Podemos ver gárgolas en iglesias, catedrales, algunos edificios y sobre todo en películas de terror. No hay duda de que inspiran cierto temor cuando las vemos por primera vez. Si lo pensamos fríamente, son criaturas diabólicas de piedra que nos observan desde las alturas. Aparte de eso, parece que en cualquier momento van a desplegar las alas y salir volando. Lo cierto es que hay muchas cosas sorprendentes de las gárgolas que muchos no saben. De hecho, tienen un propósito muy bien definido que quizá te haga pensar en ellas de otra forma.

¿Para que sirve una gárgola?

foto-1

En el siglo 13 las gárgolas empezaron a verse en iglesias por toda Europa y no era por simple decoración. Servían para preservar las paredes de piedra de la lluvia desviando el agua hacía afuera. Esta es la gran diferencia que hay entre las gárgolas y otras figuras de piedra que podemos ver en decorando iglesias y otros edificios similares. Por lo tanto, se empezaron a usar básicamente para proteger los edificios de la lluvia. Sn embargo, también sirvieron a otros propósitos más tarde.

Posiblemente te preguntes de donde viene la palabra gárgola. El nombre se sacó de una leyenda francesa llamada “La Gargouille”, que cuenta como un terrible dragón aterrorizó a los habitantes  de la localidad de Rouen. Según cuenta la leyenda el dragón destruyó todos los barcos de este pueblo costero e inundó todo a su paso. Un sacerdote llamado Romanus llegó al pueblo y prometió librarles del dragón si prometían convertirse al cristianismo. Todo el mundo aceptó. Lo que hizo el sacerdote fue domar al dragón haciendo el signo de la cruz y lo llevó al  pueblo, donde fue quemado en una hoguera. Lo único que no podían quemar era la cabeza, por lo que la pusieron en la entrada de la iglesia para avisar a otros dragones el destino que les esperaba.

También sirvieron para causar temor entre la población

foto-2

En la edad medieval la iglesia necesitaba representaciones visuales de los horrores del infierno para que la gente fuera a la iglesia. Para este propósito usaron a las gárgolas. Las ponían en el exterior de varios edificios con la idea de que el mal seguía estando en el exterior de las iglesias. Por tanto, la salvación consistía en acudir a misa para encontrar la salvación de estas criaturas que representaban el mal. El ver todos los días a estas gárgolas en las alturas causaba mucho temor entre la supersticiosa gente, lo cual les recordaba su obligación de ir a la iglesia.

También servían para que paganos acudieran a misa. La iglesia usó las gárgolas para sustituir ciertas figuras que usaban las tribus paganas. Durante la conquista de otras tierras, muchas tribus tenían estatuas y figuras que se asemejaban a algunos tipos de gárgolas, y la iglesia pensó que al convertirse al cristianismo las gárgolas les resultarían más familiares. Esto funcionó increíblemente bien y de hecho fueron un factor importante para la conversión de muchas tribus indígenas.

Se podían ver gárgolas en el antiguo Egipto

foto-3

Aunque se empezaron a usar en Europa en el siglo 13 y se les puso el nombre de gárgolas, lo cierto es que ya existían mucho antes. La práctica decorativa de esculpir formas de animales viene de los tiempos del antiguo Egipto. Los romanos y los griegos también hacían esto. La gárgola más antigua que se conoce fue creada hace trece mil años en Turquía y era una estatua con forma de cocodrilo.

Las gárgolas más famosas del mundo

foto-4

Se puede decir que las gárgolas más conocidas que hay son las que tiene la catedral de Notre Dame, en París. Aunque la catedral tiene cientos de años, las gárgolas se pusieron mucho tiempo después de haber construido este edificio. Se pusieron a raíz de una reconstrucción a mediados del siglo XIX. Aparte de esto, las gárgolas que se pusieron eran muy diferentes a las usadas en la edad media. De hecho, las que se han puesto en los dos últimos siglos son más decorativas que otra cosa.

Las gárgolas en nuestros tiempos

foto-5

Como en todo, el mundo moderno influye en todos los campos y esto incluye catedrales y gárgolas. En los años noventa esto se pudo ver durante la restauración de la capilla de Bethlehem en Francia. El escultor decidió reemplazar las casi derruidas gárgolas con iconos de la época. Decidió sustituirlas por gremlins, una figura de Alien en su forma adulta y un robot de una serie de anime. Esto generó mucha polémica ya que mucha gente se quejó. Sin embargo, también gustó a muchos fans de las películas mencionadas por lo que por votación la capilla quedó con estas figuras.

Algo parecido también pasó en la catedral de Washington donde hay una gárgola con la cara de Darth Vader. Fue en los años ochenta y se aprovechó la fama que habían conseguido las películas de “Star Wars”. Fue también durante una restauración y se uso en la cara norte de la catedral.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here