Las ardillas son unos pequeños animales que podemos ver en prácticamente todos los sitios. Incluso si vives en una gran ciudad seguro que has visto ardillas en algún parque o zona con muchos árboles. La gran mayoría de personas los ve como unos encantadores y simpáticos roedores, aunque hay otros que los ven como una plaga. Para los de este último grupo, es bueno recordar algunas cosas asombrosas de las ardillas que las hacen muy beneficiosas.

1 – Son unos animales muy organizados

Las ardillas puede que sean uno de los animales más organizados que existen. Un estudio reciente en la universidad de Berkeley pudo ver que las ardillas zorro guardaban los frutos secos según el tipo. Cuando los investigadores les dieron un puñado de nueces, almendras y avellanas, las ardillas separaron y escondieron cada tipo en lugares diferentes. No solo eso, sino que se dieron cuenta que también los guardaban por su tamaño.

2 – Son importantes para los árboles

Cuando se trata de plantar bosques las ardillas juegan un papel muy importante para que nuevos árboles crezcan. Cuando guardan los frutos secos para comerlos después muchas veces se olvidan de donde los han guardado. Esto es muy beneficioso para los bosques ya que los que están enterrados en el suelo dan lugar al nacimiento de un nuevo árbol. Se puede decir que las ardillas ponen su granito de arena para que tengamos bosques llenos de árboles. De paso también les sirve para tener un hogar.

No solamente los árboles tienen mucho que agradecer a las ardillas, ya que las trufas también dependen de estos animales. El aparato digestivo de las ardillas tiene un papel importante en la supervivencia de las trufas. Las setas lo tienen fácil para dispersar sus esporas por el aire al estar en la superficie. Sin embargo, las trufas crecen bajo el suelo y lo tienen más difícil. Por esto dependen de animales hambrientos para dar salida a sus esporas.

Las ardillas voladoras son las que mejor ayudan a las trufas, ya que las desentierran para comerlas. Luego sus excrementos que caen al suelo ayudan a que las esporas se propaguen y así muchas más trufas crecerán bajo el suelo del bosque. Aparte de todo esto, las ardillas ayudan a los científicos a conocer si el bosque está saludable o no. Sus comportamientos pueden dejar ver si un bosque tiene ciertos problemas.

3 – Su agilidad es casi de otro mundo

Ya sabemos como las ardillas son realmente increíbles a la hora de moverse, saltar y subir árboles. De hecho, es de los pocos mamíferos que puede bajar verticalmente por un árbol boca abajo a semejante velocidad. Lo normal es poder subir los árboles muy rápido, pero las ardillas han aprendido ha hacerlo hacía abajo girando sus pequeñas garras 180 grados. Es casi lo mismo que tener súper poderes.

4 – Pueden ayudar a curar ciertas enfermedades

Las llamadas ardillas terrestres hibernan en invierno y hacen algo que ha llamado la atención de los científicos. Cuando hibernan su temperatura corporal cae de una forma asombrosa. En el caso de las ardillas terrestres árticas cae a unos -3 grados centígrados. Se piensa que es la temperatura más baja que se puede dar en un mamífero. Durante estas hibernaciones el cerebro de las ardillas tiene algunos cambios para aguantar la reducción del flujo sanguíneo. Esto es precisamente lo que los investigadores quieren averiguar. La idea es conseguir un medicamento que imite estos cambios en el cerebro humano. De esta manera durante un derrame cerebral los daños al cerebro serían mínimos.

5 – Las ardillas pudieron haber sido responsables de extender la lepra en la Edad Media

No todo es bueno cuando se trata de las ardillas. Se piensa que en la Edad Media las ardillas pudieron ayudar a la propagación de la lepra desde Escandinavia al Reino Unido. El motivo por el que se cree esto es por un descubrimiento reciente en el año 2017. Se encontró la calavera de una mujer que vivió en Inglaterra hace unos cuantos siglos. Se pudo ver que tenía una cepa de la lepra parecida a otra que se puede encontrar en el pelo de las ardillas al sur del país.

Los habitantes en Escandinavia solían tener como mascotas a ardillas. Se piensa que el pelo de las ardillas contenía la cepa de la lepra y ayudó a propagar la enfermedad.

6 – Pueden calentar sus colas para alejar a depredadores

Las ardillas terrestres en California tienen a las serpientes de cascabel como uno de sus depredadores. Han desarrollado un modo muy curioso de asustarlas. Al igual que los gatos puede emitir un sonido amenazador cuando se sienten amenazados. Sin embargo, la diferencia es que lo hacen son sus colas. Las ardillas puede también aumentar el suministro de sangre en la cola para calentarla y así confundir a la serpiente de cascabel. Pueden usar su cola calentada como un látigo, lo cual suele asustar a sus enemigos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here