1 – El peor de los vehículos malditos hasta ahora

Puede que hayas leído la novela “Christine” de Stephen King o por lo menos hayas visto la película de John Carpenter sobre su novela. Nos cuenta la historia de un coche modelo Plymouth Fury del 1958, el cual tiene vida propia. Lo cierto es que esto fue basado en otro coche, que en teoría si estaba encantado de verdad. Se trataba del “Golden Eagle”, que era un Dodge de 1964. Cuando hablamos de vehículos malditos este es el primero que hay que incluir.

Se dice que este coche es el más “maligno” de América y se ganó su fama por muchos motivos. Al principio fue un coche de policía que fue usado por tres agentes diferentes. Los tres oficiales acabaron matando a sus familias y luego suicidándose. Demasiadas casualidades para un solo vehículo policial. Cuando se retiró el “Golden Eagle” del servicio, fue vendido a una familia.

Según cuentan miembros de la familia, notaron cosas extrañas con este coche. Cuando iban por la autopista las puertas se abrían de repente. Por si fuera poco, también hubo en las inmediaciones de este coche. Dos niños murieron atropellados cerca del Dodge y sus cuerpos cayeron al lado de este coche maldito. Otro niño estuvo tocando el coche porque le gustaba. Dos semanas después el y su familia murieron en un incendio mientras dormían. La iglesia local de Maine culpó de todo esto al “Golden Eagle” diciendo que estaba poseído por un demonio. El vehículo recibió muchos ataques en los meses siguientes dejándolo casi inservible. ¿Era realmente uno de esos vehículos malditos? Mejor no averiguarlo.

2 – El coche que pudo iniciar la primera guerra mundial

Por supuesto, un simple coche no puede iniciar guerras, y menos una de las más terribles como fue la primera guerra mundial. Sin embargo, hay una oscura leyenda en torno a lo que provocó la gran guerra y hay un vehículo envuelto. En 1914 el archiduque de Austria-Este y su esposa fueron asesinados en Sarajevo. Esto supuso el inicio de lo que sería la gran guerra. Iban en un nuevo y lustroso coche de la marca Graf & Stift, cuando un hombre les disparó a corta distancia. El coche no recibió ni un solo rasguño en el atentado.

Esto no fue el fin de la historia de este automóvil. En los siguientes doce años el coche tuvo quince dueños. El Graf & Stift estuvo envuelto en seis accidentes y hubo trece muertes. De hecho, uno de los propietarios murió solo 10 días después de haber comprado este coche. Otro de los dueños acabó sus días en un manicomio. Actualmente este coche maldito está en el museo de la historia de la guerra de Viena. Cualquiera puede ir a verlo si está por esta ciudad.

3 – El porche del actor James Dean

Si hay un coche maldito que todos recuerdan es el porche 550 Spyder que conducía James Dean cuando murió. El actor estaba muy orgulloso de este rápido vehículo y de hecho le hacía gracia el mote que le habían puesto, que era “pequeño bastardo”. Lo que no sabe mucha gente es que le habían advertido poco antes de morir sobre este coche. El actor Alec Guinness era amigo de Dean y cuando vio el Porsche tuvo una mala sensación. Le dijo a James Dean que no lo condujera ya que esa misma semana estaría muerto.

Fue toda una premonición porque justo una semana después Dean se estrelló con el Porsche y murió. La historia de este coche maldito no acabó con la muerte del actor. Mucha gente quería quedarse con partes del vehículo como recuerdo, por lo que se pusieron a la venta. Algunos de los que compraron piezas del coche acabaron en otros accidentes, donde uno murió al poco tiempo. En un traslado de los restos del Porsche, cayó del camión sobre el conductor el cual casi muere. Hoy en día no se sabe donde están los restos del vehículo. Desapareció misteriosamente.

4 – El tren fantasma del presidente

El presidente de los Estados Unidos Abraham Lincoln fue asesinado el 14 de abril de 1865. Solo unos días después su cuerpo fue transportado al tren que lo tenía que llevar desde Washington a Springfield para ser enterrado. El tren funerario se puso exclusivamente para este servicio y de hecho lo llamaron el “Lincoln Special”. Tenía nueve vagones y el cuerpo de Abraham Lincoln fue puesto en el octavo.

El viaje fue largo ya que el tren tuvo que pasar por siete estados y cientos de comunidades. Llegó finalmente a su destino en Mayo de 1865 donde Lincoln fue enterrado. Sin embargo, la historia del tren no termina aquí. Se dice que cada mes de abril, se puede ver el tren fantasma viajar por esa misma línea todos los años. Los testigos dicen que cuando el tren pasa, todos los relojes se paran. Incluso se puede escuchar una música funeraria. Otros dicen que por las ventanillas de los vagones se pueden ver esqueletos vestidos de azul, que son los guardias privados del ex presidente.

Lo cierto es que es una historia muy conocida aunque todos coinciden que es más una leyenda urbana que otra cosa. En este caso se supone que de alguna manera perpetua la historia de un presidente que fue muy querido.

5 – Una furgoneta muy macabra llamada la muerte móvil

Si hay una furgoneta que tienen que estar maldita, es la del doctor Jack Kevorkian. Este médico ayudó con su vehículo a morir a unas 130 personas. Por este motivo a la furgoneta se la llamada la “muerte móvil”. Lo que hacía era ayudar en los suicidios de las personas que no lo podían hacerlo por si mismas. Aparte de las muertes que hubo dentro de la furgoneta, también ayudó a mucha gente a morir en sus casas.

Un investigador de los paranormal llamad Zak Bagans compró la furgoneta de Kevorkian por 30 mil dólares. Para los que no lo sepan, Zak Bagans trabaja en un famoso programa de televisión que se dedica a lo paranormal y los fantasmas. Compró la “muerte móvil” para usarlo en uno de sus proyectos. Según decía, con toda la gente que había muerto dentro de la furgoneta, tenía que estar llena de energía dejada por los fallecidos. Cuando lo presentó en su programa, automáticamente se convirtió en un coche maldito para todos.

6 – El autobús fantasma de Londres

Un buen número de testigos han visto el autobús fantasma de Londres. No una o dos veces, sino cientos ya que se lleva viendo este transporte desde los años 30. Por lo que se dice, aparece a partir de la una de la mañana y ha provocado muchos accidentes de conductores asustados que intentan esquivarlo. Es un autobús típico londinense de dos plantas pero vacío de pasajeros y sin nadie que lo conduzca.

Dado que ha habido muchas denuncias sobre este supuesto autobús fantasma, la policía se lo tuvo que tomar en serio e investigar. Sin embargo, no pudieron encontrar nada. No había ninguna línea de autobuses que hiciera esa ruta y menos a esas horas. Aparte de esto, el autobús fantasma desaparecía en la nada sin dejar rastro. Curiosamente, las apariciones pararon en los años noventa. Parece que al instalar más cámaras en la ciudad el vehículo ya no hizo sus apariciones. Por este motivo se cree que es una leyenda urbana sin más.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here