Hoy hablaremos de algunas cuevas que dan miedo y con mucho motivo. Estas galerías que se meten en la tierra tienen un siniestro pasado y por eso hoy se las tiene mucho respeto. No hay mucha gente que se atreve a aventurase en algunas de estas cuevas. Lo cierto es que el hecho de meterse bajo tierra ya infunde temor a la mayoría. Solamente con la oscuridad que suele haber y saber que tenemos toneladas de roca encima de nosotros ya da bastante miedo. Algunas cuevas dan miedo por otras cosas adicionales, y es por tener un oscuro pasado.

1 – La cueva encantada del Mamut

mammoth

La cueva del Mamut se encuentra en Estados Unidos y en concreto en el estado de Kentucky. Se dice que esta cueva está encantada desde la muerte del explorador Floyd Collins en 1925. Este explorador se quedó atrapado en la cueva al caerle una piedra en la pierna. Le encontraron algún tiempo después pero fueron incapaces de sacarle. Estuvo dos semanas en la cueva y finalmente murió antes de que pudieran rescatarle. Desde entonces, muchos visitantes de la cueva han escuchado gritos pidiendo ayuda desde la zona donde murió Collins.

No han sido hecho aislados ya que son muchas personas que han jurado haber escuchado estas suplicas. Sin embargo, no había nadie en la parte de la cueva de donde venían los gritos. Finalmente se selló esta área aunque eso no detuvo las manifestaciones del supuesto fantasma. Hay personas que incluso han dicho que pudieron ver a Collins vagando por la cueva del Mamut.

2- El pozo de sacrificio maya

Sacred Cenote

La ciudad maya de Chichen Itza es un lugar donde muchos visitantes llegan todos los años. Existe una pirámide que llaman “El Castillo” y muy cerca hay un agujero en el suelo que se considera sagrado. Este agujero fue investigado por primera vez a principios del siglo XX. Del pozo lleno de agua sacaron restos de vasijas y objetos de oro y cobre. También encontraron un buen número de restos humano, Se calcula que en el pozo había casi 150 personas incluidos niños.

Se hicieron varias pruebas a los restos humanos y se pudo ver que a muchos les habían roto las piernas antes de lanzarlos al pozo. La mayoría fueron echados al pozo vivos a modo de sacrificio. El pozo tiene unos veinte metros de profundidad por lo que podemos imaginarnos que no lo tuvieron que pasar bien. Muchas de las víctimas morían de forma lenta al ahogarse en el agua junto a otros cuerpos que habían sido lanzados.

3 – El agujero de Catawba

Catawba

Otra de las cuevas que dan miedo es el llamado agujero de Catawba. Son muchas las historias que existen sobre esta cueva y el crimen parece ser un denominador común en todas ellas. Aunque se considera que muchas de las supuestas muertes son habladurías, hay una que si está constatada. Fue la de hombre llamado David Spencer que cayó dentro del agujero en los años cincuenta. Se rompió la cuerda que lo sujetaba cuando estaba bajando. Hubo una investigación y se descubrió que alguien había puesto un producto de limpieza en la cuerda, lo cual la había corroído.

No quedó claro si había sido un crimen o fue un descuido. Desde entonces no ha habido más muertes en la cueva de Catawba, aunque si se ha quedado mucha gente atrapada. Lo más preocupante es que mucha gente se aventura a investigar esta cueva por lo que puede haber algún día más accidentes.

4 – El pozo romano de la fortaleza de Belgrado en Serbia

pozo romano de la fortaleza de Belgrado

Realmente no se trata de un pozo hecho por los romanos y se piensa que el Imperio Romano simplemente le puso ese nombre cuando fue descubierto. Tiene unos 50 metros de profundidad y tiene un pasado de lo más oscuro. En 1494 la ciudad estaba asediada por los turcos, los cuales hacían continuos ataques a Europa. Casi 40 personas fueron detenidas por traición al haber intentado dejar entrar a los turcos en la ciudad. Se les condenó a ser bajados al pozo romano y solo se les dio agua, pero nada de comida.

Cuando el grupo de condenados estaban terriblemente hambrientos, se tiraron cuchillos al pozo para que se mataran y comieran a las víctimas. Este no fue el único caso terrible que se dio en el pozo romano de la fortaleza de Belgrado. Una activista llamado Lena Knicanin intentó matar al rey recién coronado. Fue mantenida prisionera en el pozo hasta que apareció muerta unos días después.

La última víctima del pozo fue en los años 50. Una mujer fue tirada al pozo por un perturbado mental y murió a consecuencia de la caída. Este agujero tiene ya de por si una ambientación que da miedo. De hecho, el director inglés Alfred Hitchcock lo visitó en los años sesenta y se quedó profundamente impresionado. Hoy en día se puede visitar y hay una valla de seguridad para evitar accidentes.

5 – El agujero del diablo en Nueva York

agujero del diablo

El agujero del diablo está localizado en la parte del Niágara que está en Nueva York. Se considera una de las partes más “encantadas” de la ciudad debido a todo el folclore que hay detrás. Se habla de una serpiente diabólica que habita en la cueva. Las historias cuentan que mucha gente entró en el agujero del diablo y nunca más salió. Los que consiguieron escapar tenían el pelo blanco. Todo esto son leyendas, pero la realidad es mucho peor.

En el agujero del diablo hubo una terrible matanza en 1760, cuando un grupo de soldados entraron en la cueva. Se preparaban para hacer un ataque por sorpresa a los ingleses. Esperaron hasta que un destacamento con casi cien soldados pasó cerca de la cueva. Fueron atacados y todos los soldados ingleses murieron. Los soldados y los animales que llevaban fueron arrojados al agujero del diablo. Nadie fue perdonado.

6 – La cueva de la muerte en Phnom Sampeau

Phnom Sampeau

En Camboya existe un sitio que se puede visitar haciendo turismo y resulta algo bastante siniestro. Se trata de las cuevas de Phnom Sampeau y en los años setenta se usó para torturar y matar a los opositores de los Jemeres Rojos. Los huesos de todas esas personas siguen estando ahí. Muchos de los esqueletos se han puesto en vitrinas y hay pilas de calaveras que muestran el horror que ocurrió. También se puede ver la ropa que llevaban y en algunos casos los cables eléctricos con los que les torturaban,

En algunos casos la gente era tirada dentro de la cueva. Algunos sobrevivían a la caída y agonizaban durante días hasta la muerte. Con el tiempo las pilas de muertos creció mucho y se tuvo que dejar de usar la cueva como tumba improvisada.

7 – El horrible pozo de Zindon

Zindon

Para terminas con nuestras cuevas que dan miedo, veremos una bastante desagradable. Charles Stoddart y Arthur Connolly fueron dos oficiales británicos que eran parte de una misión diplomática en Bukhara. El problema es que cuando fueron a dialogar con el emir de Bukhara no llevaron regalos, lo cual ofendió mucho al emir. Como castigo fueron enviados a la prisión de Zindon y metidos en un pozo junto a otros prisioneros. En dicho pozo había toda clase de insectos que cubrían a las pobres víctimas que había dentro. Había toda clase de insectos tropicales, incluyendo escorpiones. También había ratas.

Los condenados en el pozo solían ser cubiertos de excrementos de caballo para hacer su tortura aun peor. Finalmente fueron ejecutados, lo cual puso fin a esta terrible situación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here