Hace algunos años cuando la carrera espacial estaba en sus comienzos, el camino para hacerse un astronauta estaba muy bien definido. Era tan simple como ser militar y ser piloto. En aquellos tiempos también significaba ser de raza blanca y hombre. Todo esto empezó a cambiar cuando las misiones a la luna finalizaron y las lanzaderas espaciales entraron en juego. Ahora las cosas son bastante diferentes y cualquier persona que quiera convertirse en astronauta puede conseguirlo si pasa por las pruebas correspondientes. Sin embargo, no es en absoluto algo fácil de conseguir.

Lo que se espera de un astronauta hoy en día es que sea bueno en varias cosas, y esto significa que sea realmente un experto en varias modalidades. Se buscan siempre personas que vengan de carreras diferentes y que trabajen cómodamente con otras personas. Principalmente lo que se busca es que las carreras estén basadas en ciencia o ingeniería.

Exigencias para ser astronautas

foto-1  No solamente se busca esta brillantez en sus respectivas carreras, sino que tengan dotes de mano y experiencia en entornos y condiciones complicadas. Esto significa que las personas más valoradas son las que han trabajado en asentamientos militares o en proyectos científicos localizados en lugares remotos. Si la persona ha hecho todo y esto y más, mejor que mejor.

No es de extrañar que muchos de los astronautas elegidos tengan detrás una o varias carreras en universidades de prestigio, y hayan estado en varias partes del mundo desarrollando sus conocimientos. Puede ser en zonas con un conflicto bélico en marcha o bases científicas en medio de la nada.

foto-2A finales de los años cincuenta, uno de los requisitos para ser astronauta era tener experiencia de vuelo en aviones a propulsión. Esto hacía que los elegidos tuvieran una base parecida tanto en estudios como experiencia real. A mediados de los años sesenta las cosas habían comenzado a cambiar, y la NASA ya pedía a los potenciales astronautas solamente sus estudios realizados. Para poner un ejemplo, el primero hombre que pisó la luna, Neil Armstrong, era un ingeniero aeronáutico, un aviador naval y piloto de pruebas antes de empezar su carrera espacial.

A partir de este punto, las condiciones para ir al espacio se ampliaron mucho. A principios de la década de los ochenta las mujeres entraron en este mundo, el cual solo había sido terreno para hombres. Esta década también dio paso a astronautas de color, y los años siguientes facilitaron que cualquiera pudiera aspirar a una plaza para ser astronauta. De todos modos, aunque los candidatos ya no necesitan experiencia de vuelo, se sigue exigiendo al menos una carrera universitaria en ingeniería, biología, matemáticas o física. También se requiere algunos años de experiencia en cualquier de estas carreras. Si no se tiene experiencia, al menos se debe demostrar un mínimo de mil horas de vuelo en aparatos de propulsión.

Experiencia- un punto fuerte

foto-3Con todos los avances científicos que están teniendo lugar en la estación espacial internacional, los planes de la NASA para aterrizar en un asteroide cercano a la Tierra y los viajes tripulados que se esperan hacer a Marte, no es de extrañar que se exija tanto a los astronautas en potencia. Hay que darse cuenta de que las situaciones en las que se pueden encontrar pueden ser peligrosamente extremas, y lo que les puede salvar son los conocimientos y experiencia. La buena noticia es que hoy en día cualquier puede si se pone el empeño y el esfuerzo para ello. No es fácil pero no es imposible.

Si tu sueño es ser astronauta, empieza por estudiar como un loco y prepárate para trabajar más que la mayoría de los que te rodean. Con perseverancia y determinación puede que algún día consigas tu objetivo. ¡Suerte!

No hay comentarios

Dejar respuesta