Hay algunos animales del pasado que conocemos como si estuvieran todavía vivos hoy en día. Algunos animales de la prehistoria como el Tiranosaurio Rex o el Velociraptor son muy conocidos de nuevo gracias al cine. Aunque había cientos de especies de estos animales, solo algunos son reconocidos por la mayoría de la gente. Uno de ellos es sin duda los mamuts. En este caso no han hecho falta tantas películas o novelas para recordarlos. Como antepasado de los elefantes que conocemos hoy en día, es un animal que parece que no se ha ido del todo.

Estos grandes mamíferos recorrieron la Tierra durante millones de años, pero al contrario que otros animales prehistóricos, se extinguieron hace solo unos miles de años. Se han podido recuperar restos de mamuts en un estado casi perfecto, sobre todo en ciertas zonas de Siberia. Es tanta la información que se ha conseguido de los mamuts encontrados, que existen posibilidades reales de volver a clonar esta especie. Mientras esto ocurre, te contamos algunas cosas interesantes sobre los mamuts.

1 – Los mamuts y la religión

Te preguntarás que es lo que tienen que ver los mamuts con las religiones. Pues en este caso mucho, sobre todo cuando se trata de polémica religiosa. Todo empezó en 1728 cuando se encontraron los primeros restos de un mamut. Hay que recalcar que esto fue cien años antes de que se descubrieran los primeros dinosaurios. Tampoco existía la teoría de la evolución de Charles Darwin, por lo que toda la historia giraba alrededor de la religión.

Se pensaba en casi todos los lugares que los animales habían existido en su forma actual desde siempre. De hecho, eran así desde el principio donde salieron del jardín de Edén. El encontrar los restos de un animal que ya no existía puso en duda muchas cosas. Dios no podía equivocarse ni dejar que una de sus criaturas desapareciera. A partir de aquí hubo mucha polémica para explicar los restos del mamut encontrados.

Algunos sugirieron que eran restos de elefantes de guerra que Aníbal había usado en sus batallas. También se pensó que eran elefantes africanos normales, aunque eso no explicaba como habían llegado a Siberia y el norte de Europa. Finalmente un científico francés llamado Georges Cuvier publico un estudio donde demostró que los colmillos del mamut encontrado no tenían nada que ver con los elefantes que existían. Demostró que había animales que se habían extinguido y el mamut fue el que trajo conciencia a este asunto. Por primera vez se ponía en duda lo perfecto que era dios.

2 – ¿Cómo se extinguieron los mamuts?

Como se ha dicho, los mamuts consiguieron sobrevivir a la gran extinción que puso fin a casi toda la vida animal de la Tierra. La mayoría de los dinosaurios desaparecieron, quedando solo algunas especias que nos los recuerdan, como son los cocodrilos, caimanes, tiburones, etc. Esto es todo un logro sobre todo por su tamaño. Desde que se descubrió el primer mamut, se han descubierto muchos más en diferentes continentes como son Australia o Sudamérica. Estuvieron sobre la Tierra seis millones de años pero finalmente se extinguieron como había pasado con los dinosaurios. ¿Cómo pudo ocurrir esto?

Varias investigaciones han mostrado que la población de mamuts empezó a caer hace doce mil años. Algunos piensan que fue porque coincidió con las últimas etapas de la época glaciar y estos cambios de clima pudieron afectar. Al calentarse la Tierra los mamuts simplemente no se pudieron adaptar. Sin embargo, esta teoría tiene muchos fallos. Uno de ellos es que los mamuts sobrevivieron otras épocas de calor sin problemas. Por tanto, la teoría más fuerte que hay ahora es que fueron cazados por humanos de forma sistemática hasta su extinción.

3 – Los últimos años de los mamuts no fueron buenos

Todos pensamos en mamuts como grandes y majestuosos animales con una gran fuerza. Lo cierto es que así fue durante muchos años. Sin embargo, según los mamuts iban desapareciendo su aspecto también fue cambiando. Muchas investigaciones han mostrado que los últimos mamuts no tenían una buena salud por varios motivos. Al ir desapareciendo se multiplicaban entre ellos, lo cual derivó en problemas genéticos que fue debilitando a la raza. Incluso su aspecto cambió comparado con sus ancestros, por lo que ya poco tenían que ver con lo que imaginamos de los mamuts.

Otro factor que supuso su final, aparte de ser cazados por el hombre, fue que se separaron en grupos pequeños y se aislaran. Muchos de estos grupos migraron para encontrar nuevas zonas donde poder subsistir. Uno de los grupos más grandes que más tiempo sobrevivieron fueron los llamados mamuts lanosos, los cuales acabaron en la isla de San Pablo en la costa de Alaska.

El poder alejarse de las zonas de caza de los humanos les hizo sobrevivir más tiempo. En la isla de San Pablo estaban relativamente seguros. Sobrevivieron miles de años en esta área, pero finalmente tanto aislamiento fue su final. Cuando los lagos de la isla se secaron, se quedaron sin agua para beber. Se cree que tuvieron una muerte lenta y dolorosa por falta de agua, y sin poder escapar de la isla para sobrevivir.

4 –  El encontrar mamuts se ha convertido en un negocio

Uno de los efectos del cambio climático es que muchas partes del Ártico se están descongelando. Esto está dejando expuestos los restos de muchos mamuts lanosos después de miles de años. Esto da la posibilidad a los científicos de poder seguir descubriendo cosas sobre estos animales. También ha atraído a otro grupo de personas, pero más interesadas en el dinero que en los estudios científicos. Se trata de los llamados “cazadores de mamuts”.

Por supuesto, no hay nada que cazar porque ya no hay mamuts, pero estos grupos van en busca de restos de estos animales. Se estima que debe haber unos diez millones de cuerpos de mamut solo en el Ártico, y cada uno de los cuerpos congelados valen alrededor de 35 mil dólares. Nos podemos hacer una idea del negocio que puede ser esto.

Hay algunas cosas que son polémicas en estas “cazas de mamuts”, como por ejemplo que hace falta un permiso y muchos de estos cazadores lo hacen ilegalmente. Curiosamente la prohibición de poder negociar con marfil no afecta a los mamuts. Esto significa que pueden vender sus colmillos en el mercado de forma totalmente legal. Algunos grupos conservacionistas ha dicho que el marfil de los mamuts ayuda de alguna manera a reducir la caza furtiva de elefantes. Muchos furtivos en busca de marfil prefieren encontrarlo en mamuts desaparecidos que en elefantes vivos. Más que nada porque es menos peligroso y castigado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here