Llevamos muchos años en este planeta y tenemos suerte que no haya pasado nada que nos haga desaparecer. Por si no lo sabías, llevamos relativamente poco tiempo en la Tierra si lo comparamos a los años que nuestro mundo lleva existiendo. El tema del apocalipsis es algo de lo que llevamos hablando años. ¿Es posible que tengamos que sufrir uno de esto desastres alguna vez? Lo cierto es que nuestro bonito planeta ha pasado por ciertos momentos que podían haber sido devastadores. La humanidad ha podido acabar en más de una ocasión y la mayoría no lo sabe. Estas son algunas de las ocasiones donde el fin del mundo pudo haber sido una terrible realidad.

1 – La inmensa explosión de la Tunguska

Lo ocurrido en la Tunguska es algo que ha dado mucho que hablar y pudo haber sido mucho peor. Esta gran explosión ocurrió en 1908 y es considerada como uno de las mayores explosiones producido por un asteroide o cometa en la Tierra. Cayó en una zona de Rusia que no estaba poblada y no hubo víctimas. Se calcula que fue mil veces más potente que la explosión de la bomba atómica de Hiroshima. Esto nos da una idea lo que ocurrió. Según testigos que pudieron detectar la explosión, en medio de la noche se hizo el día y el sonido fue indescriptible. Si el asteroide hubiera sido más grande, las consecuencias hubieran sido impredecibles.

2 – El caso Bonilla

José Bonilla fue un astrónomo mejicano que en 1883 vio algo que al principio no parecía tener mucha importancia.  Pudo observar que un gran número de objetos se cruzaban enfrente al sol mientras estudiaba al astro rey. Lo que vio fueron fragmentos de una gigantesca cometa que se había desintegrado y que venía directo a la Tierra. El cometa antes de romperse tenía un tamaño parecido al que cayó en la Tierra en el pasado y acabó con los dinosaurios. Bonilla calculó que cada uno de los fragmentos de cometa tenían de media unos cuatro kilómetros de diámetro.

Investigaciones posteriores vieron que cada fragmento tenía más potencia que una bomba atómica convencional. Estos fragmentos pasaron a una distancia relativamente cerca de nuestro planeta. En distancias espaciales pasaron demasiado cerca de lo que nos gustaría. Para hacernos una idea, cada uno de estos trozos de cometa podía haber ocasionado una explosión similar a la anteriormente mencionada de la Tunguska. Según los científicos, la caída del cometa o las piezas podían haber acabado con la vida en la Tierra. Perfectamente hubiera sido el fin del mundo.

3 – Explosiones solares y el Fin del Mundo

Según los mayas, en el 2012 el mundo se tenía que haber acabado. Ya sabemos que eso no pasó aunque si pasó algo que pudo haber sido un desastre. En julio de ese mismo año hubo una gran explosión de plasma solar en el sol que llegó a una distancia increíble. El alcance de la explosión llegó al lugar donde la Tierra había estado solo 9 días antes. Si hubiéramos estado en el trayecto de la explosión todos nuestros equipos electrónicos se hubieran dañado. El efecto hubiera sido catastrófico y las consecuencias difíciles de imaginar.

4 – El asteroide Asclepius

A finales de los años ochenta un asteroide llamado Asclepius se acercó demasiado a la Tierra. El momento más cercano fue en Marzo de 1989 y el asteroide estuvo a unos 600 mil kilómetros de nuestro planeta. Puede parecer ana distancia muy lejana aunque ese no fue el problema. Este gigantesco asteroide pasó por donde estaba la Tierra exactamente seis horas antes. Por seis horas el Asclepius no nos dio de pleno como si fuera una bola de billar. Si nos hubiera golpeado la detonación hubiera sido de uno 600 megatones. Hubiera sido la bomba nuclear más potente que nunca se había probado.

5 – El aviso de lanzamiento de armas nucleares

En 1983 hubo un grave problema en el sistema de aviso de ataque nuclear soviético. El sistema advirtió que los Estados Unidos había lanzado varios misiles balísticos intercontinentales en dirección a la Unión Soviética. Las alarmas dijeron que eran cinco misiles nucleares que estaban de camino, por lo que una respuesta era casi inevitable. Sin embargo, por suerte el oficial Stanislav Petrov al mando de la base pensó que las alarmas eran falsas. Su teoría fue que si hubiera sido un ataque de verdad serían ciento de misiles y no solo cinco los lanzados. Por suerte tuvo razón, y detuvo todo el proceso de responder al supuesto ataque.

6 – El submarino B-59 soviético

Durante la crisis de los misiles de Cuba hubo unos momentos muy tensos donde muchos pensaron que la tercera guerra mundial podía ocurrir. El problema era que en aquellos tiempos la guerra nuclear era la más probable y el terror a un enfrentamiento nuclear era muy grande. En uno de los momentos más tensos un solitario submarino soviético estuvo rondando las aguas caribeñas. La armada norteamericana lo detectó y pensó en lanzar cargas submarinas. El B-59 soviético no se enteró de esto.

Lo que no sabían los americanos era que el  B-59 estaba equipado con una bomba atómica igual que la usada en Hiroshima. Finalmente los barcos americanos lanzaron cargas submarinas y el B-59 no sabía lo que estaba pasando. Sin saber el motivo el comandante del submarino pensó en lanzar el torpedo nuclear, aunque se necesitaban tres votos. El segundo comandante Vasili Arkhipov, logró convencer a los demás que tenía que haber una explicación. Según muchos expertos, en este episodio de la guerra fría la guerra nuclear estuvo más cerca de lo que la gente piensa.

7 – La Luna casi acaba con nosotros

En la década de los sesenta algunos radares localizados en Groenlandia empezaron a enviar preocupantes mensajes de un ataque nuclear a Estados Unidos. Las alertas hicieron que las fuerzas armadas americanas se dieran un susto de muerte. Se pensó en un ataque en toda regla de los soviéticos. Sin embargo, muchos especialistas se preguntaron si podía ser verdad algo así. Volvieron a chequear los reportes y vieron que las falsas alarmas eran debido a efectos lunares que no habían tenido en cuenta. Esto pudo llevar a una catástrofe sin precedentes.

8 – La película “Juegos de Guerra” que casi ocurre de verdad

En el pasado se hacían juegos  de guerra para ver hasta que punto podía salir un conflicto entre las grandes naciones. A finales de los años setenta los científicos del programa NORAD casi la arman de una manera bastante extrema. En una simulación de un ataque soviético hubo una posibilidad de una tercera guerra mundial. Los ordenadores con los que estaban haciendo las simulaciones estaban conectados al sistema de defensa norteamericano y dio la señal de ataque. Muchas personas pensaron que la tercera guerra mundial había empezado, aunque finalmente no pasó nada.

9 – Un oso pudo haber ocasionado la tercera guerra mundial

En octubre de 1963 la crisis de los misiles cubano estaba en su momento más peligroso. Todo el planeta estaba pendiente de lo que pasaba y lo que podía ocurrir. Todas las bases estaban atentas y esperando cualquier tipo de hostilidad. En la base militar americana de Duluth las alarmas detectaron que alguien intentaba asaltar la valla. Hubo disparos y las alarmas se extendieron a otras bases militares que provocaron una gran alarma.

Debido a la crisis de Cuba se pensó que podía ser un ataque ha gran escala, por lo que faltó poco para un ataque a Cuba y la Unión Soviética. Finalmente vieron que el ataque a la base de Duluth solamente fue un oso que intentó trepar la valla.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here