Nadie se libra de los engaños de la mente. Todos tenemos memoria y varía dependiendo de cada persona. Algunos tiene lo que se llama una “memoria de elefante” y otros se quejan de que tienen poca memoria para ciertas cosas. Lo cierto es que ninguna memoria es perfecta. Según pasa el tiempo la memoria tiende a empeorar y eso es un hecho que incluye a la gran mayoría de personas. Según nos hacemos mayores la memoria será peor, aunque si la mantenemos activa y trabajando lo hará de una forma más lenta. Por este motivo es importante estar siempre activos sin importar la edad que se tenga.

Una de las cosas más sorprendentes de la memoria es que algunos recuerdos son grabados a fuego en nuestra mente. Los recordamos como el día que ocurrieron sin importar los años que han pasado. No está del todo claro como funciona la memoria en conjunto. Los expertos tienen teorías aunque todavía hay muchas lagunas en como funciona. Por otro lado, Cualquier puede pasar por lo que llamamos los engaños de la mente. Dicho de otra manera, muestra memoria nos puede jugar malas pasadas. Estos son algunos ejemplos.

1 – Lo tengo en la punta de la lengua

¿Cuántas veces te has quedado recordando algo que no llega a salir de tu boca pero estás seguro de que lo sabes? La expresión para esto es decir que lo tienes en la punta de la lengua. Algunas veces lo acabas recordando y otras tienes que pasar a otro tema y dejarlo pasar. Una variante es que algunas veces sientes que sabes lo que tienes que decir pero no te salen las palabras para explicarlo. Es algo que ocurre en todas las edades pero empeora según nos hacemos mayores. ¿Por qué ocurre esto?

Los científicos piensan que cuando vemos algo no siempre recordamos todo sobre ello. Hasta cierto punto es normal ya que si lo recordáramos todo nuestro cerebro siempre nos estaría recordando cosas que son irrelevantes. Por ejemplo, imagina que nuestro cerebro nos recordara que hemos bebido o comido cada vez que vemos unos cubiertos. Por este motivo, nuestro cerebro “descarta” ciertas cosas en nuestra vida diaria. Esto puede llevar a no recordar algunas cosas cuando realmente necesitamos decirlas. Es uno de los engaños de la mente más molestos, sobre todo cuando hablas en público.

2 – Tenemos hasta cierto punto una memoria selectiva

Una gran mayoría de personas tiene memoria selectiva y es principalmente a nuestra capacidad de centrar la atención. Si estamos muy interesados en algo, lo más seguro es que no prestemos atención a lo que ocurre a nuestro alrededor. Dicho de otra manera, nuestra atención se divide fácilmente cuando estamos centrados en algo. En muchos casos nuestro cerebro no será capaz de guardar muchas de las cosas que ocurren al lado nuestro.

Es algo muy común y los científicos creen que es un modo de protección que tiene nuestro cerebro. Es para no recordar momentos poco relevantes en nuestra vida que no aportan demasiado. Por ejemplo, muchas de las cosas sencillas que hacemos habitualmente simplemente no quedan guardadas o se olvidan pronto. Lavar los platos o hacer la cama no son algo que necesitemos recordar, ya que se hace y punto. De esta forma el cerebro conserva “espacio” en nuestro cerebro para recordar las cosas importantes.

3 – Falsas memorias

Posiblemente hemos visto películas de ciencia ficción donde controlan la mente de la gente. Es algunas casos se implantan recuerdos que nunca han ocurrido, como es el caso de la película “Desafío Total”. Lo cierto es que estos falsos recuerdos son más habituales de lo que nos creemos. El poder “implantar” recuerdos o memorias falsas en una persona no es tan complicado. En estudios hechos a grupos de varias personas, se pudo ver que muchas de las cosas que contaban en el pasado no habían ocurrido. Esto llevó a realizar algunos experimentos controlados por psiquiatras.

Dos psiquiatras llamados Saul Kassin y Katherine Kiechel hicieron estudios sobre estos falsos recuerdos. Sus descubrimientos fueron muy interesantes ya que pudieron influenciar a algunos sujetos para que creyeran que habían tenido experiencias que fueron sugeridos por la pareja de psiquiatras. Fueron recuerdos falsos que sutilmente les fueron insertando en varias sesiones solo hablando.

4 – La temida pérdida de memoria

Todos sabemos que nuestra memoria se vuelve peor con el paso del tiempo. La pérdida de memoria es un hecho nos guste o no. Lo cierto es que no se pierde del todo ya que recordamos la idea general pero perdemos los detalles. Puede parecer terrible pero no lo es tanto como parece, siempre que no sea por una enfermedad neurológica. Hablamos de la pérdida de memoria natural con el paso de los años. Hay muchas cosas que simplemente no necesitamos recordar según pasan los años.

Según algunos especialistas, los seres humanos tenemos una “curva de olvido” según nos hacemos mayores. El creador de esta teoría es Hermann Ebbinghaus. Según dice su estudio, los recuerdos no existen para quedarse para siempre. Al principio tenemos todo el recuerdo pero luego la memoria lo “recortará” para dejar lo que de verdad necesitamos.

5 – ¿Por qué no recordamos cuando éramos pequeños?

La mayoría de la gente tiene amnesia cuando se trata de recordar nuestra más tierna infancia. ¿Recuerdas lo que hacías antes de los cuatro años? Esto sigue siendo un misterio para la ciencia. Hay teorías que dicen que es porque nuestro cerebro no está totalmente desarrollado. Nuestro cerebro se tiene que estructurar según crecemos y esto es un esfuerzo muy grande. Por eso no empezamos a tener recuerdos constantes hasta cierta edad, donde nuestra mente ya tiene lo necesario para trabajar con normalidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here