Para que una película tenga éxito hay que usar muchas cosas, empezando por el vestuario, el entorno y los objetos que salen en pantalla. La mayoría de las cosas que vemos en una película son falsas y se usan exclusivamente para el film. Sin embargo, en ocasiones en las películas se deciden usar objetos que son de los más real y así realzar las escenas. Algunas veces simplemente son caprichos del director o los productores. Lo cierto es que en ocasiones es de lo más siniestro, y en otras es bastante graciosos. Te dejamos con algunos ejemplos de cosas usadas en películas que eran muy reales.

1 – La cabeza del caballo en “El Padrino”

Una de las escenas más recordadas de la película de Francis Ford Coppola  “El Padrino” fue la escena de la cabeza de caballo. Un productor de cine no acepta un trato con la familia Corleone y le dan un aviso dejando la cabeza de caballo en su cama al despertarse. En un principio la cabeza iba a ser falsa. Sin embargo, el director pensaba que las cabezas de caballo falsas no daban el pego. Al lado del rodaje había una fábrica de comida para perro donde usaban caballos para tal fin (sabemos que suena horrible). Se decidió coger de la fábrica una cabeza de caballo real y usarla en la escena. Nadie le dijo al actor John Marley que hacía de productor que la cabeza era real. En la escena se llevó una buena impresión al descubrirlo.

2 – Los esqueletos en Poltergeist

En una de las escenas finales de Poltergeist podemos ver como en una piscina de barro empiezan a aparecer esqueletos. La escena es una de las más intensas de la  película y es considerada de las más escenas más terroríficas del cine. Te preguntarás como puede ser si tampoco da tanto miedo, pero el motivo es que los esqueletos eran completamente reales. ¿De donde sacaron tantos esqueletos reales para hacer la escena? Hay varias versiones sobre esto, aunque la oficial es que lo consiguieron de una universidad médica que estaba cerca.

Lo más gracioso (no para la actriz) es que JoBeth Williams no fue avisada de los esqueletos reales. Lo hicieron a propósito para que se llevara un buen susto y quedara reflejado en pantalla. También hay otro motivo por lo que usaron esqueletos verdaderos. Parece ser que los falsos que se habían pedido eran mucho más caros. Los productores se quedaron con la solución más económica que era pedirlos en la universidad de medicina.

3 – Las armas mostradas en “El Señor de la Guerra”

El film “El Señor de la Guerra” es una de las más dramáticas que ha hecho Nicholas Cage, junto con otras como “Leaving Las Vegas”. Hace de traficante de armas a gran escala y su interpretación es realmente buena. El film se rodó casi por entero en la República Checa y se necesitaban mostrar muchas armas. Aquí es donde entra la realidad. El director Andrew Niccol vio que era mucho más barato comprar armas de verdad que unas preparadas para el rodaje. Contactó con una traficante de armas de la zona y compró unos tres mil Kalashnikov junto a unos cuantos viejos tanques. La idea era entregar todas las armas a las autoridades para destruirlas al finalizar le rodaje. Sin embargo, tuvieron problemas con el presupuesto y tuvo que volverlas a revender al traficante de armas por un precio más bajo. Salieron perdieron pero necesitaban el dinero para acabar la película.

Los tanques realmente fueron prestados por el traficante de armas. Sin embargo, solo los pudieron tener por unas semanas ya que los querían vender a Libia.

4 – La escena del hacha en “El Resplandor”

Una de las escenas de “El Resplandor” de Stanley Kubrick es cuando Jack Nicholson rompe la puerta del baño con un hacha. Después mete la cabeza y dice una de las frases más recordadas en el género del terror. La escena se tuvo que hacer en muchas tomas ya que Kubrick era muy exigente. Uno de los problemas era que la puerta era de decoración y muy frágil. Nicholson la rompía con demasiada facilidad y le quitaba realismo. El actor había recibido entrenamiento para ser bombero y manejaba bien el hacha. Por eso rompía las puertas falsas como si fueran papel.

Lo que pasó es que Kubrick se hartó y le dijo a su equipo que pusieran puertas reales. De esta manera a Nicholson le costaría mucho más romper las puertas. Aun así, el actor era capaz de atravesar la puerta con el hacha en cuestión de segundos. Se tuvieron que hacer muchas escenas más y usar más puertas reales. Al final cuando Nicholson estaba ya fatigado de romper puertas, es cuando la escena buena quedó filmada.

5 – La guitarra de Mad Max: Furia en la Carretera

Muchos fans de Mad Max saben que su director George Miller prefiere hacer las escenas lo más reales posibles. Apenas usa efectos especiales por ordenador. En la última película de Mad Max: Furia en la Carretera se puede ver una guitarra que echa fuego como si fuera un lanzallamas. Al principio la idea era que la guitarra solo fuer aun lanzallamas y que luego se pusiera el sonido en la producción del film. Sin embargo, Miller tuvo la ocurrencia de que la guitarra tenía que ser real y sonar de verdad. Se diseñó una guitarra que se podía tocar de verdad con un lanzallamas incorporado. Las escenas se rodaron con el sonido y el fuego real.

6 – Los lobos muertos en “Infierno Blanco” eran reales

La película de “Infierno Blanco” habla de la supervivencia en condiciones extremas y es sin duda de las mejores del actor Liam Neeson. Aun siendo una buena película, admitieron que usaron lobos muertos durante la filmación que eran suministrados por un trampero local. Esto tuvo mucha polémica por temas de maltrato animal. Por si no fuera suficiente, Neeson y varios miembros del equipo de actores y rodaje comieron un estofado de lobo para meterse mejor en el rodaje. No es algo de lo que sentirse orgulloso y sobre todo con animales tan preciosos usados de este modo para rodar un film.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here