Si has visto la película “Boogie Nights”, seguro que recuerdas el papel que hace el actor Mark Wahlberg. Hacía de una estrella del porno recién descubierta con una “herramienta de trabajo” bastante grande y que le lleva a lo más alto. Para los que no lo sepan, el papel de Wahlberg está basado en uno de los actores más conocidos en la industria del cine para adultos. Se trata de John Holmes, el cual es un mito en este género. Lo que muchos no recuerdan de el es que estuvo implicado en los llamados crímenes de Wonderland.

La vida de John Holmes está marcada por el éxito, el dinero y la fama. En poco tiempo se convirtió en el referente del cine de adultos. Fue uno de los hombres más envidiados por sus atributos masculinos, el hecho de estar con las mujeres más bellas, tener dinero de sobre y ser mundialmente conocido. Sin embargo, los años setenta y principios de los ochenta fueron también una época donde experimentar con drogas era habitual. Holmes se metió más de la cuenta en las drogas, y esto le llevó a tener graves problemas.

Debido a su adicción ya no podía funcionar bien como estrella pornográfica. Tenía muchos gastos para poder seguir con la vida que estaba llevando y finalmente se metió en asuntos turbios. Empezó a traficar con drogas e implicarse en robos con personas muy peligrosas. Todo esto le llevó a estar en uno de los asesinatos múltiples más recordados en la historia criminal de Estados Unidos. Te contamos algunas cosas de  los crímenes de Wonderland, los cuales todavía no están claros a día de hoy.

1 – Una banda llamada Wonderland

El término Wonderland se refiere a la banda con la que John Holmes estuvo involucrado en los momentos bajos de su carrera como actor. Era el nombre de la calle donde vivía la banda, la cual se quedó con el nombre. No tuvieron mejor ocurrencia que organizar un robo en la casa de un jefe del hampa llamado Eddie Nash. La banda de Wonderland estaba formada por el líder de la banda Ronnie Launius, Tracy McCourt, William Deverell, su novia Joy Miller. Esta banda era más conocida por traficar con drogas, y todos los miembros eran adictos.

No hace falta decir que la banda de Wonderland eran delincuentes de poca monta. Su adicción a las drogas duras hacía que sus trapicheos y robos fueran principalmente para pagarse el vicio. La banda vivía en una casa en la calle Wonderland, que es por el nombre que se la conoce. Los dos residentes fijos de la casa eran Joy Miller y Billy Deverell y los demás miembros iban de vez en cuando para organizar los robos o preparar las dosis para vender. El actor John Holmes solo iba ocasionalmente a la casa para comprar droga y colocarse.

2 – Un peligroso narcotraficante llamado Eddie Nash

Como se ha dicho antes, Eddie Nash era un capo en el mundo del tráfico de drogas en Los Ángeles. No siempre fue así ya que fue un inmigrante de origen palestino llegado en los años cincuenta. Empezó con un negocio de perritos calientes, donde de forma paralela empezó a traficar con drogas. El negocio le fue bien y con los años tuvo varios locales de alterne y restaurantes, los cuales eran tapaderas para su negocio de narcotráfico. El propio Nash era consumidor habitual aunque eso no impidió que se hiciera de las personas más ricas de Hollywood.

Eddie Nash y John Holmes entablaron una buena amistad y de hecho el actor era invitado a muchas fiestas que hacía Nash. El poderoso traficante le gustaba alardear de que era amigo íntimo de Holmes, el cual era muy famoso por sus películas para adultos. Lo cierto es que Nash era de los que daban todo por sus amistades y se le conocía por ser muy generoso. Por este motivo, Holmes tenía muchos privilegios gracias a su amistad con este capo de las drogas. Este fue uno de los errores que cometió Nash, el cual no se esperaba una traición de alguien cercano y menos de Holmes.

3 – Como se metió John Holmes en un lío tan grande

John Holmes fue una persona muy normal durante su juventud. Sus orígenes fueron muy humildes y a los 16 años se metió al ejército. Al volver del servicio militar se casó con una joven llamada Sharon Gebenini y ambos llevaron una vida muy normal con trabajos también normales. Nadie conocía los atributos de Holmes hasta que por casualidad un fotógrafo de una revista para adultos vio el pene de Holmes en el baño de una cafetería. El fotógrafo le dijo que el estar tan bien dotado le podía hacer famoso en el mundo del porno.

El joven estaba harto de su vida y trabajo normales y lo vio como una oportunidad de cambiar. El fotógrafo le había dado el número de teléfono de un productor de cine para adultos. Pasó la prueba sin problemas y en poco tiempo ya estaba actuando frente a las cámaras. Se hizo especialmente famoso es una serie para adultos como el detective Johnny Wadd. Su mujer aguantó varios años ya que estaba realmente enamorada, pero finalmente le abandono. Holmes tuvo varias relaciones desde entonces.

El problema llegó cuando Holmes se enganchó a las drogas y le fue difícil continuar rodando películas. Las fiestas con alcohol y drogas eran habituales y es cuando conoció a Eddie Nash. Sin embargo, al no poder funcionar como antes frente a las cámaras tuvo que buscarse la vida para conseguir dinero para vivir y seguir drogándose. Es cuando se metió de lleno en la banda de Wonderland.

4 – Los vínculos en los crímenes de Wonderland

El problema que tuvo John Holmes es que era la conexión directa entre el capo Eddie Nash y la banda de Wonderland. Como se ha dicho, Holmes necesitaba dinero para seguir su tren de vida y su trabajo de actor iba en declive. Incluso tuvo que vivir del dinero de su última novia, la cual se prostituyó en las calles. Su amistad con Nash pronto se transformó en trabajo. Se convirtió en mediador entre el capo y la banda de Wonderland en varios negocios.

Holmes había sido arrestado varias veces y Nash la pagó varias veces la fianza para que pudiera salir. Por este motivo Holmes estaba en deuda con Nash. El problema era que también se endeudó con la banda de Wonderland al pedirles más droga de las que le podía pagar. Llegó un momento en que las deudas eran tan grandes que Holmes pensó en dar un golpe que podría solucionar sus problemas. Su idea era robar a Eddie Nash en su propia casa, donde sabía que guardaba una gran cantidad de dinero y droga.

5 – El plan para dar el golpe perfecto

Holmes le contó a la banda de Wonderland su idea de robar a Eddie Nash. Robar al mayor capo del narcotráfico de Hollywood no es una buena idea, pero curiosamente la banda vio el plan aceptable. Toda la banda aceptó dar el golpe, incluido un nuevo miembro llamado David Lind. El propio Holmes hizo un plano de la casa de Nash para que sus compinches pudieran saber como moverse.

El plan era muy sencillo. La banda de Wonderland dio 400 dólares a Holmes para que fuera a casa de Nash y le invitara a salir de fiesta con el. El confiado Eddie Nash aceptó la invitación de Holmes al confiar totalmente en el. Antes de dejar la casa de Nash, Holmes dejó una de las puertas traseras abiertas para que su banda pudiera entrar a robar.

El plan era bueno pero un pequeño detalle lo estropeo todo. Cuando Holmes regresó de la fiesta a la casa de Wonderland, se encontró toda la banda totalmente drogada. Estaban tan puestos que no habían podido ir a la casa de Nash para robar. Hasta ese punto estaban tan enganchados a la droga. Esto enfadó mucho a Holmes ya que empezaba a estar paranoico sobre el asunto del robo. De hecho, dijo que Nash parecía sospechar algo cuando se estaban gastando los 400 dólares en bebida y drogas. Lo cierto es que la puerta que Holmes había dejado abierta seguía de ese modo y había que aprovecharlo.

6 – El robo en la casa de Eddie Nash

Holmes se puso muy nervioso al ver que la banda de Wonderland ni se había movido de la casa. Después de algunas discusiones David Lind, McCourt, Deverell y Launius se despejaron y decidieron ir a la casa para hacer el robo. Aun siendo un riesgo grande al estar Nash ya en la casa, cogieron el coche y fueron hasta el lugar. Después de dar algunas vueltas se decidieron a entrar. Al entrar se encontraron con el guardaespaldas de Nash, un hombre de 130 kilos de peso llamado Gregory Diles.

Los cuatro miembros de la banda dijeron que eran policías y que no se moviera. Fueron a por Nash a su cuarto y lo bajaron a la planta baja. Consiguieron atar las manos del guardaespaldas pero al hacerlo una de las pistolas se disparó. La bala atravesó la espalda del guardaespaldas aunque no lo mató. En un momento de gran tensión Nash suplicó por su vida. Le obligaron a decir donde tenía el dinero y se encontraron con una buena suma entre drogas, dinero y armas. Todo ascendía a unos 300 mil dólares, lo cual no estaba mal para la época.

7 – Una serie de decisiones desafortunadas

Una vez realizado el robo lo más lógico sería pensar que Eddie Nash quisiera vengarse. Sin embargo, los miembros del grupo de la calle Wonderland pensaron de diferente manera. Todo lo que habían robado era material no declarado e ilegal y Eddie Nash no sería tan tonto de denunciarlo a la policía. Lo curioso es que la casa de Nash estaba a solo cuatro kilómetros de la residencia de la banda de Wonderland. Si ha esto le unimos que algunos miembros de la banda fueron reconocidos por Nash, ¿no sería lo normal vengarse?

Eddie Nash quedó atado en su casa pero no acabaron con el. Claramente no le gustó el hecho de que le robaran y dispararan a su guardaespaldas. Algunos de los miembros de la banda de Wonderland sabían que habría consecuencias y la misma noche abandonaron Los Ángeles. Si embargo, otros decidieron quedarse en la casa pensando que no pasaría nada. Muchos siguen sin entender porque fueron tan irresponsables. Después de todo había robado a alguien importante en el mundo del hampa.

John Holmes fue uno de los que abandonaron la casa en la calle Wonderland, pero cometió una serie de errores. Se quedó en la ciudad y se quedó con algunas joyas que habían robado en la casa de Eddie Nash. Uno de los anillos robados le gustó y se lo puso desde el primer día. Fue algo poco inteligente si te están buscando para vengarse. Nash no era tonto y supo que Holmes había sido el que había preparado todo para el robo en su casa. Era cuestión de tiempo que la cosa acabara mal.

8 – Los asesinatos de Wonderland

Lo que ocurrió a continuación sigue siendo especulación pura y dura. Cuatro de los miembros de la banda fueron encontrados muertos en represalia por el robo en la casa de Eddie Nash. Los muertos fueron Ron Launius, Billy Deverell, Joy Miller y  Barbara Richards, mientras que Susan Launius fue la única sobreviviente.

Los vecinos dijeron que escucharon ruidos durante la noche de los asesinatos de Wonderland. Sin embargo, no se extrañaron porque era habitual escuchar escándalo desde la casa. La banda de Wonderland era conocida por hacer fiestas muy ruidosas hasta alta horas de la mañana. Un vecino dijo a la policía que escuchó gritos a las cuatro de la mañana, pero los ignoró. Otro vecino escuchó a un hombre gritar “¡Por favor, no me mates!” pero tampoco hizo mucho caso y se volvió a dormir.

Alguien llamó a la policía el día siguiente a las cinco de la tarde, más de doce horas después de haber escuchado los gritos. Parece que alguien de los que escuchó los gritos la noche anterior se quedó preocupado y por eso llamó a las autoridades. Luego algunos testigos reconocieron haber escuchado a Susan Launius pedir ayuda y quejarse por la paliza que le estaban dando.

9 – La escena del crimen de los asesinatos de Wonderland

Cuando la policía llegó a la casa más de doce horas después de crimen de Wonderland, se quedaron impactados con la escena. Lo primero que se encontraron al entrar fueron los cuatro cadáveres en el suelo del salón. De hecho, fueron los primeros policías que entraron los que llamaron al crimen “Los crímenes de los cuatro en el suelo” (The Four on the Floor Murders). Su primero impresión fue que estaban reviviendo los asesinatos de Sharon Tate y sus invitados por la familia Manson.

Curiosamente la policía grabó en video todo el escenario antes de tocar nada. Este es el video, aunque avisamos que tiene escenas que pueden herir la sensibilidad. Si te molestan este tipo de grabaciones, te aconsejamos no ver el video.

Toda la casa estaba patas arriba, lo que claramente dejaba ver que la habían registrado a conciencia. Estaban buscando el botín que habían robado en la casa de Nash. Había sangre por todas partes, lo cual demuestra la pesadilla por la que pasaron las cuatro víctimas. La causa de la muerte de todas las víctimas fue por traumatismos, por lo que les golpearon con auténtica saña.

10 – John Holmes tuvo mucha suerte

Cuando John Holmes se enteró de lo que había pasado en la casa de Wonderland quedó horrorizado. También sabía que se había librado por poco al no estar en la casa. Eso no significaba que estaba muy asustado por las represalias de Nash y sus hombres. Fue directamente a la policía y contó todos los detalles del robo que habían planeado en la casa de Eddie Nash. Las autoridades le dieron protección a el, a su todavía mujer y su actual novia. Fueron llevados a un hotel con policías protegiéndolos las 24 horas.

Sin embargo, Holmes cambió de opinión en el hotel y se negó a testificar o acusar a Eddie Nash. Por este motivo le fue quitada la protección. También le acusaron de cómplice en el robo que provocó la muerte de las cuatro personas. John Holmes fue absuelto de los cargos, pero le condenaron a ocho meses de prisión por ocultar información al negarse a testificar. Poco después de cumplir su condena John Holmes murió de Sida en 1988.

11 – Las condenas de Eddie Nash y su guardaespaldas

Las autoridades sabían que Eddie Nash y su guardaespaldas Gregory Diles estaban detrás de los crímenes de Wonderland. Fueron arrestados y llevados a los tribunales. Hubo varios juicios, donde el primero en 1991fue anulado al descubrirse que Eddie Nash había sobornado al jurado. Esto hizo que en el año 2000 Nash fuera llevado de nuevo a juicio. Sin embargo, Gregory Diles había muerto en 1997 debido a problemas hepáticos.

En el segundo juicio de Eddie Nash, este reconoció los cargos de conspiración en los asesinatos de Wonderland. Sin embargo, no reconoció que dio la orden de matar a las cuatro víctimas. Solo mandó a sus hombres para que recuperaran lo robado en su casa. En ningún momento quería que les mataran, por lo dijo que la cosa se les fue de la mano a sus hombres. Fue condenado a tres años de cárcel, aunque fue soltado antes por problemas de salud.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here