Quizá los más jóvenes no lo recuerden o por lo menos les suene, pero Richard Pryor es considerado por muchos como el mejor cómicos de todos los tiempos. Muchos de los cómicos consagrados contemporáneos le consideran el más grande y su máxima influencia. La vida de Pryor fue muy intensa y también llena de polémica y hechos impactantes. Fuera de Estados Unidos se le recuerda sobre todo por sus películas con Gene Wilder y en solitario, pero hay mucho más que eso. Su vida real fue tan intensa como sus personajes sobre el escenario, y ha dejado unas cuantas historias.

Su infancia fue bastante dura

foto-1

Los primeros años de vida de Richard Pryor no fuera un camino de rosas. Nació en 1940 y no tuvo unos padres precisamente ejemplares. Su madre fue una prostituta y su padre un violento proxeneta. Creció en el prostíbulo propiedad de su abuela y donde trabajaba su madre. Fue precisamente su abuela quién realmente lo crió, ya que su madre iba y venía constantemente. Su padre les abandonó cuando tenía cinco años, y es algo que Pryor agradeció dado el carácter violento que tenía.

Desde muy pequeño a Pryor le encantaba ver películas. Esto ya le fue preparando para una posible carrera en el mundo del espectáculo, aunque debido a sus duros principios, cualquier cosa podía ocurrir. Sus principios como cómico fueron estudiando e imitando el trabajo de Bill Cosby. Sin embargo, en algún momento Pryor dio un giro a su estilo y encontró su propia forma de hacer humor.

El cambio de estilo que convirtió a Pryor en una leyenda

foto-2

Hay muchas historias sobre cuando Pryor adoptó su forma de hacer comedia, dejando de lado su “imitación” de Bill Cosby. La que parece más fiable (y confirmada por el propio Pryor) fue en una actuación que hizo en Las Vegas. Estaba haciendo su espectáculo una noche cuando se fijó que entre el público estaba el legendario Dean Martin. Parece que Pryor vio en la cara de Dean Martin que no se lo estaba pasando nada bien, y esto le impactó. Se cuestionó el tipo de humor que estaba haciendo y simplemente se bajó del escenario y se marchó.

Se marchó de Las Vegas y decidió pasar algunos años en San Francisco. Fue en esta ciudad donde tiempo después hizo su reaparición como el cómico Richard Pryor que todo el mundo conoce.

Perdió el papel principal en “Sillas de Montar Calientes”

foto-3

La colaboración que hizo con Gene Wilder fue un enorme éxito para ambos cómicos. Hicieron solo cuatro películas juntos pero podían haber sido cinco. Richard Pryor fue uno de los guionistas en el clásico de Mel Brooks “Sillas de Montar Calientes”. Aunque no llegó a actuar en este film, estuvo a punto de ser uno de los personajes principales. Iba ser el Sheriff Bart junto a Wilder haciendo de Waco Kid. El problema fue que en esa época Pryor consumía drogas y en una de sus “fiestas”, apareció en otra ciudad lejos de donde se estaba rodando. Esto hizo que perdiera el papel.

Richard Pryor se quemó a lo bonzo

foto-4

Una de las historias más conocidas de las que se habló mucho fue algo que ocurrió en junio de 1980. Pryor se prendió fuego y estuvo corriendo por una calle de Los Ángeles completamente en llamas. Increíblemente no murió por las heridas ocasionadas. Estuvo casi dos meses en el hospital recuperándose. Parece ser por aquella época el cómico estaba muy metido en el consumo de cocaína base (cocaína pura fumada o inhalada).

Debido al abuso de esta droga, Pryor tuvo un ataque psicótico e intentó matarse de un modo algo peculiar. Se vació encima una botella de ron de alta graduación y se prendió fuego. ¿De dónde sacó una idea como esta? Un amigo de Pryor dijo después que posiblemente fue por una grabación que habían visto poco antes. Se trataba de del monje vietnamita que se inmoló como un acto de protesta.

Era un gran amante de los animales

foto-5

El año 1986 no fue un buen año para Pryor, ya que fue cuando le diagnosticaron con Esclerosis Múltiple. Esta terrible enfermedad fue la que le dejó finalmente en una silla de ruedas. Por aquel entonces el cómico ya era un firme defensor de los derechos de los animales. Fue tal su compromiso, que dio varias charlas contra la experimentación animal, incluso si eso podía ayudarle a superar su enfermedad.

Su lucha a favor de los animales le llevó a salvar muchos elefantes en Botsuana que iban a ser destinados a circos. Atacó a los mayores circos que había en estados Unidos (Ringling Bros y Barnum & Bailey) dejando en evidencia su poca ética forma de conseguir animales para sus espectáculos.  Fue conmemorado por la organización PETA por este motivo y por su carrera por la defensa de los animales. No es ninguna sorpresa que Pryor fuera vegano.

A pesar de su estado de salud, nunca dejó de actuar

foto-6

Debido a su enfermedad, la movilidad de Pryor iba deteriorándose continuamente. Aun así, la mente del cómico no podía dejar de crear nuevos números. Aun estando en un estado delicado, se le podía ver frecuentemente en un famoso club de Los Ángeles actuando. Lo hacía en el escenario sentado en su silla de ruedas.

No hay comentarios

Dejar respuesta