En los años cincuenta una película sobre un científico que fundía su ADN con una mosca hizo que muchos se horrorizaran. La interpretaba el gran Vincent Price y se hizo un clásico en el cine de terror. La escena final es una de las más recordadas donde una mosca con cabeza humana queda atrapada en una telaraña. Unos treinta años después un director llamado David Cronenberg quiso hacer su propia versión de esta clásico aunque con su propio toque personal. Cuando se estrenó mucha gente salió del cine con el estómago revuelto. No se esperaban ver un remake tan viscoso comparado con la original. Lo cierto es que se convirtió en una película de culto, y muchos piensan que es de las mejores de Cronenberg.

1 – Fue producida por Mel Brooks

Mel Brooks es conocido sobre todo por ser un actor y director de cine de humor. Lo que muchos no saben es que es un gran aficionado al cine de terror. El  productor de de “La Mosca” estaba intentando convencer a los estudios para que distribuyeran la película. Se comprometió a conseguir el dinero si la distribuían. La primera persona a la que pidió financiación fue Mel Brooks, el cual ya había colaborado en “El Hombre Elefante” de David Lynch.

Mel Brooks aceptó financiar la película, y de hecho habló con Cronenberg y le dio total libertad para hacerla como quisiera. No había restricciones en escenas fuertes o gore, aun con el riesgo de perder audiencia que no le gustaba estas escenas. Así lo hizo el director y fue todo un éxito y una buena decisión de Brooks. Lo único que hizo Brooks en la película fue incluir una frase que se hizo muy conocida. Fue la de “Ten miedo ¡Ten mucho miedo!”. Esta frase es del propio Brooks.

2 – Cronenberg casi no fue el director

El producto Stuart Cornfeld quería a Cronenberg desde el principio, pero el director estaba ocupado haciendo “Desafío Total”. Se eligió a un joven director llamado Robert Bierman pero al poco tiempo de empezar la producción tuvo que dejar el proyecto por un problema familiar. Pasado un tiempo el productor se enteró que Cronenberg había súbitamente dejado el proyecto de “Desafío Total” por lo que le llamó de inmediato. El director pidió 750 mil dólares para dirigir y modificar el guión, y el propio Mel Brooks fue el que se lo concedió sin discutir.

3 – No estaban convencidos de que Jeff Goldblum fuera el indicado para el papel

El personaje principal se va convirtiendo progresivamente en una mosca. En un principio se dudó si era la persona indicada para hacer este personaje debido a sus marcados rasgos. El equipo de maquillaje le pidió a Cronenberg que buscara a alguien con poca nariz y orejas pequeñas. De este modo les facilitaría para poder ponerle el maquillaje. Chris Walas era el que estaba como jefe de los efectos de maquillaje y le parecía que Goldblum no era ni mucho menos el actor idóneo para maquillar. Sin embargo, era muy fan del actor por lo que dijo que al final accedió a maquillarlo.

4 – Jeff Goldblum y Geena Davis eran pareja por aquel entonces

Ambos actores estaban juntos cuando hicieron “La Mosca” y esto casi supuso un problema para Goldblum. Se puso bastante celoso Cuando Geena Davis tenía que hacer las escenas con el actor John Getz. De hecho, dijo en una entrevista que tuvo que salir del plató varias veces por estos celos. Esta relación entre ambos también influyó en la forma que desarrollaron sus personajes. Según dijo Cronenberg, llevaban tiempo saliendo y la actriz había cogido algunos hábitos del Goldblum en los gestos y la forma de hablar. Tuvo que “desconectarla” del actor para hacer su papel más creíble.

5 – Las cabinas tele transportadoras se inspiraron en una moto

 Cronenberg tenía en 1986 (cuando se hizo “La Mosca”) una Ducati 450. Aunque las cabinas para tele transportar cosas parecen más cabinas telefónicas futuristas, fue la moto de Cronenberg de donde se cogió la mayor inspiración.

6 – La curiosa historia del mandril que sale en el film

En “La Mosca” se usó un mandril para hacer las escenas de tele transportación. Su nombre era Tifón y era en el fondo un animal salvaje por lo que tuvieron que tener mucho cuidado. Según dijo Cronenberg, un mandril no se llega a domar del todo y puede ser peligroso. En una ocasión el animal se asustó de las luces parpadeantes de las cabinas tele transportadoras y rompió la puerta para poder salir. El dueño del mandril y el propio Jeff Goldblum le tuvieron que calmar.

Curiosamente, Jeff Goldblum al ser tan alto y fuerte parece que cayó en gracia al mandril, según dijo el domador del animal. Le hacía caso y tenían una buena relación con el actor. Esto facilitó que se pudieran hacer las escenas sin mayores incidentes.

7 – Se quitaron algunas escenas demasiado fuertes

Aunque Cronenberg tenía vía libre para hacer cualquier escena que se le ocurriera, al final se quitaron algunas. Se decidió después de hacer unos pases de prueba con un número limitado de audiencia. Algunas de ellas son cuando el monstruo disuelve la pierna de John Getz, la cual era mucho más gráfica. También se quitó una escena donde aparece un animal medio mandril y medio gato, aunque esto se puede ver en el DVD como secuencia borrada. La escena era tan cruda que la audiencia de prueba la rechazó en su mayoría. Te la dejamos más arriba para que puedas comprobarlo por ti mismo.

8 – Cronenberg hizo un cameo pero no fue cosa suya

Si no has visto la película todavía, te avisamos que hay un spoiler. En una secuencia de un sueño, Cronenberg hace de ginecólogo el cual ayuda a dar a luz al personaje de Geena Davis. En lugar de un niño sale una larva. Fue idea de Geena Davis que hiciera esta escena y no de el. La actriz le dijo que le gustaría que el director hiciera de ginecólogo. Si tenía que estar en esa posición para dar a luz, preferiría que fuera el director en lugar de otro actor desconocido. El director apareció con la cara tapada por si su diálogo no salía bien. De esta manera lo podrían editar más tarde y volver a graba la voz. No hizo falta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here