Hoy hablaremos de uno de esos proyectos que siguen poniéndonos los pelos de punta. Nos hace ver hasta que punto el hombre está dispuesto a destruirse por tener el poder absoluto. Veremos lo que es el SLAM – el arma nuclear definitiva que los Estados Unidos desarrollaron durante la guerra fría. La intención era crear el arma aérea más mortal que se había hecho hasta entonces. Todo se hizo bajo el llamado Proyecto Pluto, y el SLAM (Supersonic Low Altitude Missile) fue su gran éxito. Se trataba de un misil de rango ilimitado que podía estar dando vueltas a la Tierra a 4000 Km/h. Este misil iría cargado con un gran número de bombas atómicas y de hidrógeno.

El origen del misil SLAM

El proyecto para crear esta arma comenzó en 1957 y fue el sistema de de armas nucleares más mortífero que nunca se ha creado. Básicamente el SLAM sobrevolaría el planeta hasta entrar en acción. En el caso de la URSS, la idea es que bajara a toda velocidad encima de territorio soviético y comenzara a lanzar bombas nucleares durante todo el recorrido. Dicho de otra manera, era un arma pensada para destruir en poco tiempo países enteros o incluso continentes.

El SLAM también hizo que otros proyectos se pusieran en marcha, como por ejemplo la manera de potenciar este sistema. Durante la década de los 50 la energía nuclear se veía como el combustible del futuro. Se pensaba que era la solución para hacer volar cohetes y aviones durante mucho tiempo si tener que repostar. También daría la potencia para alcanzar velocidades asombrosas. El problema era que los reactores nucleares eran muy pesados. La protección que necesitaban para impedir fugas de radiación era algo muy complejo. Después de todo, no querían que la tripulación y pasajeros se contaminaran en los aviones.

El proyecto Pluto y los reactores nucleares

Lo que se buscaba era un reactor nuclear que fuera ligero y seguro. De esta manera el consumo de combustible estaría resuelto y cualquier cohete o avión sería el más rápido y duradero en vuelo. El proyecto Pluto fue especialmente diseñado para lograr este tipo de reactor. Estuvo en funcionamiento durante años y se hacía de forma paralela a los proyectos para el desarrollo de armas nucleares. El proyecto se componía de 250 personas donde había ingenieros, físicos, químicos y otros especialistas.

Se crearon dos motores prototipos para probar los reactores. Para hacer las pruebas se crearon rampas con vías de tren para simular los despegues. Los reactores usaban uranio enriquecido mezclado con Berilio, los cuales se incorporaban al reactor en forma de varillas de porcelana. Se necesitaron muchas de estas varillas para el proyecto. El segundo de los reactores fue llamado Tory II-C (el Tory II-A era el primer prototipo) y necesitó una enorme cantidad de uranio para funcionar.

La seguridad durante las pruebas del Tory II-A y el Tory II-C

Trabajar con tal cantidad de material radioactivo era muy peligroso. Lo importante era hacer las pruebas por lo que no se preocuparon de poner protección a los prototipos de prueba. Para ello, lo que hicieron fue construir unas instalaciones de pruebas en el desierto de Nevada. Se controlaba todo de forma remota desde un asentamiento a unos cinco kilómetros de distancia. Se encontraron muchos problemas haciendo las pruebas, siendo el extremo calor uno de ellos.

En las igniciones se llegaba a temperaturas muy altas y la estructura de las rampas se fundió más de una vez. Los ladrillos que la sostenían no podían aguantar un calor tan extremo. Tras muchas pruebas consiguieron que el Tory II-C estuviera en funcionamiento más de cinco minutos. El éxito de estos reactores nucleares estaba más cerca cada día, y la idea de usarlo en los misiles SLAM era ya un hecho real. Lo único que tenían que hacer era usar metales especiales que pudieran aguantar las altas temperaturas generadas.

El proyecto acabó antes de poderse finalizar

El departamento de defensa de los Estados Unidos estaba preocupado por el proyecto SLAM. Si ellos eran capaces de desarrollar un arma nuclear que pudiera destruir continentes, ¿Qué impediría a los soviéticos hacer lo mismo? Aparte de esto, el misil SLAM estaba quedando obsoleto ya que se habían desarrollado los misiles balísticos intercontinentales. Estos nuevos misiles podían alcanzar sus objetivos en solo unos minutos en lugar de horas.

Otro problema era que aunque los prototipos de reactor en los motores estaban funcionando, no se había probado con el SLAM. Hacer pruebas reales suponía perder muchos misiles antes de que tuviera éxito. Lo mejor que podría pasar es que cayeran en el mar, pero había temor de que pudiera caer en territorio amigo. Esto podría suponer un desastre debido a lo contaminantes que eran los reactores. Incluso si se tuviera éxito, las nuevas leyes del tratado de defensa del medioambiente iban en contra de usar estos reactores.

Por todos estos motivos, el proyecto Pluto y el misil SLAM que canceló en 1964. El equipo de científicos del proyecto fueron recolocados en otros proyectos. La mayoría de ellos relacionados con armas nucleares. Algunos de los científicos intentaron aplicar la tecnología del SLAM en sus respectivos proyectos, aunque al final no fue viable. Lo cierto es que si hubiera seguido adelante, hubiera sido el arma nuclear más letal jamás hecho.

SLAM – El Arma Nuclear Definitiva en el Proyecto Pluto
Rate this post

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here