Hemos hablado antes de expediciones que no salieron todo lo bien que deberían haber salido. Un ejemplo es el caso de la expedición Franklin, la cual es considerada una de las más desastrosas de la historia. Hay muchas otras que también salieron fatal, algunas con peores resultados que otros. Una de las expediciones que más se recuerda es la expedición Donner, la cual pasó por todas las dificultades posibles. Era el año 1846 y un grupo de colonizadores buscaban nuevas tierras en las que asentarse. Partieron desde Springfield en Illinois, y la idea era llegar a la llamada Alta California.

Eran tiempos de expansión a nuevos territorios y muchos colonizadores buscaban la tierra prometida en territorio americano. La expedición Donner había oído que la zona de la Alta California, la cual todavía estaba en México, era una de las mejores zonas para empezar una nueva vida. Sin embargo, se convirtió en una pesadilla que nunca pensó que podía ocurrir. De entrada cometieron errores como por ejemplo no preveer el tiempo que iba a hacer.

El hacer una ruta que tiene que pasar por las montañas de Sierra Nevada en pleno invierno fue algo que no se debe hacer.  La expedición Donner Lo intentó y se quedaron atrapados en las montañas entre Nevada y California. Esto significó que se quedaron sin comida y tuvieron que recurrir a canibalismo para sobrevivir. Estuvieron 5 meses totalmente aislados y más de la mitad murieron. Estas son algunas de las cosas que pasaron y que muchos quieren olvidar.

1 – Las fechas son importantes para viajar

Para hablar de la expedición Donner hay que empezar por el principio,  y es con los errores. No hay duda de que la ilusión que había entre los colonizadores era enorme en tiempos pasados, pero no eran muy prudentes. Los que no se tenían que enfrentar con los indios lo hacían con la meteorología adversa. En el caso de esta expedición parece que lo hicieron de la peor manera posible. Calcularon mal la llegada de las grandes nevadas por la zona y esto es algo que les salió muy caro.

No es del todo cierto que no hicieran caso de las advertencias de viajar tan tarde. Sabían que el invierno en las montañas era muy peligroso y les podía dejar atrapados. Sin embargo, habían oído hablar de una ruta al norte de Idaho que era más corta y rápida. La ruta no era muy conocida y había poca información sobre ella. Tampoco se había hecho llevando carromatos, pero sabían que por esa ruta podían llegar a California antes de la llegada del invierno.

El tomar la ruta alternativa fue una tremenda equivocación. La expedición Donner estaba formada por 20 carromatos bastante rústicos, y ese fue uno de los peores problemas que tuvieron. Hacer la ruta con todos los carros completamente cargados hizo que el viaje se retrasara mucho. El invierno se les echó encima sin haber llegado a su destino.

2 – Tuvieron mala suerte en un paso de montaña

Lo cierto es que el retraso al hacer una ruta que era poco conocida fue desastroso. Sin embargo, la mala suerte también influyó. Aun con todos los problemas que tuvieron consiguieron llegar a la ruta principal de las montañas de Sierra Nevada. Si solo hubieran llegado a este paso unos días antes, hubieran logrado cruzar las montañas y llegar a California. El problema fue que solo por unos días las intensas nevadas habían empezado y se quedaron bloqueados.

El camino literalmente se congeló formando pistas de hielo. Era imposible que los carromatos pudieran pasar por estos caminos. Tuvieron que quedarse en una zona llamada el lago de Truckee y aguantar el invierno que se les había echado encima. Montaron tiendas de campañas y cabañas improvisadas con troncos y ramas que había por la zona. Gran parte de los suministros y ganado se habían perdido en el camino, por lo que no tardaron mucho en notar los efectos del hambre.

3 – La mayoría de la expedición Donner eran niños

Muchas de las expediciones de colonos eran caravanas con familias enteras. Por este motivo, una gran parte solían ser niños y adolescentes. La expedición Donner no fue diferente ya que de las ochenta personas que se quedaron atrapadas en el lago Truckee, más de la mitad no tenían la mayoría de la edad. Había también varios bebés en la expedición.

4 – La llegada del hambre llevó a la locura

La mayoría de nosotros ha tenido mucha hambre alguna vez en la vida. Estamos hablando del hambre por haber tenido que saltarse una o dos comidas. El estómago se empieza a quejar y notamos la ansiedad por comer algo urgentemente. No es nada comparado a pasar días y semanas sin apenas comer. La expedición se había quedado atrapada en noviembre de 1846 y un mes después la situación era desesperada. En diciembre ya no les quedaba nada de comer y empezaron a tomar medidas extremas.

Ya habían matado y consumido los caballos que les habían quedado después del duro viaje. Sacaron la médula de los huesos de los caballos para hacer una sopa gelatinosa que les ayudaba a soportar el intenso frío. También les aportaba nutrientes para aguantar, pero al final eso se acabó. Otra fuente de alimento fueron los ratones que encontraban en las cochambrosas cabañas. No era mucho por lo que tuvieron que empezar  a sacrificar sus mascotas. Todos los perros fueron comidos pero eso también se acabó. Algunos masticaban raíces y cortezas de árbol, lo cual era insuficiente.

Muchos miembros de la expedición Donner empezaron a morir de desnutrición. La idea del canibalismo llegó cuando se planteó la idea de comer los cuerpos enterrados en la nieve. No todos los miembros de la expedición y se calcula que solo la mitad de los sobrevivientes recurrieron a comerse a los muertos.

5 – Un grupo consiguió llegar a la civilización

La cosa era tan desesperada a mediados de diciembre que quince miembros de la expedición decidieron intentar cruzar la montaña a pie. La idea era llegar a la civilización y pedir ayuda para volver con un equipo de rescate. Después de unos días de marcha estaban extenuados y al borde del colapso por el hambre y el frío. Fue en ese momento en propusieron que uno muriera para alimentar a los demás y así sobrevivir. Incluso se propuso que dos hombres lucharan a muerte y el perdedor fuera consumido por el resto.

Sin embargo, poco después algunos miembros del grupo murieron por las duras condiciones. Ya no hizo falta sacrificar a nadie y el resto cocino y comió la carne de los que habían fallecido. Esto les dio la energía suficiente para poder seguir andando en las semanas siguientes de caminata. De los quince colonos que iniciaron el viaje solo siete llegaron a un rancho de California. Rápidamente se puso en marcha un equipo de rescate para ayudar a los atrapados en la montaña.

6 – Solo hubo dos asesinatos para que sirvieran como comida

Se ha hablado mucho de si las personas que fueron comidas ya estaban muertas o fueron asesinadas primero. Lo cierto es que solo hubo dos personas que fueron asesinadas para luego poder comérselas. Todos los demás habían muerto por el hambre y frío y luego fueron consumidas. El grupo de quince personas que intentaban pasar las montañas incluía dos indios nativos. Cuando se habló de matar a alguien para comerlo los indios lo rechazaron de inmediato. Temían las leyendas del Wendigo y en lo que les podía convertir.

Tenían tanto miedo de que les mataran que decidieron huir. Intentaron volver al asentamiento donde estaban el resto de colonos, pero después de unos días cayeron exhaustos. Un colono llamado William Foster los encontró todavía vivos. Les disparó en la cabeza y fueron devorados por varios miembros de la expedición.

7 – La llegada del rescate

Poner en marcha un rescate en esas condiciones tan duras fue complicado. Se tardó dos meses en llegar donde estaban y su primer encuentro con la expedición Donner fue en Febrero de 1847. El problema era que fue imposible llegar con animales al lugar donde estaban los colonos. Solo pudieron llevar una cantidad limitada de comida y suministros. El problema que se encontraron fue que los supervivientes ya estaban muy débiles para viajar. Hicieron falta cuatro grupos de rescate para sacarlos a todos de la montaña y algunos murieron durante el viaje de vuelta a California.

El último grupo de rescate fue en Abril. Durante el rescate encontraron a un colono llamado Lewis Keseberg que se había separado del grupo principal. Se había vuelto loco y le encontraron rodeado de restos humanos que había consumido. Keseberg fue acusado de haber matado a colonos para comerlos aunque nunca se pudo probar. De las 80 personas que formaban la expedición Donner, murieron 46.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here