Hay que reconocer que el estilo de vida que tenemos ha cambiado mucho con el paso de los años. La tecnología ha sido decisiva en hacernos pensar y actuar de otra manera. En el pasado las cosas se hacían de otra manera, y posiblemente no entenderían nada de lo que hacemos ahora Para nosotros es algo natural, pero para nuestros ancestros sería algo impensable. Es algo normal ya que verían que hemos viajado a la Luna, tenemos estaciones espaciales, vehículos funcionando en otros planetas y muchas cosas más. Cualquier pequeño detalle científico les parecería un milagro o brujería. Hay muchas cosas del pasado que ahora son inimaginables de  hacer. Te contamos algunas de ellas.

1 – Los opiáceos se vendían como si fueran aspirinas

Aunque pueda parecer algo inaudito, los opiáceos eran de lo más normal en el pasado. Solo en la guerra civil americana se decía que había medio millón de adictos a estas drogas. Por muy raro que suene, se creía que los opiáceos no eran adictivos si se inyectaban directamente en las venas. El motivo era que no llegaba al estómago y por eso no enganchaba a las personas. Lo cierto es que muchos medicamentos contenían estas sustancias y se prescribían con una facilidad pasmosa.

Los usos que se daban a los opiáceos en el pasado eran numerosos. Se usaban para los calambres, la fatiga, tics nerviosos, apatía, nostalgia, ataques de nervios e incluso los vómitos durante el embarazo. Incluso el inyectarse cocaína era algo habitual para estar socialmente despierto y activo. Hoy en día las cosas han cambiado mucho.

2 – Las ejecuciones públicas como espectáculo

Las ejecuciones públicas durante varias épocas de la historia eran algo habitual. Por ejemplo, en la edad media eran todo un espectáculo que reunía a mucha gente. Por un lado era una demostración de que el crimen era castigado duramente, pero por otro se organizaba un ambiente de fiesta y excitación. Los ahorcamientos eran uno de los métodos más comunes de ejecución. Llegaron a ser tan populares, que muchos pueblos y aldeas tenían un cadalso permanente para realizar las ejecuciones como escarmiento. En ocasiones se dejaba el cadáver colgado hasta que se pudría del todo.

El decapitamiento era otra forma de hacer justicia muy popular en otros tiempos. Si la víctima tenía suerte, el verdugo conseguía acabar su trabajo al primer intento. Antes de usaban hachas y espadas para decapitar a los reos, y no siempre salían bien a la primera. De hecho, hay documentos que hablan de estas decapitaciones donde el verdugo tuvo que dar diez golpes para decapitar al condenado. Con la guillotina estos fallos mejoraron bastante.

3 – Los duelos  – Algo que vemos en las películas pero fueron muy ciertas

Seguro que has visto muchas películas donde dos contendientes se baten en duelo ya sea con pistolas, sables, floretes o revólveres. La idea de tirar un guante por una afrenta era algo muy común y esto significaba que alguien podía morir. Si alguien arrojaba el guante a alguien, el contrincante lo debía recoger si aceptaba el desafío. Luego había que hablar de cuando, donde y el arma que se iba a utilizar.

Los duelos empezaron en el entorno de los nobles y gente de alto rango en la sociedad. Con ello defendían su honor y reputación frente a cualquier afrenta. Muchas veces los motivos que ocasionaban un duelo eran de lo más estúpido. Lo que no sabe mucha gente era que no era directamente una lucha a muerte. Había reglas muy estrictas en este tipo de duelos para que no hubiera muertes entre los contrincantes. Sin embargo, no siempre se podían evitar. De hecho, muchas veces intervenían los jueces y obligaban a discutir las disputas hablando en lugar de luchar con armas.

4 – Los viajes largos eran muy diferentes a los de ahora

Ahora tenemos coches, autobuses, trenes y aviones. Si queremos ir de un sitio a otro lo tenemos muy fácil. Si queremos llegar al otro lado del mundo, solo necesitaremos unas cuantas horas para lograrlo. De hecho, iremos leyendo, viendo una película, escuchando música o durmiendo. Antes las cosas no eran tan sencillas.

En la antigüedad ir de un sitio a otro era algo complicado y con muchos riesgos. Las opciones de viajar que tenían hace siglos eran andando, a caballo o en barco. Cuando el viaje era particularmente largo los viajes podían ser bastante duros. Los viajes no duraban unas cuantas horas sino que podían ser meses y años. Eso no era lo peor, ya que los riesgos del viaje eran muchos. Algunas veces los viajantes tenían que pasar noche en el camino, lo cual les dejaban expuestos a robos o ataques de animales.

En ocasiones, en estos grandes viajes existía el riesgo de quedarse sin alimentos y agua. Esto ocurría sobre todo en viajes marítimos. La navegación era un sistema de viajar de alto riesgo. Estaban expuestos a los robos, accidentes, enfermedades o quedar abandonados en el mar sin recursos.

5 – Los adulterios eran algo muy castigado

Posiblemente recuerdes una novela o una película llamada “La Letra Escarlata”. Habla de cómo una mujer en la época de los puritanos americanos pierde a su marido y se queda embarazada. Los castigos infringidos por ellos son duros y acaba en la cárcel donde tiene el parto. Cuando la liberan la obligan a llevan una “A” grande y escarlata cosida a su ropa. Esto es para avergonzarla delante de toda la comunidad puritana. Esto es algo que realmente pasaba antes y más amenudo de lo que nos pensamos.

En la época puritana establecida en Estados Unidos en el siglo XVII el adulterio era castigado duramente. La mujer que había cometido el adulterio podía recibir varias sesiones de latigazos en diferentes lugares de la aldea. También tenía que llevar las letras “AD” como muestra de su adulterio y así ser humillada ante todos. En algunos casos hubo ejecuciones por adulterio, dependiendo de las circunstancias. Si el hombre cometía adulterio, se le acusaba de fornicación fuera del matrimonio, lo cual no era tan duramente castigado.

6 – La higiene en la edad media

Aunque se piense lo contario, en la edad media la gente se bañaba mucho más que en la época del renacimiento. Lo que pasó es que por algún extraño motivo los médicos de la época pensaron que bañarse demasiado te hacía más vulnerable a las enfermedades. También se pensaba que durante los baños se abrían los poros de la piel y se perdían fuerzas vitales del organismo. En el renacimiento la higiene muchas veces consistía en lavarse solamente las manos y la cara. Luego se usaban fuertes colonias y perfumes en la ropa para ocultar el olor corporal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here