¿Dormirías con una persona muerta? La mayoría diría directamente que no pero lo sorprendente es que mucha gente lo he hecho. Las situaciones pueden ser variadas, pero hay varias ocasiones donde la gente ha tenido que dormir con un muerto. Veremos algunos de los casos documentados donde personas han dormido con muertos de forma voluntaria y otras donde no lo sabías. Te sorprenderá que se hayan dado tantas ocasiones donde los muertos han tenido que dormir con los vivos.

1 – Expediciones al Ártico

Antiguamente las expediciones al Ártico eran más peligrosas y con mucho riesgo. No había la tecnología que hay hoy en día, por lo que era más complicado sobrevivir en situaciones adversas y extremas. En una de estas expediciones, los aventureros Franz Josef Land, Bernt Bentsen y Paul Bjorvik se hicieron una promesa. Si uno de ellos moría los demás protegerían el cuerpo para que los osos polares no se comieran el cadáver. Para hacer esto, el cuerpo no sería enterrado fuera de la cabaña o asentamiento en el que estuvieran viviendo.

En una de las expediciones realizada en 1898 Bernt Bentsen finalmente murió y su cuerpo congelado fue guardado donde estaban. Sus dos compañeros lo metieron en un saco de dormir y guardaron la promesa de no dejarlo a merced de los osos polares. La mantuvieron dos meses dentro de las instalaciones que se habían construido hasta que llegó el resto de la expedición. Lo curioso es que hace tiempo se les había acabado prácticamente los suministros y no pensaron en usar el cuerpo de Bentsen para sobrevivir.

2 – Una oscura historia de penitenciaría

En una cárcel de Estados Unidos localizada en Pensilvania hubo muchos criminales famosos. Por ejemplo estuvo el conocido gangster Al Capone.  Hay un caso sobre esta penitenciaría del estado que muchos siguen recordando por lo macabro del asunto. Dos presos llamados Cornelius Bush y James Pratt fueron encerrados en la misma celda. El primero estaba por asalto a mano armada y el segundo por robo. No se llevaban bien y el primer día tuvieron una fuerte discusión sobre religión.

Después de este fuerte enfrentamiento James Pratt decidió irse a dormir y evitar el tema. Sin embargo, Bush seguía muy alterado y cogió un taburete para atacar a Pratt. Le dio un fuerte golpe en la cabeza dejándolo inconsciente. Después sacó un cuchillo fabricado por el y le cortó la cabeza a Pratt. Lo siguiente que hizo Bush es meterse en la misma cama de su decapitado compañero de celda y dormirse. En la mañana siguiente encontraron el cuerpo de Pratt enrollado con las sábanas. La cabeza estaba envuelta con una camisa y puesta encima de una mesa.

3 – El caso del sin techo en Ohio

Hubo un tiempo a principios del siglo XX que era muy normal que los sin techo durmieran en cobertizos, cuadras de animales y graneros. Esto era sobre todo muy frecuente en el invierno cuando hacía mucho frío. Uno de los casos que más se recuerdan ocurrió en Ohio, Estados Unidos, donde las temperaturas eran de bajo cero. Un sin techo llamado Steerson  se tuvo que refugiar en un granero y se encontró que ya había un hombre dentro.

El sin techo le dio igual esta improvisada compañía ya que estaba durmiendo. Se puso al lado de el y se durmió mientras en el exterior nevaba fuertemente. A la mañana siguiente cuando el granero se iluminó con la luz del día, pudo ver que la persona que tenía al lado estaba muerta. Avisó a la policía y se confirmó que era un ladrón que había sido herido huyendo de atraco.

Algo parecido ocurrió en 1921 en Australia, donde un hombre llamado James Kinno entró en una cabaña en el desierto. Se quería refugiar para pasar la noche y seguir camino a la población más cercana. En la cabaña había un hombre que parecía estar durmiendo en el suelo. Kinno pensó que estaría borracho y durmiendo la mona. Tiró una manta en el suelo y se durmió. Al día siguiente vio que el hombre a su lado ni se había movido un centímetro. Esto le pareció extraño y le movió un poco con el pie. Estaba muerto y luego se supo que debió morir hace varios días. Lo extraño era que el olor era muy fuerte, pero parece que Kinno lo vio como algo normal de no haberse lavado.

4 – Las minas son peligrosas y te puede tocar dormir con un muerto

Los accidentes en las minas son algo que lleva ocurriendo hace años. Son muchas las personas que han muerto debido a estos accidentes. Tampoco es extraño que muchos de los accidentados tuvieran que estar enterrados con cadáveres hasta su salvamento. El caso de Henry Hughes ocurrió en Nueva Gales a principios del siglo XIX donde quedó atrapado en una mina sin agua y comida. Tenía solo once años pero ya trabajaba en la mina. Junto a el había más compañeros los cuales fueron muriendo debido a las heridas y problemas respiratorios. Doce personas murieron en el periodo de tres días.

El chico quedó atrapado en un espacio muy reducido y de hecho, quedó medio enterrado en el barro. Tuvo la suerte de que un hombre que había cerca le cogió de los brazos e impidió que se hundiera. Según pasó el tiempo, la mina se empezó a llenar de gas. Cuando llegó la ayuda encontraron a todo el mundo muerto menos el joven Henry Hughes. Estaba inconsciente en los brazos de su compañero, el cual había impedido que se hundiera en el barro. Sin embargo, el hombre había muerto y Henry fue el único superviviente en la mina.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here