El cuerpo humano es realmente una maravilla en cuestión de funcionamiento. Todos los órganos trabajan en conjunto y cada uno sabe perfectamente lo que tiene que hacer. Es una máquina orgánica que ha evolucionado para ir mejorando con los siglos, adaptándose a cada una de las épocas que le ha tocado vivir. Aun así, hay órganos que son más conocidos que otros. De hecho, algunos están mejor visitos que otros dependiendo de su importancia. Algunas veces olvidamos para lo que sirven ciertas partes de nuestro cuerpo, y este es el caso del bazo. De hecho, lo poco que sabemos es que algunas veces tiene que ser extirpado cuando tenemos un accidente, y no suele traer mayores consecuencias. Sin embargo, este órgano si nos sirve para varias cosas como podrás ver.

Tiene la forma de un zapato

foto-1

Aparte de tener la forma de un zapato, el bazo es el mayor órgano en el sistema linfático. Se encuentra entre el fondo del estómago y el diafragma. También está unido al riñón izquierdo por un pequeño ligamento. ¿Pero para que sirve bazo? Para empezar es un buen filtro de sangre según esta se mueve por el cuerpo para controlar la producción de células rojas. También define el tamaño y forma de las células al pasar por el bazo. Básicamente cambia la forma de las células antes de que estas vuelvan al riego sanguíneo. Si las células están viejas o enfermas, son bloqueadas por el bazo y no vuelven a la corriente sanguínea.

Evita muchas infecciones

foto-2

Hace pocos años unos estudios pudieron ver que el bazo es importante para crear células inmunológicas llamadas monocitos. Si por algún motivo pasamos por algún problema grave de salud, como puede ser un ataque al corazón, una gran herida o fuerte infección, el bazo libera estos monocitos a la corriente sanguínea para combatir la infección.

Sin embargo, no todo es tan bonito. La localización del bazo es por un lado bueno y por otra peligrosa. El bazo está debajo de la parte izquierda de la caja torácica, donde está protegida por  varios huesos. Es un órgano muy delicado y se daña con relativa facilidad. El problema es que las mismas costillas podrían dañar el bazo si se recibe un golpe muy fuerte. Si el bazo se fisura, hay que extirparlo de inmediato ya que la persona podría morir de una hemorragia interna.

Se puede vivir sin el bazo

Como se ha dicho al principio, se puede vivir perfectamente sin el bazo. A diferencia de otros órganos que tenemos, el bazo no es un órgano vital. El único problema es que sin el bazo estamos potencialmente expuestos a tener más infecciones. Por este motivo, hay que cuidarse un poco más en este sentido. Se han realizado algunos trasplantes de bazo en humanos con relativo éxito. Sin embargo, este tipo de operación no suele ser realizado a no ser que sea muy necesario.

En la antigüedad la gente pensaba que el bazo era algo malo

En la edad media la gente creía que el bazo era la fuente del mal humor y los malos sentimientos. No se sabe muy bien de donde vinieron estas creencias, pero parece ser que vino de unas antiguas traducciones del latín donde se hablaba de este órgano.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here