esta versión no convenció a Whedon y decidió abrir una competición para que diferentes bandas tocaran su versión. La actriz Alyson Hannigan sugirió que fueran Nerf Herder, y al final fueron ellos los que hicieron la versión definitiva.

Las siniestras caras de los vampiros

En la película de Buffy los vampiros parecen gente normal con dientes afilados y piel pálida. Sin embargo, para la serie Whedon quería incrementar la tensión haciendo que los vampiros parecieran personas normales hasta el momento que se alimentaran. Quería que fueran monstruos.  También había otra razón. No quería que la gente viera a una estudiante clavando estacas a gente con apariencia normal. Esto podría enviar un mensaje equivocado, por lo que hizo que realmente parecieran monstruos.

Hacer el maquillaje a cada vampiro llevaba una hora y media. Era algo tedioso para los actores, ya que tenían que poner una prótesis desde la frente hasta el final de la nariz. Quitarlo era la peor parte porque no era simplemente tirar de el. Eso no se podía hacer porque los actores se llevarían una parte de la propia piel. Se tenía que quitar con mucho cuidado, aunque los resultados del maquillaje dieron sus frutos.

foto-6

En cuestión de cómo eran los vampiros, se usaron cosas tradicionales y otras se dejaron fuera. Por ejemplo, En la serie los vampiros no pueden volar o convertirse en murciélagos. Aparte de que sería muy caro de hacer, Whedon pensó que parecería tonto. Lo que si usaron fueron otras cosas como que los vampiros no se pueden reflejar en los espejos, no pueden entrar en una casa sin ser invitados o pueden morir decapitados o con una estaca en el corazón.

Los complicados diálogos le dieron problemas a Gellar

La serie se hizo bastante popular por varias cosas, y una era la peculiar forma de decir ciertas cosas. Algunas partes del dialogo jugaba con las palabras de una forma divertida, y esto en ocasiones fue un problema para Gellar. La forma de hablar estaba basada en una forma en varias jergas de ciertas zonas de California, y Gellar siendo de Nueva York no entendía muchas cosas.

Las escenas en la librería

foto-7

Parece que tanto el equipo de rodaje como el reparto odiaban hacer las escenas en la librería. Muchos de los diálogos ocurrían en la librería y solían ser complejos y con mucha información. Cuando al final de la temporada 3 vuelan por los aires el colegio y la librería, todo el mundo estuvo aliviado al no tener que hacer más de estas escenas.

La serie tenía su propio cementerio

En la primera temporada de Buffy, se rodó en un cementerio de Hollywood. Había que rodar durante la noche, algunas veces hasta que amanecía. Según dijo Whedon, entonces tenían la energía para hacerlo. Al empezar la segunda temporada decidieron crear su propio cementerio en el parking del almacén donde solían rodar. Esto hizo que las cosas fueran más fáciles. Lo reprodujeron de forma perfecta, y se usó en el resto de temporadas.

El desafío de Whedon en el episodio “Hush”

foto-9

En la cuarta temporada hay un episodio llamado “Hush” donde unas tenebrosas figuras vestidas de enterradores roban la voz a los residentes de Sunnydale. De esta manera no pueden gritar cuando extirpan el corazón a sus víctimas. Hay menos de 20 minutos de diálogo en el episodio de los 45 minutos que dura. Whedon quería hacer un episodio en el que apenas se hablara para probar si a la gente realmente le estaba gustando la serie. Era un desafío porque al no hablar todo tenía que ser explicado visualmente. Whedon tenía miedo que fuera el peor episodio de todas las temporadas. Sin embargo, las críticas fueron muy buenas y se convirtió en uno de los favoritos de los fans.

Los tenebrosos personajes de “Hush” vienen de un sueño que tuvo Whedon. Según contó, estos inquietantes espectros flotaron hasta su cama, lo cual le asustó bastante. Al despertar dibujó el sueño y como eran estos monstruos. Está claro que tuvo una buena idea porque estos dibujos sirvieron al equipo de efectos especiales de la serie reproducir la pesadilla de Whedon con resultados escalofriantes. Quiso también que el episodio se contara en un estilo “cuento de hadas”, lo cual despertaría en la gente sus miedos de cuando eran niños.

El episodio donde muere la madre de Buffy

Uno de los episodios que más críticas positivas tuvo la serie fue “El cuerpo”, donde la madre de Buffy muere. El personaje de Joyce fue realizado por la actriz Kristine Sutherland, y Whedon confesó que fue el personaje que más le costó hacer desaparecer. En este episodio quiso transmitir a la audiencia la realidad de lo frágiles que somos y lo que se siente cuando se pierde a un ser querido en las primeras horas. No se usó música y casi todas las escenas eran rodadas en una toma. La atmósfera creada era de auténtica tristeza.

La escena donde Buffy descubre el cuerpo de su madre se hizo en una sola toma. Se tuvo que repetir siete veces, y Gellar reconoció que fue uno de sus episodios favoritos. La cámara usada estuvo puesta todo el tiempo en el hombro del operador, y así quedó la escena. Whedon quedó impresionado con la actuación de Gellar y dijo que fue una de las mejores actuaciones que había visto.

foto-8

La sexta temporada fue la más complicada para Gellar

En la sexta temporada Buffy resucita de la muerte, y es la temporada más oscura y polémica de todas. Para Gellar cambiar el tono de su personaje fue bastante difícil, ya que se había metido bastante en el papel y ahora todo había cambiado. Se obsesionó tanto con estos cambios que el propio Whedon la tuvo que decir que se calmara y no se lo tomara tan en serio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here