Las películas de zombies han existido casi desde que empezó el cine. En los años sesenta tuvieron un resurgir con la tan aclamada “la noche de los muertos vivientes” de George Romero. Durante años pudimos ver muchas películas de muertos vivientes basada en la obra de Romero, el cual marcó el camino. Sin embargo, algo volvió a pasar en el año 2002 en el mundo zombie, y fue con una película de Danny Boyle llamada 28 días después. Los expertos están de acuerdo en que el género se reinventó con este film. Hizo que las películas de zombies tuvieran otro resurgir en el cine y la televisión.

Hacemos un repaso a la película 28 días después con algunas curiosidades que puede que no conocieras.

1 – 28 días después no era una película de zombies

Como se ha dicho, muchos consideran 28 días después como un cambio en el género de zombies dando otra perspectiva. Sin embargo, el director Danny Boyle no pensaba de la misma manera. De hecho, siempre rechazó el usar el término “zombie” y no se esperaba la influencia que tuvo su película en este tipo de monstruos cinematográficos. Es algo parecido a lo que le pasó a George Romero, el cual tampoco quiso llamar zombies a los seres de su película.

Lo cierto es que el cine de zombies pasó por varias etapas. Hasta la película de Romero los zombies eran esclavos sin alma que obedecían a sus amos mediante el vudú. Con “La noche de los muertos vivientes” los zombies ya no tenían nada que ver con el vudú. Eran lentos y tenían un gusto por la carne humana. Con la película de Boyle, de repente los zombies corrían a gran velocidad y seguían teniendo muchas ganas de morder a la gente. También destaca que esta transformación era debida por un virus, lo cual no era otra novedad.

Como curiosidad, Boyle metió también un elemento nuevo al género zombie. Mucha gente no sabe que el director fue el primero en sugerir las hemorragias en los ojos para saber si se estaba infectado.

2 – Realmente no fue la primera película donde los zombies corrían

Una de las cosas que la mayoría de la gente cree es que 28 días después es la primera película donde los zombies pueden correr. Esto no es verdad ya que en 1985 la película “Retorno de los muertos vivientes” de Dan O’bannon ya mostraba a zombies corriendo.

3 – La segunda parte iba a ser muy diferente

La secuela del film es “28 semanas después” pero al principio ni siquiera se llamaba así. Se había pensando en el título “29 días después” y el argumento eras totalmente diferente. Se historia trataba de un grupo de militares de élite británicos intentando rescatar a la reina de Inglaterra y al primer ministro. Finalmente la cosa no convenció y se cambió el guión a lo que todos ya conocemos.

4 – Robert Carlyle iba a estar en 28 días después

Robert Carlyle ya había trabajado con Danny Boyle en el pasado y les unía una buena amistad. Había estado en Trainspotting y “La playa”. Boyle le ofreció un papel en 28 días después como el alcalde Henry West, pero no pudo aceptarlo por tener otros trabajos comprometidos. Sin embargo, si aceptó hacer la segunda parte “28 semanas después”.

Como curiosidad, para el papel principal se había pensado en otro actor que había estado en Trainspotting que era Ewan McGregor. También se pensó en Ryan Gosling aunque al final fue Cillian Murphy el elegido.

5 – Danny Boyle fue el que eligió al director de “28 semanas después”

El director de la secuela de 28 días después fue el español Juan Carlos Fresnadillo. Fue el propio Boyle el que quiso que Fresnadillo hiciera la secuela ya que le había gustado mucho su anterior película “Intacto”. Como curiosidad en la segunda parte Andy lleva una camiseta del Real Madrid. Fresnadillo es un gran aficionado a este equipo de futbol.

6 – Los “infectados” tenían que tener experiencia previa

Puedes pensar que hacer de infectado en una película de zombies que corren es algo fácil que puede hacer cualquiera. Lo cierto es que en el caso de 28 días después no era tan fácil ser contratado. Se exigía que fueran personas con una base artística para ser más creíbles. Por eso solo se contrataban bailarines, mimos, gimnastas e incluso personas que trabajaban en circos. Esto le daría más energía en las escenas donde corrían tras los protagonistas.

7 – La primera escena iba a ser distinta

La película comienza con Jim (Cillian Murphy) despertando en un hospital completamente solo. No hay nadie en el hospital ni tampoco en las calles. Sin embargo, Boyle no lo había imaginado así al principio. La idea original era que el hospital estuviera lleno de cadáveres. Finalmente se descartó la idea ya que no ver a nadie al despertarse generaría más inquietud. Se pensaba que crearía un mejor ambiente antes de ver a los “infectados”.

Curiosamente la serie “The Walking Dead” hizo su propia versión de esta escena, donde Rick Grimes se despierta de la misma manera en un hospital abandonado por todo el mundo.

8 – Se quedaron sin dinero para continuar rodando

La mayor parte del presupuesto de 28 días después fue usado para los efectos especiales. El problema es que se empezaron a quedar sin dinero muy rápido para poder continuar la película. De hecho, en la escena de la iglesia donde hay tantos muertos, pagó a los extras con una taza de té con pastas. La gente no le importó no cobrar dinero ya que estar en una película de Danny Boyle era privilegio suficiente. Buena parte del dinero también fue para rodar en Londres. Las calles se cerraban a las cuatro de la mañana para rodar y sin coches ni gente, y se volvían a abrir antes de la 6:00 AM.

Al final se quedaron sin presupuesto antes de acabar el film. Esto supuso un gran problema porque se pensó en abandonar el rodaje. Sin embargo, la productora Fox vio lo que se había rodado hasta el momento y quedo impresionada. Al final entregó el dinero necesario para poder acabar la película.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here