Cuando pensábamos que habíamos hablado de todos los triángulos que pueden existir en el mundo, tenemos que hablar de otro más misterioso y extraño aun. Se trata del triángulo de Bennington, del cual se habla menos que del triángulo de las Bermudas o el triángulo de Alaska.

El triángulo de Bennington es otro de esos lugares conocidos por sus extrañas desapariciones y extrañas ocurrencias. En este caso lo podemos encontrar en las montañas de Glastenbury en la parte sudeste de Vermont. Su misteriosa historia empieza en los tiempos de la colonización de norte América.

Desde que los colonizadores llegaron a esta parte de América, se han visto ovnis, bigfoots, fenómenos paranormales e incluso hablan de portales interdimensionales. No es solo algo del pasado ya que en tiempos más modernos estos hechos extraños han continuado. De hecho, en las últimas décadas han desaparecido más de cuarenta personas en el triángulo de Bennington.

1 – Los sucesos extraños llevan pasando hace mucho tiempo

Los hechos extraños que ocurren en el triángulo de Bennington llevan pasando mucho antes de que llegaran los colonizadores. Lo que pasa es que al llegar estos es cuando se empezó a documentar.

Cuando llegaron los colonizadores, notaron que los indios nativos americanos no se atrevían a poner un pie en las montañas de Glastenbury. Solo se adentraban a estas montañas para enterrar a sus muertos pero nada más. Creían que había una maldición que se manifestaba con fuertes vientos, que realmente eran los espíritus de la montaña. Es cierto que los vientos en esta área son muy fuertes y erráticos, lo cual puede haber creado mitos y leyendas en la población.

La población india también hablaba de una gran piedra mágica en la parte alta de las montañas. Esta piedra absorbía a cualquiera que pasara por la zona y le hacía desaparecer para siempre. Estas creencias indias fueron tomadas como supersticiones por los colonizadores. Sin embargo, según pasaba el tiempo pudieron comprobar que realmente había algo que no podían explicar.

2 – El triángulo de Bennington tiene un pueblo fantasma

Para hacer el triángulo de Bennington más misterioso, existe un pueblo fantasma que da más fuerzas a las leyendas. Se empezó a construir en 1761 y se le puso el nombre de Fayville. Lo cierto es que se empezaron a construir dos pueblos, pero al final acabaron uniéndose quedando en uno solo.

El nombre del pueblo se cambió a Glastenbury cuando se estableció como centro minero y de recolección de madera. Se podía llegar al pueblo en la montaña mediante una vía  de ferrocarril con rústicas vagonetas, la cual subía catorce kilómetros para hacer la recogida de carbón y la madera. Sin embargo, la intensa industria acabó con los recursos. En 1894 reconvirtieron Glastenbury en un pueblo de casinos y juego. Incluso las vagonetas que subían fueron decoradas en un estilo festivo y turístico para los visitantes.

Lo que pasó es que la intensa tala de árboles había dejado el pueblo de Glastenbury expuesto a los fuertes vientos. La erosión empezó a dejar huella en las edificaciones. En 1897 hubo una fuerte riada que destruyó los raíles de subida a Glastenbury, dejando aislado el pueblo. Esto y otros problemas hicieron que todo fuera decayendo en la localidad. En 1937 finalmente fue borrado de la lista de poblaciones activas y oficiales.

Curiosamente, aun siendo un pueblo fantasma siempre hay personas viviendo en Glastenbury. Hasta hace pocos años el censo oficial era de ocho personas.

3 – Los extraños sucesos en el triángulo de Bennington

Las historias son muchas, y van desde luces en el cielo, sonidos sin explicación y extraños olores en ciertas partes de la montaña. Todo esto sin contar con las desapariciones que han llevado a creer en alienígenas y puertas dimensionales.

Sin embargo, lo más increíble son las historias del monstruo de Bennington. Muchos piensan esto fue el principio de la leyenda del Bigfoot, también llamado Sasquatch. Los avistamientos de esta extraña criatura se han producido durante el siglo 19 y el siglo 20, por lo que no son hechos aislados.

El caso más conocido ocurrió en 1967 donde la presencia de esta “bestia” se hizo más frecuente. El supuesto monstruo bajaba de las montañas y se le pudo ver deambulando cerca de casas y poblaciones. No causó daños a nadie pero pegó más de un susto a la gente del lugar.

4 – Las desapariciones en el triángulo

El mayor misterio en el triángulo de Bennington es sin duda las desapariciones que hay. El mayor número de personas que desparecieron fue entre 1945 y 1950, por lo que tuvo mayor repercusión en los medios. Ninguna de las desapariciones pudo ser resuelta, y solo quedaron suposiciones de lo que había pasado.

La gente que desaparecía no tenía un perfil exacto. Por ejemplo, varias mujeres de diferentes edades fueron las primeras en desaparecer en 1945, siendo la primera de 75 años y la segunda de solo 18. Los siguientes fueron tres cazadores experimentados y bien armados. De esta manera iban desapareciendo personas misteriosamente sin ningún vínculo entre ellas.

En 1950 las desapariciones pararon de repente. En los siguientes años hubo más pero de una forma más escalonada. ¿Qué pasó en esos cinco años para que hubiera un goteo constante de desapariciones? Hasta el día de hoy no se sabe en absoluto.

5 – El único cuerpo recuperado de todas las desapariciones

En total han desaparecido en triángulo de Bennington algo más de 40 personas. De todas ellas solo una fue encontrada, aunque lo que se encontró fue el cuerpo. Fue el de una mujer llamada Frieda Langer. Su cadáver estaba muy descompuesto y era imposible saber de que había muerto.

Lo que se pudo comprobar es que el cuerpo había sido movido estando ya muerto y en avanzado estado de descomposición. ¿Porqué alguien haría algo así? Por si fuera poco, en las montañas de Glastenbury hay animales salvajes y depredadores, pero no había señal de que hubieran sido ellos. De hecho, el cuerpo no había sido tocado por carroñeros, lo cual es más extraño aun.

También hay dudas de cómo pudo desaparecer Frieda Langer estando cerca de sus amigos. Fue todo en un instante y nadie pudo ver nada. De hecho, otros casos fueron parecidos donde las desapariciones ocurrían en cuestión de segundo sin dejar testigos.

6 – Sospechas de un asesino en serie

Una de las cosas que se barajaron fue que podía ser un asesino en serie el que hacía desaparecer a la gente. Esta teoría comenzó después de que apareciera el cuerpo de Frieda Langer, el cual hemos comentado. Las autoridades empezaron a pensar que podía ser alguien que era muy bueno secuestrando y escondiendo los cadáveres. Al haber sido movido el cuerpo de Langer, era una posibilidad.

En algunos otros casos de gente que faltaba, la teoría de un asesino en serie podía ser una explicación. Muchos habían desaparecido haciendo senderismo, camping o paseando por ciertas zonas en Glastenbury.

Sin embargo, hay algunos problemas ha estas teorías. Para empezar, muchos de los que desaparecían iban acompañados, y eso en un riesgo para un posible secuestrador. Además de esto, algunas de las personas iban armadas y en grupo, como es el caso de los tres cazadores. Tampoco se elegían a un tipo de víctimas determinadas, que es precisamente lo que hace un asesino en serie.

7 – Posibles explicaciones sobre lo que pasa en Glastenbury

No teniendo una buena explicación a lo que pasa en el triángulo de Bennington, lo normal es que gente busque respuestas en lo sobrenatural o teorías de la conspiración. Muchos dicen haber visto luces extrañas en las montañas que podrían ser ovnis. Eso explicación lo que pasa en este lugar. Las leyendas vienen de los tiempos de los indios nativos, por lo que la gente tiende a pensar en lo fantástico.

Aun así, hay varias respuestas que han dado expertos en este tipo de triángulos misteriosos. Para empezar, todas las desapariciones ocurrieron en invierno, y el frío en las montañas de Glastenbury es extremo. Por eso la hipotermia es una buena respuesta. Las personas con hipotermia suelen guarecerse en lugares recónditos para resguardarse del frío, aunque con un frío tan intenso la muerte es casi inevitable. Se piensa que las víctimas no han sido encontradas por este motivo.

Otra respuesta es que las montañas eran antes zonas mineras, y por tanto hay túneles, pocos y entradas a minas que no están señaladas. Los desaparecidos pudieron intentar investigar estas minas y luego no supieron como salir. También podían haber caído por accidente en una mina por algún respiradero. Dentro del laberinto de minas es casi imposible encontrar a nadie si se pierde.

Aun así, el triángulo de Bennington sigue siendo un misterio y se considera la zona como otro de esos lugares donde algo extraño ocurre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here